jueves 19.09.2019

El Volanceju

El griju del volanceju lu llevo aparejáu al recuerdu de salir a la calli un día de sol, a sé-l espertaor natural enas mañanas trempaniegas del veranu, a dali el són de la tranquilidá al silenciu de las siestas.

Mugu ramaliegu Mugu ramaliegu

Dendi bien críu tolos años paso unos cuantos días pol mes d'abril deseando el momentu nel que los gritos pol airi anunciin el tiempu de los volancejos. Daquella, los volancejos allegaban ruidosos en trompa, y nel momentu que uías a unu arrispundían arréu los demás; pasabas de no veer dingunu a veer cuarenta u cincuenta nel cielu, y ya no dejaban el buréu y el gritiríu jasta terciáu el mes d'agostu, que marchaban callanducu.

El veranu tien la voz de los volancejos prisiguiéndose pol airi. El griju del volanceju lu llevo aparejáu al recuerdu de salir a la calli un día de sol, a sé-l espertaor natural enas mañanas trempaniegas del veranu, a dali el són de la tranquilidá al silenciu de las siestas.

Los volancejos jacían corros altos en el cielu, y cumu críos rebecos abajaban a prisiguise, vucinglonis, polos correoris aérios entri las casas, trazando callis de airi sobri las callis d'esfaltu. Uílos enos días asolejaos veraniegos era unu d'esos sinos tan necesarios de que las cosas están nel sú sitiu.

El volanceju sólu tien necesidá de suelu pa jacé-l nial y criar, y lu busca bien altu y estrechu

Quiciabis porque las cosas a caa güelta están menos ondi dibieran, enos últimos tiempos los volancejos ya vienin pocu a pocu, no toos de súpitu cumu antañu.Y vienin menos de los que vinían.

Las casas que antis respiraban por joracos y rijindías de la piedra y la maera ufricían muchos sitios pa que el volanceju pudiera jacé-l nial. Los idificios y chalés moernos se custruyin cumu cajas, se conoz que acordi col discursu capitalista que mos cunvierti en mercancía, y el probi volanceju a caa güelta alcuentra menos espaciu pa criar, él que es el güéspidi primeru del espaciu.

El volanceju sólu tien necesidá de suelu pa jacé-l nial y criar, y lu busca bien altu y estrechu, n'una risquieza d'una paré u nel aleru rotu d'un tejáu. Pa too lo demás, lo únicu que li jaz falta es espaciu. Pol airi pisa el machu a la jembra, pol airi cueji pluma, jilu y herba pal nial, y pol airi caza. Cuandu bebi lo jaz ensin dejar de volar, pasando a ras d'augua, y -lo que supi siendo ya chavalón- pol airi inclusu durmi.

Si unu tien espáciu pa ello, espáciu y la rala voluntá de lo jacer, puei veer cúmu se van a acostar pola tarduca los volancejos. Cuandu el cielu escurez, el griju del volancijiríu se va oyendo a caa güelta mas lejanu, cararriba. Poca pocu van cugiendo altura, a caa güelta mas callanducu. Pasan la nochi nel airi, y abora se sabi, durmin a turnucos de tres sigundos de planéu, y arréu ispiertan lo justu pa dar tres gulpinis de ala, y otru suiñucu de tres sigundos. Con esi escansu entreveláu, duru y pacienti, ganan la juerza y aligría vucinglona del día siguienti.

El volanceju vei viní-los trubonis y sabi los arrodear, tratando de dir a la parti asolejaa ondi puea cazar; si el mal tiempu va a tener mucha dura, y el volanceju tien ya los pullucos en nial, no tien apuru pa marchar tres días a cientos u milis de kilómetros pa allegar a un contornu asolejáu ondi jalli musquitos abondu, y col buchi llenu golver bien orientáu y derechu al nial ondi los pullucos lu asperan ajambraos y quietos. Cuandu ya está bien plumíu, el volancijucu aspera a la entrá'l nial que cumu siempri, los padris alleguin a llenali'l buchi de cumida. Peru los padris sabin que el pullucu ya está listu pa volar, y pasan por lanti'l nial gritando, peru no aparan a cebar. El pullucu, ajambráu, los vei pasar, y pasa jambri aquél día. A otru día sucedi el mesmu casu. y al siguienti, ni tan disiquiera vei ya remanecer pol nial a los padris; ellos ya marcharin cara África. Y esí día acontez la hazaña cola que el volanceju de cría se jaz mayor de golpi: Sin ber pudíu ejercitá-las alas, dicidi que tien de saltar del nial pa acanzá-l cielu y comer pola sú cuenta; n'esos tres días, él no puei lo saber, pirdió el pesu que li sobraba y tien el justu pa poder volar ensin problema.

Se asoma al vacíu pola boca de la rijindía. Venci el miéu y salta, preba a aletear con juerza y a timonear muviendo la cola, y asina toma altura y empienza a cazar pola sú cuenta. Lo que li queda por lanti es viajar jasta el corazón d'África pasando mar y disiertu, y no golver a aposase jasta pasáu un añu, cuandu de güelta al cuntinenti que lu vió nacer alcuentri una risquieza ena que anialase.

No li jacemos casu, peru ési es el volanceju, heroicu y saláu.

El Volanceju
Comentarios