Viernes 19.04.2019

Cañí-díu u el problema identitariu capitalinu

Ena concencia popular el fenómenu que da sintíu a la desistencia de Sanander es el veranéu. Es un sitiu que supo ser ajayaízu pa la rialeza y la nobleza, porque una badía tan guapa cumu la suya no la tienin ni Asturias ni tan disiquiera San Sebastián, allí en Bilbáu.

mugu050418Lindonis d’encofráu de planta mediterrániu nel parqui “atlánticu” de Las Llamas | edc

Los viajeros que güelvin dillí lejonis dicin que Cádiz está astráu de genti cántabru, y que quin pasei por aquellas callis va alcontrando llamatos enos letreros que dan razón del aquél jándalu de los amos. Cumu nel negativu de la pilícula, está el Sanander empingorotáu, tresvistíu de capital andaluza, quisiendo veese lejos del cielu añubláu, los maretonis joscos y l'airucu templáu que adoma al veranu.

Nu es cosa esclusiva de la capital; tenemos emplantaa la idea que la muéstra tierra nu es pa apresentaa, es un sitiu pa ajuír, y raru es quin quier vivir eno que conoz. El paisanu de Pisueña quier ser de la praza de Selaya; el de la praza quier ser de Sarón, el de Sarón quier ser del Cabildu d'Arriba, y el del Cabildu quier ser de la Calli Castelar. El de la Calli Castelar, esi ya nu puei tichar cara tras, emburriau pola rienti humana, y aspira a tresformá-la ciudá pa que dingún turista respetabli vaiga a pensase que aquello juera la capital del país de los pasiegos. No pasa sólu ena capital, peru lleva la flor.

Ena concencia popular el fenómenu que da sintíu a la desistencia de Sanander es el veranéu. Es un sitiu que supo ser ajayaízu pa la rialeza y la nobleza, porque una badía tan guapa cumu la suya no la tienin ni Asturias ni tan disiquiera San Sebastián, allí en Bilbáu. Cumu pasó muchu primeru colos romanos, Ellos mos jacin ser Nós. Sólu con un Señor en cundicionis puei demostrar un güen sirvienti too lo que val.

Lo ciertu es que la capital jue de manu un puirtucu con casas de piedra y maera, no mui distintu de otros que habiera pol Cantábricu

Lo ciertu es que la capital jue de manu un puirtucu con casas de piedra y maera, no mui distintu de otros que habiera pol Cantábricu. Barquías saliendo a la mar a pescar al son del silbu y tamburil, raquirucos al respañu de la jarcia que traiga la marea, viñas varciándose polas cuestas asolejaas del Alta, dujinos  tres las manjúas de maganos surdiendo enas auguas mansas de la badía; una capital bien paisana.

Cuandu la burguisía adunició, trijo un poder clasista que echó juera a la genti cincillu y la traza de los idificios ricientis cambeó, masque tuvo un airi muchu mas afrancesáu que ibéricu. Si es abora, bieran soñáu con un meciáu entri Marbella y Málaga, porque dicir “bieran planificáu” es muchu suponer. El casu que ya veno de atrás un aquél señorial européu que no casa muchu col aquél de señorito de latifundiu escopeteru que bien agustu bieran pritindíu dali.

El casu que unu va pola parti postaliega de la capital y tien de arreconocer que cuasi lo cunsiguin, enos espacios chicos. Muchu azuleju de culurinis enos baris, muy sevillanu. Chopitos, y otras cosas, muchas, las que jagan falta, que acabin en -ito. Las viejas viguetas y postis que juerin cajigas astraas de mugu y las pianas recias de la piedra calear, cuasi cristalinu, de Escobedu, too ello pintau de blanco roto, encalaa la cantiría de las pareis cumu estampa del Albaicín. Jasta los pijucos se dan a paecer siñuritinis, colos pelánganos aquellos peinaos a lo Ussía y los jarsiúcos a cuchus cumu si li bieran dichu a una chacha filipina que si los planchara de añudaos por lanti, dando por jechu que ya que está el decoráu, sea custión de dali créditu cumu figurantis.

Toos con esi deji andaluz que lu jaz a unu tan resalao, y cumu si a juerza de ripitir nu juera ya tan pustizu

Masque no sea el sú patrón, Sanander jezo una fiestona con Santiago, dejando atrás a los suyos (digo los santos). Y se jezo que lo más gordu de las fiestas juera la feria taurina. Dir a los toros es un acunticimientu ubligáu, masque la genti malaspenas tenga idea, pa ser cunsideráu gente guapa. Y se puei veer a mujeris vistías de cordobesas u de manolas. Y hombris, de cordobesis y no sé si dicivos de manolos u de cayetanos. Toos con esi deji andaluz que lu jaz a unu tan resalao, y cumu si a juerza de ripitir nu juera ya tan pustizu. Sacarin de la manga una Feria de Día que cunsisti en poner puestos cumu en cualisquier fiesta terreña, peru que arriendan los puestos jechos de tabla en daqui fiesta andaluza, y abora hai que llamalis casetas. Éstos no están jechos de tabla claváu ni tan disiquiera: son de panelis con un vinilu serigrafíáu arrendando un frijón de tabla, que quiciabis lis paeza simpáticu ena Alameda, peru un cachapiruciu asina no lu quierin ni enas fiestas de Rascón.

La cosa es paecer lo que no se es, y encultar lo que sí. Cumu Bienvenido, Mister Marshall, peru en plan Bienvenido, Don Cayetano.

Jasta una parlamentaria no tuvo mijor idea que apresentase con un banderolu de regalu pal Ejércitu cumu si se biera escapáu del palcu de autoridais de la Maestranza, disfrazaa con traji negru, mantilla y peineta, n'aquella cabeza de sanandirina que con mas derechu luciera un carpancháu de sardinas aposáu n'un rueñu nel cocoti.

Quiciabis angún día tengamos el cunvincimientu de que tenemos anguna cosa que ofrecer. Primeru, a nós, que vivimos aquí. Y ya aluegu al Señorito Don Cayetano, si quier vinir.

Cañí-díu u el problema identitariu capitalinu
Comentarios