Domingo 17.02.2019

L'Ábrigu

Diz que l'ábrigu solivianta a la genti relochu, y arrelocha a otros que no lo paecin tantu.

mugu31052018Mugu n'una Obra (Pública) de Arti Paletulíticu, al sur de la Curdillera | edc

Si hai un tiempu que jaga, que puea pensar que es de casa, es el tiempu d'abriguna. L'airi limpiu es ralu la mayuría l'añu. L'Ábrigu trai un airi calintucu y tresparenti su l'edredón añubláu que tapez el cielu. Sólu si vein angunas joracas de cielu azul si unu amira cantra´l sur y puei veé-los collaos de la curdillera, barruntando un mundu asolejáu que cunvivi col nublu terreñu. Esa joraca que relumbra n'azul lleva el llamatu de Ventana del Ábrigu, u Oju del Ábrigu.

Enas costeras de las solanas pernianas y campurrianas y enas del somu pasiegu que dan vista a los vallis verdis y calearis del sur cantábricu, l'ábrigu lis deja un vintucu esasusegáu y fríu que trai murrina, n'una jaza istrichuca y larguitona que abraza al terrenu arrosándolu segli, cumu quisiendo curiá-l mugu de las lastras y dar de beber a las lamizas. L'abriguna, que tantu seca un norti cantábricu anagáu cuasi tul añu, jaz por atamañá-l climin de la otra manu, amugando los montis y vallis y jaciendo que verdeguein.

Un güen amigu que vivía n'una casa carredana, contaba que l'ábrigu era un regalu que subía la temperatura de la curdillera cuandu el tardíu ya acemangaba aterecer al restu d'Europa; cumu si aquellu juera pocu dau, dicía que pudía agoler cúmu abajaba jasta La Montaña enos días aselaos el olor dulci del tumillu dendi las prairías y los páramos calearis de los vallis del sur.

La Pisondera polas ceras, caminos y regatos, estamengando la cola

A buscu'l calurucu del ábrigu cantábricu allegan por milis al treviés de la mar, pol día y pola nochi, pájaros pasonis que el fríu echa del norti regeláu. En bandiaas chicas, cuasi envisiblis, u solos y ajita, van aposándose pol tarrentoriu, escarajiteando tres de la sú cumida que entá se regüelvi undiquiera. La Pisondera polas ceras, caminos y regatos, estamengando la cola. El Pizarru, esquiláu a antenas, paréis, isvintíos y chirimitaños. Los tucineros, pingando cararriba de las quimas. Las cuchas, a las que la genti pijinu tan dau a emportar palabras del norti llama "pipis" traendo el llamatu dendi Engalaterra, arriban atrevesando la mar caminu de brañas y praos. La Papuca, que se atrevi a vinise a los jardinis y parquis de las ciudais, arrudiaa de genti y buréu.

Diz que l'ábrigu solivianta a la genti relochu, y arrelocha a otros que no lo paecin tantu. Ena capital, que nunca anduvo falta de relochos, l'ábrigu los saca a la calli trespuestos, al tiempu que arrigüelvi la badía y jaz surdir vagas encabritaas que champujan al fiel eletoráu del paséu, tresformáu en aututurista de ropa náuticu, cumu extras d'una pilícula que dendi antañu lis vienin contando.

L'Ábrigu tien tamién un aquél rebecu que ti meti ciscos enos ojos, dibuja ribusíos en el airi colos prásticos que la genti chonu tira undiquiera, y mos pon de cara el varciaeru que acaba siendo cualisquier sitiu ondi cernamos agustu. Jaz años, tamién cunvirtió la capital en calda puru. Cuandu tocó recustruíla, en tal de jacer eso, la Aministración puso incima un sitiu con traza de no ser dingunu. La capital que mos toca conocer hui es el risumin del poder distrutivu de esas tres juerzas, la clas pulítica, el juéu y l'ábrigu.

Pindienti de l'abriguna anda della genti que tien ganáu a monti; cuandu aquella genti quema mediu país, los medios de cumunicación suelin dicir que es el propíu ábrigu quin lo jaz, cumu si gastara chisqueru.

Es una d'esas cosas enas que quiero veer que no too está de manu del ser humanu

Siempri mi prestó l' ábrigu. Junta la chispa de la tormenta, es una d'esas cosas enas que quiero veer que no too está de manu del ser humanu. No se puei adomá-l ábrigu. Lo ricibo con cariñu cumu un jitu que endica el tránsitu del añu, y sinto agradabli el calor, y jasta la juerza contra la que alucho pa andar. Recuerdo ber atrevesáu Francia liértigos de fríu y aparcar junta la playa donostiarra de La Concha; el mijor ricibimientu pusibli molu jezo l'ábrigu: andaba un airucu por cima de los venti graos y la nochi se viía cumu un campu de lucis igual de claras empar de nós que eno mas lejanu. Ahí agraicí mas que dingún otru momentu tené-l luju de vivir enos duminios del ábrigu.

Dellas cosas de la naturaleza jacin que unu puea sintise poca cosa, que es tan necesariu cumu sintise gran cosa.

L'Ábrigu