Jueves 18.10.2018

El pastor y el lobu

El lobu era a la vez animal y mitu, peru un mitu col que se tinía declaraa una guerra, el Mal encarnáu en fiera.

mugu270918Randas nel pardiar campurrianu | edc

Contaba el mí güelu aquella vez ena que siendo un críu lu bían dejáu cumu siempri al cuidu de las uvejas, y polo que juera, aquél día se ispistó atropando castañas, avillanas u daqui cosa; nel momentu que dejó que las uvejas se alejaran un pocu, escapáu allegó el lobu que mató las unas, y las otras, que salierin espantaas, se ajogarin llevaas pola rienti'l Ríu Saja. Se vió tuviendo de dir a contalo al sú tíu, que era l'amu, y al enterase lu dejó bien carmenáu a varazos d'avillanu enas piernas que istuvierin días duliéndoli.

Eran tiempos de pastoris escorreaos que vivían colo justu en cabañucas col techáu de tapinis y desapartaas con zarzu

Ena mí casa se hablaba de curíá-l ganáu, llevalo y traelo del puertu, de jablale a las vacas col palu en tal d'emplealu pa pegalas. Y de talu y lechi, torta y lechi, borona y lechi. El pastor –y el vaqueru, y el sarruján– pasaba la vida junta-l ganáu y sintía veneración pola vida de veranu nel puertu. Las hestorias de casa hablaban del parienti que pol tardíu abajaba filíz del puertu, y entraba polos pueblos del caminu a casa bailando jota n'abarcas y con un bellu al hombral. Eran tiempos de pastoris escorreaos que vivían colo justu en cabañucas col techáu de tapinis y desapartaas con zarzu, cunviviendo día y nochi con un ganáu que era el sú sustentu. Genti que repartía la vez pa turnase arriba y estar junta vacas, uvejas y yeguas. Genti que cantaba y cumpunía versos y trovas que hablaban del sú mundu de maera, piedra, barru y verdi, y que heredaba y conservaba una cultura y un patrimoniu que a cualisquiera situarían n'esta parti del mundu.

Aluegu están las hestorias de lobos: lobos con ojos que relumbraban ena iscuridá, que abajaban del monti asechando. Pol hibiernu el friu traía nievi y la nievi al lobu. El lobu que pudía asperar a la nochi pa llevase'l ganáu. Un lobu que dicían, punía el pelu de punta a quin lu barruntaba. El lobu siempri pirdíu polos cumbris, cuandu remanicía era que bía abajáu de los rinconis altos del puertu, salíu de iscundiviritis iscuros que ufricían garmas y escobalis recalaos por cendalis de bollu y nieblas que los trespintaban. El lobu era a la vez animal y mitu, peru un mitu col que se tinía declaraa una guerra, el Mal encarnáu en fiera. La guerra contra'l lobu armaba cepos, colocaba venenos, montaba escopetas y cacirías, y tresformaba costeras en chorcos jondos ondi llevalu a la muerti.

El lobu soportaba una guerra cutiana ena que sólu pudía comer y ajuir, criar y escondese. La guerra era cosa del ser humanu, y el lobu estaba n'ella cumu quin pasa una vida de fugitivu, por eso vivía en sitios enos que malaspenas pudiera transitá-l ser humanu, y por eso buscaba el sustentu de nochi, col jarramental que la naturaleza li bía dáu: geniu, patas pa correr, y cordalis aguzaos ena boca.

Los hijos d'aquellos pastoris de raza antiguos son pocu mas que figurantis n'un decoráu temáticu

Peru d'eso ya pasó muchu tiempu. Pol monti se vei ganáu sueltu, ensin pastoris al cuidu d'ello. Los amos ya no son genti escorreáu que vivi muviéndose enjuntu colos animalis; los visitan un ratu al día, amontaos n'un touterrenu al que a muchos d'ellos lis cuesta jasta subise. Ya no comin poca maiz y lechi, sino de pratu'l día nel bar del pueblu. El sustentu es la suvinción y el ganáu el jarramental pa cunsiguila. La razón última u primera de que desistan suvincionis pal ganaéru es una Europa que no quier pasá-la vergüenza de veese ensin población rural pola razón de mercáu. Los hijos d'aquellos pastoris de raza antiguos son pocu mas que figurantis n'un decoráu temáticu, y en tal de cantar tonaas y componer trovas, cunsumin música “regional” y hablan de lo que diz la tilivisión. Ya no se turnan pa curiá-l ganáu, sino que siendo ya dos u tres en caa pueblu, se enfrentan entri ellos polos ciscos que trai dejalo a la balda. El mitu moernu diz que el lobu no sal de iscundiviritis del monti, sino de granjas secretas que naidi conoz, peru la guerra, ésa sí que sigui.

El lobu es el únicu que sigui siendo lo que era.

Los amos del ganáu no pastorean, lis falta lo básicu pa ser pastoris. Y prifierin combatir contra l'ujitivu fácil, el lobu. Demientras, el mercáu los meti a ellos ena manga de la globalización y dilliá'l camión que va cal mataeru.

Si el mí güelu se biera iscuidáu abora dejando que el lobu atacara a las uvejas, biera evitáusi los varazos aquellos; sacaría un vídiu col móvil y priguntaría a la audiencia: dónde están ahora los ecologistas??, y siría un valienti mediáticu. Li tocó otru tiempu, al probi.

El pastor y el lobu
Comentarios