miércoles 18.09.2019

El puistucu

Cumu si no istuviera claru que sintíu del humor no tinía, peru gana d'escarniu li sobraba, vistu l'aquél de los sús comentarios.

mugu040719aCajigas surdiendo n'un toju d'alisa | edc

No era nacíu de la capital. Tampocu de los pueblonis escastaos de la badía. Ni de aquella Torlavega que acugió a tanta genti ajenu a la voz de la Tiirruca.

Empenzarin a dasi cuenta de que la imagin que ufricían de caciconis y comeoris era pordemás dina de sospecha

N'otru tiempu, los pulíticos cubiciaban ser cunucíos pola capacidá de dar ispichis y jacer que el públicu se desaltara al uílos. Los tiempos se juerin pusiendo mas enreosos. Los mesmos partíos pulíticos juerin tresformándose n'una máquina amejaa a la istrutura d'una empresona, con asesoris d'imagin y téunicos de cumunicación. Allegó una época ena que tres ber gobernáu a gustu y ber esgobernáulo too, empenzarin a dasi cuenta de que la imagin que ufricían de caciconis y comeoris era pordemás dina de sospecha.

Entonz la máquina ricibió nuevas estrucionis. Pa que la financiación de las campañas allegara luegu y enforma, dibían jacé-lo de siempri: poné-l tarrentoriu y los sús habitantis rindíos al sirviciu del Mercáu y del Capital, y deicase demientras a esmengar espantajos que caltuvieran al votanti distraíu de lo gordu que se cucinaba por tras y por baju.

Empenzarin a salir carucas jóvenis y alegris tamién entri los candidatos

Enas campañas pruhibierin las corbatas. Cuandu salía un pulíticu dando un ispichi ena tilivisión, una parti bien iscugía de públicu, jovin y con una traza curiosamenti atotegaa, era acolocaa por tras pa que saliera ena pantalla. Dimpués de echar a tanta genti a la calli, regalali lo cumún a la empresa priváu y el dineru a la banca, empenzarin a salir carucas jóvenis y alegris tamién entri los candidatos, cumu quin sugier un airi nuevu, ventilando un panorama que ajidía deajechu de bien atrás.

Él no era nacíu del mediu urbanu, sino d'un pueblu nel corazón de la tierra. Un pueblu con casonas de piedra y arrodeáu de cabañas undiquiera. N'aquel pueblu la genti gastó y gasta la voz sellenca y el deji musical de los vallis de Pas. Genti que tuvo de veer enverangar, mudar, velortear. Y tuvo d'uír dali un llamatu terreñu a tou aquél mundu y a caa cosa que lu conformaba. Los utinsillos, la ropa, las partis de la casa, los llamatos de las plantas y animalis, de caa prau, de los regatos, de los cumbris, de los pueblos.

D'esi pueblu salió él tamién, jueraparti del puiblucu geográficu nel que sonaban campanos

La genti se queja de los pulíticos, peru los pulíticos no allegan d'otru planeta saltando con un paracaías. No con unu físicu. Salin del pueblu, del mesmu pueblu que los critica en públicu y piensa aminudu que nel mesmu casu d'ellos, chumparía y medraría lo mesmu u mas. D'esi pueblu salió él tamién, jueraparti del puiblucu geográficu nel que sonaban campanos. Él era unu mas.

Tamién era unu menos. Lo que biera vistu nel pueblu que lu vió nacer, pocu li recaló nel corazón. Lo que viera allá colos suyos, no lo sintió sino cumu cosa ajena. Se conoz que lo vió siendo unu mas de los Unu Menos, cumu quin vei la sú vida cumu si istuviera viendo la tilivisión, y la tilivisión cumu si contemplara la sú vida. Bía cunvirtíuse n'ajenu. Asina se sintiría, y asina se daba a veer.

La vida lu bía tresportáu del tiempu de la cuadra al tiempu cibernéticu de La Redi

Y asina pinaos los bolos, regalu de la vida pa quin sabi medrar, cunsiguió su puistucu. La vida lu bía tresportáu del tiempu de la cuadra al tiempu cibernéticu de La Redi. Secretariu de Cumunicación n'un partíu pulíticu.

Daquella los pulíticos tinían de ser jóvenis, y tampocu jacía falta que tuvieran un discursu mui macizáu. No, porque ena era de los youtubers y los twitters, valía con ser un pocu notoriu, mijiendo lo meticón colo que se supón saláu. Y nel universu mental cañí d'hagüañu, da mucha fama ser un pocu canallita, que dicin ellos sintíndose mui enrazaos, masque enrazase voluntariu d'esa manera pida escastase desprimeru.

Carculó mal, y en tal de tichar catrás siguió mitiendo la cabeza pola paree

Aquél día andaba ligeru, y puso un tuit nel que hablaba del "cantabrú", con acentu agudu, demostrando que no sólu no se li bía pegáu naa de los suyos, sino que renegaba de too aquello. Se sintía por cima, graciosu él. Carculó mal, y en tal de tichar catrás siguió mitiendo la cabeza pola paree. Dendi'l sú pólpitu de luju, ricibió la crítica cola aligría mediática de quin cuandu ríi, no puei encultar que anda agrisivu. Cumu ya bía demostráu que tampocu pudía de verdá dar razón cabal del habla de los suyos, quiso dar a entender que la genti no tinía sintíu del humor. Cumu si no istuviera claru que sintíu del humor no tinía, peru gana d'escarniu li sobraba, vistu l'aquél de los sús comentarios.

Mal andamos, mal anda la cosa cuandu un cualisquiera entri los cualisquiera, puei lucí-la arrepresentación de un pueblu al que no aprecia. Mal cuandu es esa clas de genti la que pretendi goberná-la vida del cumún. Mal cuandu el puistucu de secretariu de Cumunicación lu emplea a la altura d'un vulgar youtuber quincenu que cunuciera el mundu dendi un cuartucu de casa, echando la lengua a pacer con discurriatos y pampirolaas en vista de cojechar likes. Mijor biera entaináu el ratu pricupándosi del bienestar de la genti, colo muchu que hai que acaldar. U quiciabis sea d'esos que iscumienzan por un puistucu, y triminan nel conseju d'una empresona d'esas que mos apretan las tuercas un pocu mas a caa güelta. Quiciabis; es jovin y tien tiempu.

Era unu mas de los unu menos. Era d'esa montona. No era naidi

Era unu mas de los unu menos. Era d'esa montona. No era naidi. A la final, jasta el virdugu y el dóberman, cuandu acaban la labor que lis encumiendan y quedan solos pola nochi, son de un gris murniosu y aburricíu que ni los espejos quierin arreflejar.

El puistucu