Lunes 24.09.2018

'Dulce típico'

Hai que agradar al Señorito, al Señor, al Caballero, que tien a bien vinir a visitamos, tan lejos, aquí que no hai naa.

mugu310818Souvenir del sicotrópicu cántabru | edc

Cumu güenos asimilaos filicis de selo, tenemos la tradición cumu cosa bien ulvidaa, y lo que li da sintíu a la muestra desistencia es el sibwanismu.

Al papardu que tenemos por moelu nós, manzanucas sul añubláu, no li llamamos Bwana entri otras cosas porque es él quin suel ser mas negru de color –de cundición social, lo negru está claru: nós–; li llamamos Señor u El Caballero cuandu mos oyi, y señorito u siñuritu –que tamién li prestaría un pocu, polo menos dichu en castellanu–, cuandu no.

Hai que agradar al Señorito, al Señor, al Caballero, que tien a bien vinir a visitamos, tan lejos, aquí que no hai naa. ¿Y qué li puei prestar al siñuritu en semejanti país de cuestas, muñigas y probis melenos? Pos un dulci, que es lo que unu espera llevasi d'un sitiu respetabli, es lo que unu lleva cuandu visita un conventu. El siñuritu vendrá a veer cosas respetablis, cumu ilesias, colegiatas y conventos, y quiciabis quiera un dulci pa comentalo a la güelta, n'aquella capital llena de genti importanti. Y mos sintiremos bindicíos cola sú visita cuandu quieran vinir a por mas a otru añu.

Por eso los llamatos de los dulcis típicos de última hora se da al diminutivu local, convenientimenti civilizáu: -ucO

Pa contemplar bien contempláu al papardu cuandu sinta apetito (lo muéstru se llamaba jambri) y de pasu sintimos bien cola muestra identidá sibwaney, tuvimos dendi antañu el discurriatu de la endustria repostera pruvincial, n'aquel tiempu del Spain is different. Tuviendo la  idea de "típicu" cola cabeza del turista papardu, y no cola propia, en tal de ofrecer cumida sellencu el nativu de caruca manzaniega y alma de negru arrabaliegu metropolitanu se entregó a jacer souvenirs azucaraos pa jacese colonialmenti acetabli. El discurriatu entá dura. Ena idea del asimiláu filíz, que se sinti negru cumu el nublu que li atapa el sol, Cantabria tien aromas que si no son de colonia, polo menos mos acolocan en el sico-trópicu. Basti el cocu de los Palucos de Cabezón pa maginar manglaris y cocoteros a la urilla del Saja, tan típicos cumu ansaris subSajarianos de alisa y chopu. La canela, el cacáu, la vainilla, el cocu, l'aceiti de palma, el ron... tantu engridienti tropical pidi un detallucu que jaga que el gastropapardu piensi en esti lugar tan turísticu, servicial y de pasu, bananeru; por eso los llamatos de los dulcis típicos de última hora se da al diminutivu local, convenientimenti civilizáu: -ucO. Y mijor en fimininu, pa no pasar apuru, -uca.  Una galleta se puei golver galluca, suena muy asimiláu argullosu. Poca pocu, al souvenir li va pasando lo que al nativu: a caa güelta tien menos de auténticu, de terreñu, de artesanu, y de sí mesmu. Y a caa güelta es mas imagin y menos verdá. Se multiplica la tarja de prudutos, y lo que hai drentu la caja es la mesma masa con otru moldi. Hai empresas que fabrican ya pa dellos prudutos y pueblos distintos. La  repustiría turística es una parti mas del decoráu teatral  bananeru nel que encontramos sintíu a la muéstra desistencia asimilaa. A la final, el Paluco se casó cola Galluca, juerin filicis y cumierin sobaos con almidón de maiz modificáu, que sal mas baratu.

Beranga, Burundi, Nevandi, Nairobi, Buscovi, Monrovia, Moncovi, Pretoria, Ontoria, Otananarive, Busampiru… llamatos que suenan a manjaris de distinu turísticu. Si el siñuritu si lo crei, los nativos tamién.

'Dulce típico'
Comentarios