Martes 13.11.2018

Tu quoque, Hernandus

Para lo que tiene que decir, ese tipo de azules gafas que ha perdido toda credibilidad por su traición, puede ahorrarse el papelón, pues queda perfectamente sustituido por el otro Hernando, Rafael.

Ricardo Cortés recibió el 26J 79.042 votos de cántabros (23,55%) en base a la promesa de acabar con la corrupción y el maltrato a las clases medias y trabajadoras, lo que su partido identificaba con el gobierno del PP y con Rajoy en particular. Lejos de acabar con ello, ha empleado el voto de estos 79.042 cántabros en hacer presidente a Rajoy. Salvo honrosas excepciones, esta espuria utilización del voto de la ciudadanía se ha reproducido por la mayoría de diputados del PSOE. Es la mayor infamia que recuerdo desde el Tamayazo.

Es incluso mayor, debido a las consecuencias (presidencia del gobierno de España, en lugar del de Madrid) y por la cercanía de los intérpretes, Antonio Hernando entre ellos (tu quoque, Hernandus!), al líder fulminado por su coherencia con las promesas del partido. En cualquier caso, para lo que tiene que decir, ese tipo de azules gafas que ha perdido toda credibilidad por su traición, puede ahorrarse el papelón, pues queda perfectamente sustituido por el otro Hernando, Rafael, con mayor autoridad en la flamante gran coalición.
 

Tu quoque, Hernandus
Comentarios