martes 29/9/20

Espetáculu vergonzosu

El gustu´l dumingueru es cosa enreosa de comprender; se trata de apreciar lo mijor pa jacer con ello lo pior, u dichu d'otra manera, tener mal gustu pa too, menos pal sitiu ondi jacer la dumingueraa. 

Mural ena capital

Mural ena capital

Con mediu siglu al hombral, arricuerdo ber cunucíu La Madalena ensin ser un campu de concentración d'animalis (Genti del tiempu de los mís güelos lo cunució cumu campu de concentración pulíticu). Arricuerdo el sitiu ondi han tiníu de vivir u de no treminar de murise de too, pingüinos, focas y osos polaris en régimin de islamientu penitenciariu por espácíu de largos años -larguísimos, pa ellos-. En tal de joyos carciliegos con paréis de cementu y rejas de jierru, lo que unu pudía veer n'aquél contornu antis de belu cunvirtíu en prisión turística era una garma de aújas de piedra, rochelas, y un pozu d'augua cristalinu que verdegueaba en mediu la garma, y que cumunicaba cola mar al treviés d'una covata sumarina. Jirmusura pordemás pa los ojos de dumingueru de puliticos y turistas, cuandu el pulíticu anda a buscu de fama facilonu y el dumingueru a buscu d'eso que li gusta tantu y no soi pa iscubrir.

El gustu´l dumingueru es cosa enreosa de comprender; se trata de apreciar lo mijor pa jacer con ello lo pior, u dichu d'otra manera, tener mal gustu pa too, menos pal sitiu ondi jacer la dumingueraa.

Y cumu la mentalidá de dumingueru aquí ya pica n'andanciu social, el pueblu lo tien cuasi mitíu nel ADN y los pulíticos, que salin de él, tienin manu pa jacer legal y necesariu cualisquier discurriatu que llevi el llamatu de "turístico". Por eso aquí tenemos proyéutos-sanjuanaa pa tolos disgustos, y un dumingueru clásicu puei disfrutar cumu un enanu (mental) de peñas iluminaas de culurinis, monumentos privaos al aráu brabán, y públicos a la sardinera, a la vaca pinta, a la vaca pasiega, a la vaca tudanca, a la abarca, al osu, y que vienin a ser cumu un certificáu de dejunción d'eso a lo que rindin tributu. Si tuviera que arrisumir la clas de genti ena que mos hemos cunvirtíu, creo que iríamos bien ensenderaos cunuciendo -miento de mayor a menor, y de antis a dimpués- los monumentos al Generalísimo, a Carrero Blanco, a Los Raqueros y  la estatua de Rosquipriano (presonaji arrepresentáu por una rusquilla vistía con brusa, faja y abarcas, nel arranqui de la carretera a Cubicillos).

Mal espetáculu hai que veer en semejanti buchinchi municipal pa lucimientu de la cadena perpetua animal

Mal espetáculu hai que veer en semejanti buchinchi municipal pa lucimientu de la cadena perpetua animal. La estampa de los últimos tiempos ena Madalena ha síu, amás, de tristura, por tener de veé-los probis animalis aquellos n'unas cundicionis de pura lástima. Esi zoológicu es una demostración de falta de corazón nel pueblu y enas estitucionis y una vergüenza -una mas- pala capital de Cantabria. Veer una foca presa cubierta de virdín, cuandu a las sús parientis que allegan libris y cunfiablis a la costa hai quin lis dispara un tiru a la cabeza. es una tragedia, una ruina ispiritual que diz mui pocu u mui mal de la muéstra cultura.

Peru claru, esto acontez n'una Madalena ena que l'un cartel del Ahuntamientu reza: "Peligro: Zona Natural" y l'otru: "Zona de Flores Silvestres; Disculpen las molestias". A veer quín cueji abora a las autoridáis municipalis y las lleva de güelta a la iscuela, peru a una iscuela decenti que no enseñi a la genti a dar gatu por liebri, que eso va a llevar unos cuantos años entá.

Si mos iscuidamos ya un poco mas, lo que li pasó a aquel pozu cristalinu de las garmas de La Madalena li va a pasar al país enteru, y en tal de virdín. mos cubrirá la miseria. Empenzando por drentu.
 

Comentarios