miércoles 18.09.2019

El Momentu

Los inimigos del cántabru vivin n'un tiempu que ya quedó atrás.

mugu200619Mugu carmuniegu | edc

Por espáciu de muchos años istuvierin asusegaos pensando que el progresu de la sú tierra se estaba comprobando con caa palabra terreña que dejaban de uír. Peru allegó la idea del cántabru, dando un llamatu demasiáu dinu pal sú gustu a aquello que no quirían ni mentar ni uír.

Al principiu se riían con esa risa que enseña en públicu la genti que no está naa alegri

Bieran quiríu que polo menos biéramos pidíu primisu pa poder hablar u iscribir cántabru, y asina dasi el gustu de poder negamos esa pusibilidá. Peru no lu pidimos. Al principiu se riían con esa risa que enseña en públicu la genti que no está naa alegri, peru el tiempu lis dijo que cola risa y el despreciu ya no era suficienti pa salise cola suya. Paez que no se quisieron –entá paez que no quierin– dase cuenta de que cuandu empencemos a sacá-l cántabru de la cuadra ondi pritindían tenelu confináu jasta que muriera y mos pusimos a sacalu a la calli, la situación era aquella mesma: riíse del cántabru y jacelu paecer pocu menos que cazcarria de vaca.

Eso no valía, porque el cántabru se empenzaba a golver a escuchar enos discos, veer pola calli, leer enas redis. Asina que cambearin el discursu y en tal de hablar de cosa de paletos, amostrarin el cántabru cumu cosa pulítica nacionalista. El piligru de la endependencia estaba por tras del cántabru. Tinían y tendrán apuru en reconocer que la endependencia, y eso lis duel, no es lo que está por tras del cántabru, sino por lanti. No belis pidíu ni primisu ni upinión es una declaración d'endependencia ena que el jechu es la mijor palabra.

La idea no naz nel despachu de dingún partíu pulíticu, ni es frutu de iscuros deseos pulíticos

Esti mediu digital está abiertu pa dali voz al cántabru. Por suerti, supo en qué momentu estamos. La idea no naz nel despachu de dingún partíu pulíticu, ni es frutu de iscuros deseos pulíticos. Los iscuros deseos pulíticos, que pruducin tantas cosas en Cantabria, arrisulta que no estan detrás de esto. El momentu es otru, y el interés por rescatá-la voz sellencu y sacalo de la cuadra a la calli ya está aquí. Los inimigos del cántabru vivin n'un tiempu que ya quedó atrás. Pretendin quitar un primisu que ni tan disiquiera lis pidimos, y ni tan disiquiera hui, ni ahier, sino jaz décadas. Tienin el reportoriu mui atrasáu. Quiciabis desein llevamos atrás nel tiempu pa poder pruhibimos la palabra, entri otras cosas interesantis de pruhibir.

Quiciabis, de siguir asina, drentu d'unos años tengan de cambear otra vez de discursu porque lo curiosu va a ser saber por qué hai tantu defensor de los derechos civilis y tantu amanti de las cosas de la tierra que aluegu está tan tranquilu viendo murir un patrimoniu lingüísticu del pueblu. Y por qué toman la pustura de la reaición, los unos  (previsibli, si unu quier) en nombri del ordin conservaor, los otros (sosprendenti, si unu quier) en nombri del ispíritu revolucionariu.

El cántabru está ena calli, con gana de hablar de lo que mos pasa n'esta vida, n'esti tiempu y n'esti mundu, y no de contamos el color canu de la cazcarria de las vacas n'una cuadra de pueblu cola metá de las casas esborregaas, jaz mediu siglu. El momentu es isti.

El Momentu