Martes 14.08.2018

El Casaretón Endustrial

Era una “ciudad obrera” pa la idea de los capital-sendicalistas y los socialdemócratas que gobernaban, los unos la fábrica diendo de cena colos patronis, y los otros el pueblu diendo de cumida colos costrutoris.

mugu10052018“Monumento al árbol” de jierru roñosu, en Torlavega. Empar, cumisarías y sendicatu. Armunía y posmudirnismu | edc

Yo no intiendo esi sentimientu argullosu de ser de tal u cual sitiu, cumu si nacer acá u allá juera cosa de saber escoger, u polo menos cosa miricía.

El día que nací, la mí madri estaba ena sala ondi metin a las mujeris de partu, amirando cúmu las ratas se esquilaban polos cablis. Yo soi nacíu de Torlavega, un paraísu jechu a midía, si eris rata.

Era una guerra presonal que no paez que tuviera trabas por riba

Aquel sanatoriu acabó acerráu, y al tiempu jue la cumisaría de la pulicía local (abora es el julgáu, peru lu llaman Palacio de Justicia, que mi jaz pensar que la justicia española tira mas pa los palacios que pa las casas cumunis). Magino que d’aquella las ratas ajuyeran. Nunca tuvi el gustu de estar ena cumisaría, pa disgustu de angunu de los pulicías que por aquellos años tinían una guerra contra el muciríu que salía rebecu en pulítica. Era una guerra presonal que no paez que tuviera trabas por riba. Ena Torlavega de los años 80, cuandu la recunvirsión endustrial que jezo el Gubiernu estatal del PSOE, unu pudía dase un paséu y veer una u dos vecis cochis de la Guardia Civil, unas ochu vecis a los cochis de la Policía Nacional, y las otras tantas al de los municipalis. Los cochis pasaban y ellos te amiraban mui fiju a la cara. Pasaban mas vecis, y siguían amirando de la mesma manera. Angunas vecis, te aquedaban y ti pidían el carné, que dibías llevar incima, nu valía con dicir quín eras. Eran un pocu faltonis cuandu hablaban, tantu cumu sospechosos cuandu contestabas. Era una guerra atamañaa a las misiriucas de quin mola declaró.

Una cosa que a los años mi prigunté, era por qué tindríamos nós una cumisaría de pulicía del Estáu, porque no éramos una capital y la capital, con cumisaría propia, mos quedaba sólu a 26 kilómetros. Siría que éramos un pueblu endustrial, con mucha genti obreru, y nel de aláu estaba la mina. La razón siría tener adomáu al obreru, y tamién al hiju. Se conoz que a los dos los viía el Estáu cumu un piligru. Peru esto lo pensé yo, porque los rojos localis estaban acupaos hablando de Marinaleda, Euskadi, u mas lejos si escasu.

Torlavega al iscumienzu del siglu XX era un pueblu montañés bien guapu

“Torrelavega, industrial y ganadera”, dicía la canción, tratando de ponderar cumu pudía semejanti buchinchi. El primer añu lu pasé n’un pisuciu iscuru nel barriu de La Imobilaria, que se llamaba asina porque lu jezo una empresa sola. Torlavega al iscumienzu del siglu XX era un pueblu montañés bien guapu. Hebo que estrobalu deajechu pa meter familias obreras cumu quin pon conejeras. Pisucos chicos ondi regolvese lo mínimu, col yugu y las flechas a la entraa’l purtal. Torlavega tinía una pulítica ganaera de vivienda pa colos obreros de la endustria, cumu pa dali sintíu a la canción. Era una “ciudad obrera” pa la idea de los capital-sendicalistas y los socialdemócratas que gobernaban, los unos la fábrica diendo de cena colos patronis, y los otros el pueblu diendo de cumida colos costrutoris. Cuandu allegó la recunvirsión, allegó tamién la idea del empresariu, y el trebaju cumu un bien, no cumu un mediu pa vivir. Y tamién allegó la droga baratu. Y mucha pulicía. A los “grisis” los vistierin de marrón, arréu de azul, y ya paicían otros, demócratas. Cricimos col “caballu” al ún lau y la pulicía al otru. Demientras, los socialistas se afanaban en jacer prazas y cortar árbulis, pa gastar dineru européu en dali una güena vida a la ciudá obrera. Abora, tres dellas crisis, el prudutu estrella de las fábricas es el puestu de trebaju, y cumu prudutu alternativu, pulíticos y capital-sendicalistas. La endustria se recicla. Torlavega pasa de Ciudá Obrera a Parqui Temáticu Zombi del Susidiu Endustrial. Las callis vacías, los comercios acerraos. La genti iscundíu en casa ensin ropa nuevu que lucir, viendo tilivisión.

Torlavega tien un parqui antiguu con árbulis altos. No se puei pisá-l verdi. Lo manda la Autoridá, que tien el monopoliu de acabar con tolo verdi. Recuerdo a un vieju que tinían de guarda; el sú trebaju era prisiguir a los críos mentándomos la madri y arréu dijendo que cunucía al muéstru padri y ya si lo diría, ya… Años dimpués van caendo los árbulis a basi de motosierra. Los parquis nuevos tienin mas baldosa y menos verdi, porque un ciudadanu cumu debi ser lo que disfruta es la baldosa, y el Ahuntamientu se adelanta. Al ríu no lu pudierin embaldosar, peru li pasarin la pala pa lu allanar. Torlavega, un rigultiju ondi si mejin talleris, pisos, solaris, casaretonis, casucas, arrabalis, esvarciaeros, tien la idea fija de ordená-lo natural: entubar y canalizar regatos y ríos, cortar árbulis, jacer escolleras, esmatuzar, quitali espaciu a la naturaleza. Se conoz que hai pordemás. La última zuna es cunvirtí-los praos en pulígonos endustrialis con navis que naidi acupa. Con unu no basta y vamos a por mas, los que se puean.

Hai una redi de control del airi y enos cartelis siempri pon que es de güena calidá. Cuandu unu pasa pola autuvía junta la fábrica, vei que l’airi de Torlavega es no güenu, sino mijor, asina que las farolas, los pritilis y los postis de los cartelis, de metal galvanizáu, están tan roñosos cumu si jueran de jierru. “Aquí dejamos claro que el que contamina, paga”, dijo un consejeru de Mediu Ambienti, y dendi esi día la fabricona, que paga unas vecis y otras está perdonaa por fabricar trebaju, puei contaminá-l ríu bien agustu, varciando tul añu tamién al augua el venenu que li apeteza.

Torlavega, un paraísu de juturu pa si se es pulicía, capital-sendicalista, pulíticu, emprendedor susidiáu, u rata.

El Casaretón Endustrial
Comentarios