Viernes 18.01.2019

Hui, ahier, anthier

La Lei y las armas van gulviéndosi poca pocu, cumu las rezaoras jacin a la vista de las presas, jacia los más probis u endefensos. Es hora d'aseñalar cumu culpablis del mal ajuncionamientu de la maquinaria a los que menos poder tienin de mover dinguna de las sús piezas.

Mugu variáu en piedra arinizu Mugu variáu en piedra arinizu

Anthier dijerin que llevaban una misión de Dios pol mundu; diban las naos con soldaos ajuíos de la jambri en casa, con curas marcialis, con esclavos negros cazaos a redi, y gulvían atestaas de oru y prata.Daquella Dios era un nobli guerreru castellanu, racista, estiráu y biatu, que de los poblaos indios jacía misionis, de las selvas plantíos, de los africanos ganáu de tiru, de los cajigalis barcos de guerra, y del suelu de los cajigalis artilliría y munición. L'oru y la prata murierin nel comerciu européu pa que la Corti Real y la Nobleza tuvieran luju col que prisumir delanti de un pueblu ajambráu que jezo las guerras que li pidieran, pa que la guerra no empenzara en casa. La Cruz era la Causa, la Espada la jarramienta, el Pueblu la tropa, y el Oru la verdaéra razón, peru eso no molo contarin asina, sino cumu un cuentu de santos, de raza iscugía por Dios, de adelantu pala Humanidá, de nobleza enos idealis.

La Cruz era la Causa, la Espada la jarramienta, el Pueblu la tropa, y el Oru la verdaéra razón

Ahier tuvierin de pasar de emponderar las guerras del oru, del moru, el ordin cuartelariu pa civilis, y  la sociedá duenda de Ilesia, Cuartilillu, Praza de Toros, Balompié, Prucisión, vivas al Señorito, misa de dumingu, guerra contra el moru infiel, iscuela de reglazu ena manu, mujeris en casa, una lengua de pristigiu contra unos dialeutos de genti brutu, latifundiu, rehala y fuerzas vivas, y ponesi el traji de demócrata de toda la vida, acetando a malagana que había otras upinionis, que la Hestoria se pudía contar distintu, que el pueblu tien voz y puei tener votu, que lo que a toos afeuta es custión de toos, que la diversidá de lenguas y culturas es una cosa que enriquez, que la cultura naz del pueblu, que la naturaleza era cosa de valor, que la Ilesia ha de estar juera del Estáu, y que la lei rigi pa tul mundu por un igual. Tresvistíos aguantarin tiempos mijoris, que diga tiempos pioris.

Hui allegarin los tiempos de quitasi la chaqueta y si a manu vien abrisi la camisa. Enas callis de la sufría Piel de Toru sacáu del mataeru, los Hijos de La Bota, avezaos al yugu, de menti acanforáu, sintin que ha hubíu un escesu de democracia que abora es la manu dura la que tien de lu remediar. Abora es cuandu allega el juegu nel que se sintin ajayaos. La Lei y las armas van gulviéndosi poca pocu, cumu las rezaoras jacin a la vista de las presas, jacia los más probis u endefensos. Es hora d'aseñalar cumu culpablis del mal ajuncionamientu de la maquinaria a los que menos poder tienin de mover dinguna de las sús piezas. Güelvin la bandera, el pendón, la cruz, los unijormis, los capirotis, los disfilis, el odiu respiráu, anjeáu, alendáu....y cualisquier inoranti saca al legionariu que lleva drentu a gritar "Abajo la inteligencia, viva la muerte!" con una papeleta de votu ena manu. Los marañonis amazónicos abora trebajan de fronteras adrentu, deseando civilizar enfielis y salvajis cumu enos güenos tiempos del trópicu abusizu.

Verás mañana.

Hui, ahier, anthier
Comentarios