miércoles 18.09.2019

Arsa y olé, gora Zantandé

Se trata de no paecer cántabru -allí dirían pasiego-, peru paecer típico ensin que al turista idealizáu li paeza que tenemos una identidad excesiva.

Jardineru curiosu, cara B Jardineru curiosu, cara B

En Cantabria no tenemos claru lo que somos, y por si escasu lo que tenemos claru es que lo que seamos, eso es lo que no queremos ser, que siguru es cosa de genti culturalmenti burru u pulíticamenti atrevesáu.

Ena capital tou esti procesu ya lu tenemos cuasi rematáu. Es una custión de paranoia identitariu, cincilla de comprender si unu está ena idea desprimera de que es una paranoia pusitiva. Se trata de no paecer cántabru -allí dirían pasiego-, peru paecer típico ensin que al turista idealizáu (en forma de papardu clásicu, y mui ufindibli col asuntu de las identidais) li paeza que tenemos una identidad excesiva. Siguimos arramplando col país pieza por pieza pa custruír unu al gustu de semejanti turista idealizáu, y tres tantos años de procesu ya estamos siendo nós los turistas y amirando a los que entá no lo son cumu amiraba Livingstone a los negros del taparrabos.

Siguimos arramplando col país pieza por pieza pa custruír unu al gustu de semejanti turista idealizáu

Abora son las fiestas de Santiagu, que no es el santu patrón de Santander, peru sí lo es de España, y se trata de jacelas mas gordas que las patronalis, jasta que lo paezan. Hai que bregar pa lo cunsiguir.

Y entonz se briega polo siguienti:

- Tener muchu sabor español, que no se diga.
- Tener un puntu nurtiegu, pero reppetando.
- Cumu de lo de casa ni sabemos ni mos apetez, dir copiando diquí y dillí, ensin que se noti.

Pa tener muchu sabor español, lo tenemos bien placenteru: traer cosas andaluzas. Siguru que li prestan  muchu a los turistas que abajin del Ferris. Lo grandonu de las fiestas de Santiagu es un símbolu de lo español: la feria taurina. Mozas mantecosas de coloreti terreñu se disfrazan de Manolas andaluzas con peinetas y mantillas de importación, atropáas a última hora n'Amazon, si a manu vien. De una tierra sequeru y asolejáu que ni conocemos ni mos conoz mostrain tolos ingridientis: los toros, los toreros, la ropa, la palabra, y los críticos. La praza de toros, colos sús arcos árabis amejando una tradición andaluza tamién pustiza a la hora de custruír, es un sitiu al que dir a dejase veer. La mayuría de la genti no sabi de tauromaquia, ni tien un pocu d'afición. Va por no faltar, por que lo vean allá, por no ser menos, por contar que istuvo. Hai tirtulias taurinas con críticos y prensa, y tienin el mesmu calu entri la genti terreñu que si en tal de taurina bieran entarajiláu una feria del Tam-tam africanu y tolos participantis jueran susaharianos, u quiciabis menos.

De una tierra sequeru y asolejáu que ni conocemos ni mos conoz mostrain tolos ingridientis: los toros, los toreros, la ropa, la palabra, y los críticos

Tamién hai una Feria de Día. Pol día juerin tolas ferias que cunucimos por esta tierra, peru lo especial del nuevu llamatu está en copiá-l istilu andaluz. Los puestos de toa la vida, pasan a llamasi casetas, cumu n'Andalucía. Están jechos con panelis de vinilu que amejan tabla de pinu cumu lo que emplean enas ferias andaluzas. Las sevillanas, tan santandirinas cumu la sardana u l'aurresku, atrunillan undiquiera. La genti jaz visajis y esparajismos aflamencaos al uílas, cumu pusiíu por un impulsu ancestral esticáu al sú genoma. Maravillas de la cirugía identitariu que jacin cumu natural lo pustizu.

El puntu nurtiegu es pricisu cunsiguilu amirando de reguilón, ensin que molo notin, a la vieja Vasconia: si en Pamplona pusierin un pañuilucu encarnáu n'honor a San Firmín, que murió degolláu, en Santander sacamos unu azul y es ubligáu ponelu. Si tiran un coheti y li llaman txupinazo, en Santander empenzamos a llamali chupinazo. En Bilbáu (Bilbao la capital) tienin unas fiestonas mui gurdísimas que llaman la Semana Grande/Aste Nagusia? Pos hali, lo de Santander tamién es Semana Grande, que no crean los de Bilbáu (Bilbao en general, de Saltacaballos a Irún) que son ellos los únicos que tienin historia -es dicir, identidá, peru ensin dicilo, pa no entrar en una cumpitición desigualaa-. No dicin Gora! peru se ponin goritos esi día, los güivucos bien caldeaos. Y tamién alegris, pensando en que los de Bilbáu se puein poner tristis. Grandi, la semana.

Y asina, d'esti arti, mijiendo ensin apuru lo ajenu y llevando el compleju identitariu cántabru a un puntu d'alambicáu difícil de superar, tenemos las fiestas de la capital. Un ejemplu pal turista de lo que dibían jacé-los de Bilbao si jueran una genti tan güenu cumu nós, que jasta las fiestas las jacemos mirando de reguilón cuándu de Saltacaballos carallá, cuándu d'Aguilar cara'l sur.

Arsa y olé, gora Zantandé
Comentarios