Martes 20.11.2018

El cántabru, eso que “no se entiende”

Fulanito habla muy bien, y nós, la clas d'abaju tocha y bruta de cundición, no.

mugu311018Mugu arrancáu y varciáu al esfaltu | edc

Eso es lo gordu. Que en Cantabria no se intienda el cántabru. Igual era hora de que quin no intienda si prigunti cúmu es que tien negáu lo que siría lo mas natural, entendese al usu de la tierra. No es porque quin se queja de no entendelo no si sepa anguna palabra, sino porque no emplea de diariu cuasi dinguna. En tal de priguntasi pola razón, reaicionar contra el cántabru, jaciendo del no saber un títulu académicu. Saltar cumu un cepu pusiendo por lanti la upurtunidá, el progresu, la cultura, l'aunión… cualisquier cosa. Cumu si pudiendo escoger, bieran acertáu.

Culpa muéstra por no ser cumu Fulanito, el hiju de Don Fulano

Hai un comentariu mui español: “Fulanito habla muy bien”. Lo que unu debi sacar cuandu oyi eso es que a la genti –empenzando por quin lo diz– li cuesta entender lo que diz Fulanito. En España y en castellanu, unu debi hablar en públicu de manera que no lu intiendan. En España y en castellanu, la cultura es –pa dir jaciéndosi idea de lo que va a ucurrir colo demás– cosa d'unos pocos, y esos pocos están por riba. Una éliti, que sabi llevá-la pulitica, la banca, el país, la aministración, el dineru, la cultura y jasta la lengua. Tú ni sabis ni pueis, y toos vós, tampocu. Es custión de clas, y allega inclusu a la facultá cutiana de hablar y entender. Fulanito habla muy bien, y nós, la clas d'abaju tocha y bruta de cundición, no. Unu habla bien cuandu subi ena escala social y allega a un livel que sepa que la mayuría de los demás no acanza. Cumu Fulanito habla muy bien, los demás no intindimos naa, y mos puei estar dijendo jasta lo contrariu de lo que mos paez, culpa muéstra por no ser cumu Fulanito, el hiju de Don Fulano. Si aluegu jaz lo contrariu de lo que diz, culpa muéstra de no ber intindíulo. Butón de muestra de las relacionis de clas n'una sociedá hispana istilu Los Santos Inocentes.Versión 2.0, y principiu básicu pa comprender las auguas del pántanu nacional-católicu pol que nadan agustu los pejis gordos de traji y caja juerti dendi bien antañu.

El idioma español es un artículu de luju y por eso pocos bulsillos lu acanzan a disfrutar cumu es dibíu. Esto se vei ena letra de los médicos, que tampocu el cumún de los mortalis es a comprender. Ser médicu ha síu y es estar por cima'l pueblu –brutu de cundición–, y se conoz que no jaz falta que el pacienti sepa qué pon el médicu enos papelis que li entrega. Al médicu, que es un señor mui importanti, el iscritu li puei llevar diez sigundos del sú preciosu tiempu (un sigundu de projesión liberal nel mundu neoliberal cuesta muchísimu mas caru que el sigundu d'una cajera de supermercáu u repartior de paquetis, pinto'l casu). Esos diez sigundos sirían quinci si el médicu se jaz a la caligrafïa que enseñarin –a vecis a tortas– a los probis, lo que es añidir cincu horrorosos sigundos de humillación a un señor tan respetabli, que los nicisita pa siguir ganando mas dineru que tú. Eso tamién se vei enas sentencias judicialis, enas que el pueblu de clas baja (y yo el primeru) no intiendi naa de lo que sal iscritu. A veer si es que abora un vulgar obreru va a tener que saber de leis. En España y en castellanu, la genti crei que la lengua naz de la voluntá d'una éliti n'un laboratoriu nacional-lingüísticu, y arréu el ministeriu da la ordin d'enseñalo enas iscuelas a una genti probi que, casu contrariu, berraba. Asina que cúmu usamos entender al médicu, al juez u al puliticu nós, si somos el pueblu, la encarnación de la tuchura. No tenemos dineru ni casta pa entendelis naa.

Añidamos abora el casu de los sitios ondi no se hablaba castellanu: eso ya es berrar. En Cantabria eso es lo que dijerin. Y lo que aluegu ripitimos, ya ensin falta de tutoris.

Ya bien adomaúcos, no es que no entendamos el cántabru, es que además mos paez mui mal sólu la pusibilidá de que tenga tal cosa un sitiu nel mundu. No li rutarán naa al señor juez u al médicu, a esos no, peru cuandu vean una U, una I y una J a las que no juerin enseñaos, desigirán que si lo pongan intindibli. Y es que hai un puntu de clasismu, esi clasismu de dutrina que los ricos iscribin pa que los probis lo apriendan. Y los probis -los probis- quierin que los señoris los vean cola lición bien aprindía.

El cántabru, eso que “no se entiende”
Comentarios