Domingo 17.02.2019

El cajigal

La Armada Invencible pirdiría la batalla ena mar, peru ena guerra contra el cajigal cántabru es cumu pa bela condecoráu.

mugu260418Cajigas y mugu, cunviviendo cuasi de milagru junta la genti | edc

Vivimos al respañu, cumu moscas carniceras nel calabri del cajigal que jue. Esti arrabaluciu que veemos es el resultáu de la guerra contra la cajiga. Cumu suel pasar enas guerras, el venceor cuandu gana tamién pierdi, y nós vamos ganando a la cajiga.

Ella tien menos prisa que nós. Anda surdiendo callanducu enas urillas de los praos mientras el amu reposa muertu n'un ciminteriu, muer desprimeru n'un asilu, u ya marchó del pueblu, escarmentáu, cumu quisiendo escomenzar una vida que no allegó a tener, cuandu ya es la vida lo que no acanza.

La cajiga es pacencia puru jechu árbul. El tiempu de la cajiga no tien naa que veer col del ser humanu. Llevamos muchu menos tiempu guerreando contra la cajiga que lo que lleva ella nel sitiu. Mos falta robri pa caltené-la guerra nel tiempu. Somos muchu mas torpis porque mos matamos entri nós en tul procesu.

Lo que queda de las dos visitas imperialis y lo cubiertos de gloria que pudimos veemos, lo vivimos abora

Diz que por esta parti'l mundu, la guerra contra la cajiga dibió escomenzar cola envasión romana; el ejércitu romanu sufría las acumitías de los naturalis y pa mayor siguranza Roma ordenó esbusquizá-l terrenu n'una jazona de cien metros a caa urilla de los caminos. Eso era un güen qué de cajigas. Otru imperiu se fijó enas muéstras cajigas y cuasi las escastó en más de media Cantabria, pa cubrí-la necesidá del ejércitu en barcos de guerra, cañonis y balas. Lo que queda de las dos visitas imperialis y lo cubiertos de gloria que pudimos veemos, lo vivimos abora, con efeutos amejaos a los que vivierin las cajigas. La Armada Invencible pirdiría la batalla ena mar, peru ena guerra contra el cajigal cántabru es cumu pa bela condecoráu. Nel tiempu que la armaa española escastaba el cajigal de mediu Cantabria, la marina francesa plantó el cajigalón de Tronçais ena llana del norti d'Auvernia, que Francia reclama cumu el mas jermosu de los que posei. Dos casos bien distintos, y mos tocó el malu.

Abora los imperios gastan otra traza. En Tronçais, el cajigal plantáu, el capital chinu -que no por cumunista es menos capital- dio en talar de cincu años acá muchas de las cajigas mas grandis que cualisquiera de nós puea veer. En Cantabria, el cajigal masacráu, jué la Sniace la que ganó plantando cuadros de ucálitu cumu quin pon losas, sellando aquí y allá la tumba del cajigal. La Torlavega ena que nací y me crié, que bien pudía ser un prudutu de la Sniace con marca enregistraa, es un monumentu de escombriu juturu, hui funerariu, al esplendor del ucálitu. Esplendor de mui poca dura, a lo que se vei, peru l'arrabal que queda drentu y juera de Torlavega, esi paez eternu.

Nós mesmos, somos cajigas quisiendo ser ucálitu, con una identidá comercial y tresvistía. Tamién ahí mos falta robri.

Hebo un tiempu nel que la genti se aconcejaba su la cajiga. Y la lei sellenca asiguraba que quin tiraba una plantara tres. Quedaba un respetu pola cajiga que era un respetu por nós mesmos. Lu caltuvimos nel tiempu del imperiu, y lu pirdimos nel tiempu de la endustria papelera.

Ella se arrecupera sola. Surdi espontániu su los plantíos acaicíos de pinu americanu que la genti jezo, cunfiabli, n'esgobios y espindiajos a los que naidi abora se quier meter a tiralo. La lleva polos airis el jayu, jasta iscundiviritis soterraños enos que prenderán ajita billotas del ulvidu, suterraas en secretu. El Jayu jará el trebaju de reponé-l cajigal muchu primeru que un Sirviciu de Montis si ésti lo biera pritindíu. Callanducu, aposáu, a la sú marcha, el cajigal atarreña cumu salíu verdegueando d'un hibiernu jechu de idea brutu, de inorancia brutu, de inercia brutu, de vacíu brutu. El cajigal es ajayaízu y amabli. El cajigal demuestra tener mas virtú que nós. Merez ganamos.

El cajigal
Comentarios