lunes 21.10.2019

El Metru Pantasma

El sú corazón era nacíu d'esi mundu y lo que sintía lo sintía dendi allá, asina que sólu pudía espresalo al treviés de la palabra sellencu.

mugu101019Pratáu de mugu | edc

Pensaba, pensé por espáciu de muchos años, que hablábamos soltando pola boca lo que la cabeza crei, sabi, abranca y acalda. L'interés pola lengua de los mayoris m'empontigaba –entá lo jaz– a pisculizá-las razonis que mos llevan a ber cunucíu un mundu al treviés d'esti códigu sellencu, cabudal de palabra y sintimientu, y no ber síu a siguir, mudando el mundu la palabra y arréu la palabra al mundu. Con aquella palabra juí iscubriendo aquél primer mundu que entá bía habitáu nel habla de los mís mayoris en casa, y por esi métodu juí iscubriendo tamién a los míos, que si no eran justu de casa bien pudían ber síulo. El deji de casa junta los dejis d'un pocu mas allá, asina tresnaba, ensembli, la mí idea de casa.

Encontoo, mientras yo jacía por desanchá-l pol cunucimientu el terrenu de los míos y comparciar abertalis, el tiempu diba esmuciando caras, vocis, hestorias, palabras y casos. Las casas nondi vivían aquellos míos nuevos escapáu picaban en casaretonis vanos, jormazos d'escombriu que los araos tapicían. Aquella espiriencia jue cumu conocer a un parienti nel pricisu estanti que muer.

Mas cerca, tinía el casu contrariu –y amás del casu, l'ejemplu– d'un parienti que viviendo ena ciudá con un uficiu de los de tratar con mucha genti, no bía dejáu atrás la palabra de los suyos. Qué pudía ber llevaulu a caltenesi siguru hablando cabuérnigu d'aquella manera?

Era el corazón. Eso que, dichu poéticu, llamamos corazón.

Era el corazón quín guardaba la palabra y lo colocaba nel sitiu pricisu cuandu jacía falta

Pa él la ciudá ondi vivi u l'uficiu que tien son cosa de circustancia; el corazón no lu tien allí, sino nel nial que el malvís jaz iscundíu entri los araos d'un árbul podri; enos tarmaos encarnaos de las alisas que la rienti anea y guarecin, cunfiablis, a las truchas; enas castañas que aguardaban entá en lechi los esmingonis  calientis y súpitos de l'abriguna pa cuandu se treminara de cuartear ensuchu l'escanillu aspru del burizu; enas brañas, enos manancialis del puertu... El sú corazón era nacíu d'esi mundu y lo que sintía lo sintía dendi allá, asina que sólu pudía espresalo al treviés de la palabra sellencu. Era el corazón quín guardaba la palabra y lo colocaba nel sitiu pricisu cuandu jacía falta.

Lejos d'aquel mundu, masque antañu juera el mesmu, mos tienin.

Muchos de los criúcos chicos que unu vei saliendo del colegiu llevan aparatu enos dientis, n'un tiempu nel que lo estéticu empienza a estar por lanti de lo jondu. Por eso, muchos más entá tienin gafas de cristalón bien gordu; con pocos años han pasáu mas tiempu viendo una pantallucia a un palmu de la cara que hablando con seris humanos. El sú mundu es ya lo que el Mercáu, cazaritu, lis ofrez. Asina crecin, n'un mundu lejanu al que los arrodea; n'esi mundu lis crez el cuerpu y el corazón que cubija a la menti. Un día esi mundu los llamará consumidores; y muchos d'ellos llevarán, ciertu, l'alma cunsumía, riquítica dellos mas.

Mas pindientis aminudu de las formas que del fondu, a los satilitucos paisanos lis faltó tiempu pa apeldar a la genti a juntase en 'Porticada'

Los chiconis de la capital que empienzan a salir quedan en Ayuntamiento; u en Porticada; u en Pesquero. Esa manera de llamar a los sitios allegó por esti contornu de la manu d'una muvición "estraterrestri", al treviés de mentis satelitalis col radar del sú corazón puestu juera de la tierra. Era pol tiempu del 15-M cuandu los jóvinis de Los Madrilis apeldarin a apresentase en Sol. Allí cuentan col Metru, y las estacionis tienin el llamatu curtu por mor de la facilidá a la hora de iscribise y leese en letreros y planos de manu. Asina, la estación que sal a La Puerta del Sol tien el llamatu abreviáu de Sol. Asina pasa con unas cuantas mas. Mas pindientis aminudu de las formas que del fondu, a los satilitucos paisanos lis faltó tiempu pa apeldar a la genti a juntase en Porticada. Y masque ya paez que d'aquella idea de cambeá-l mundu pa bien va quedando pocu, quiciabis no la tinían tan clara, lo que sí quedó bien asentáu jue la custumbri de quitali llamatos a los llamatos. Filicis de sintise ajallaos n'un mundu cosmopaletu que habla al treviés de pantallas, los chiconis de la capital virtual, sangri de barcu, de cuadra, de taller, de braña, de carru, de velorta, col vocabulariu justu pa no acabar de dasi la espalda los unos a los otros, quedan al treviés de los sús teclaos d'última generación pa veese en estacionis de Metru impusiblis. La rialidá virtual es muchu mas guapa que la rialidá antigua. Quiciabis drentu de pocu los móvilis tengan una aplicación pa que los jóvinis smartcitizens vean estacionis de Metru nondi no las puei haber, n'una ciudá pantasma ideal que disimuli la ciudá zombi que va quedando, y vean crecer idificios de vidriu y metal d'ochenta plantas ondi hui se arrumban los de cuatru. Y tengan el corazón encesu cuandu priendan el móvil. Maja vida lis va a tocar llevar, dendi cuna jasta tumba.

El Metru Pantasma
Comentarios