Domingo 17.02.2019

Escapar de la druga

Se treminó el falsu jolgoriu, la sensación tramposa de bienestar. Las aligrías y las demostracionis desageraas de felicidá de cunsumu. Too aquello no jué mas que una pura ilusión.

mugu03052018Efeutos y desperfeutos de las drugas en Cuetu | edc

Las drugas mos han jechu muchu dañu. Mos mitimos en ellas, y abora no somos a escapamos. El mundu de la druga muevi muchu dineru y esclaviza las vidas, cambeando la sociedá y el contornu pa siempri.

Los que quedan ya no tienin de qué prisumir y andan iscundíos cumu rámilas en casa

La felicidá que trai la druga es un engañu de poca dura. Se treminó el falsu jolgoriu, la sensación tramposa de bienestar. Las aligrías y las demostracionis desageraas de felicidá de cunsumu. Too aquello no jué mas que una pura ilusión. El buréu marchó callanducu. Quedan las callis vacías de genti y n'ellas retumba mudu el silenciu ausenti de quinis no golverán. Los que quedan ya no tienin de qué prisumir y andan iscundíos cumu rámilas en casa, vistiendo chandalucios y cumiendo pasta baratu y yuguris, sigun el clásicu istilu tosicómanu de vida. Los pioris efeutos de las drugas son eternos, mientras que el disfruti de pagu es lo primeru que se acaba.

Los hijos de la druga vivin presos en casucias carciliegas, ena prática celdas de islamientu enas que malaspenas puein tratase col vicinu. Ni tan disiquiera se dan a tratar pola sú voluntá. Unas tristis vallas desaparan a los unos de los otros. Caúnu lleva la sú vida cumu quin vivi una condena lo mas alegri que puei, cumu vicinos cuasi anónimos en espacios de confinamientu cuncibíos pa ajorrar espaciu mitiendo a mas genti. No es una pena de muerti, es una pena de vida.

“Sólu un tratu de perru pulicía mos puei salvar de nós mesmos”, mos diz de calláu tou esti panorama

Al calor del dineru fácil el imperiu de la druga tuvo tantu poder que acabó dibujando lo que a la final quedó cumu un paisaji carcelariu unijormáu, de pareís de hormigón, pruhibicionis de acesu, rejas, vallas, cámaras de siguranza, alarmas, espacios acerraos ripitíos cumu clonis, que abergasin a un ejércitu pantasmagóricu de almas en pena. Metese jasta drentu d'un barriu de la druga es cumu entrar a una prisión ena que las lucis, las cámaras, los alvirtíos enos letreros, los ispusitivos de vigilancia, la iscunfianza propia y la ajena, las normas iscritas al públicu, las direicionis ubligatorias de pasu, lo estrechu de los carrejos, la friúra de las ariestas, lo disiertu del ambienti, son parti de un programa alevosu que tien el miéu apriviníu, la iscunfianza y la sospecha, la necesidá costanti de la norma y el castigu, cumu leis ubligaas de la vida. Aprivinise d'un vicinu supiendo que es igual que nós, y polo tantu supiendo que llevamos la bestia de la dilincuencia drentu. “Sólu un tratu de perru pulicía mos puei salvar de nós mesmos”, mos diz de calláu tou esti panorama. Cumu manda el sueñu capitalista, el igual es el inimigu.

El efeutu sicológicu de las drugas permanez siempri. La muéstra sociedá quier que li ofrezan nuevas drugas colas que golver a vivir aquel sueñu tramposu de bienestar. Que güelva a correr el dineru fácil y las drugas estén a la güelta de la isquina. Lo llamarán bienestar y lo quedrán toos. Será otru sueñu curtu peru ajayaízu. No faltarán traficantis ufriciendo material pa custruí-l nuevu sueñu cumu si nunca biera pasáu naa, cumu si no supiéramos lo que pasa. Y mos convencerán de que no hai otra, y mos dejaremos convencer, porque mos presta lo golosu, porque prifirimos creer al traficanti de sueños antis que a la rialidá cutiana. Porque estar ciegos es prestosu. No podemos, no sabemos, no queremos escapar del mundu de las drugas.

Escapar de la druga
Comentarios