jueves 22.08.2019

La Grandeza d'Ocidenti

Cumu toos lo sabemos y mos paez el mijor de los derechos pusiblis, eso mos da el derechu y el deber moral de proteger esi bienestar, esi derechu y esa democracia. Y de pasu esi comerciu, porque el libri mercáu es la cara económica de too lo mentáu desprimeru.

Ser esclavu no es tan malu Ser esclavu no es tan malu

Europa, la Cuna de la Civilización. Esclavizó a mediu mundu, peru daquella tul mundu estaba esclavizáu polos unos u polos otros. Peru el progresu de la cencia, la ténica, el comerciu, el derechu y el pensamientu es européu. Europa tien una civilización adelantaa dendi siempri que llevó pol mundu. Si la Hestoria es el pasu de la escuridá a la luz, la civilización europea, dendi las sús reícis grecolatinas ya llevaba cuándu la antorcha, cuándu el candil, cuándu la linterna, siempri alumbrando a la cabeza. Somos hijos del derechu romanu, y heredamos la idea de ser una isla de civilización arrodeaa d'un mar de bárbaros. Juimos a civilizar al mundu, y si es ciertu que hebo guerra y cunquista, tampocu es menos ciertu que Fray Bartolomé de las Casas jue de los primeros n'alvirtir que los indios tamién tinían alma. Peru no vamos a criticar que había imperios indios que, cumu sabemos bien, eran cruelis cola genti indumináu y sacrificaban a la genti arrancándoli el corazón n'altaris deicaos a diosis sangrientos. Polo menos el muéstru imperiu llevó tamién otras ideas moernas, y lo mesmu que al principiu se puei arreconocer que juerin tiempos duros -pa los conquistaoris tamién-, no es menos justu jacé-lo mesmu cuandu juerin las ideas moernas las que llevémos a un mundu que jasta aquel momentu no biera cunucíu cosa amejaa. Imperios los hubo por tul mundu y no a juerza de repartir caramelos. Puestos a que los habiera, los que vivierin un imperiu européu consolarían, porque sirían los primeros en levantar cabeza, pos siendo la última en tener esclavitú, Europa jué la primera n'abulila. Europa, de raiz grecolatina, col derechu romanu, cola civilización cristiana, es la cabeza del progresu de las ideas, la democracia y el derechu, antis que dinguna otra parti´l mundu. La parti´l mundu que alumbra al restu, Ocidenti es Europa trescendiendo mas allá de las sús fronteras. Las fronteras d'Ocidenti son las fronteras del progresu, el bienestar y la democracia. Tul mundu ocidental sabi eso.

Y cumu toos lo sabemos y mos paez el mijor de los derechos pusiblis, eso mos da el derechu y el deber moral de proteger esi bienestar, esi derechu y esa democracia. Y de pasu esi comerciu, porque el libri mercáu es la cara económica de too lo mentáu desprimeru.

Somos los dueños ligítimos de la Civilización y la Democracia. Que se mueran o que los matin, y mos dejin tranquilos. Vamos de compras? A qué hora es el partidu? Mos sacamos unos selfies?

Por eso siguimos pensando haguañu que Ocidenti nicisita ser prutigíu de los moernos bárbaros, y pa ello si se tienin de ajogar ena mar, que se ajueguin. Y si tienin que murise de sedi nel disiertu, que se mueran. Y si hai que deportalos, que los deportin. Y si se tienin d'eletrocutar ena valla, que s'eletrucutin. Y si es pricisu disparalis pelotas de goma cuandu están nel augua, se lis disparan. Si jaz falta un régimin que los esclavici en Libia, bienviníu sea. Si jaz falta que los estaos que arrodean Europa sean duros y jasta cruelis cola genti que se mos acerca, que lo sean, que de pioris sitios vienin ellos. Ser los padris del Derechu mos da esi derechu. Si jaz falta crear una paré de sangri, ensañamientu y terror que espanti y güelva caratrás a los que ajuyin del terror y la miseria, se crea. Nós tenemos sobri too el Derechu y tamién el derechu sobri too. Li enseñémos al mundu lo que era la Democracia, el Bienestar, los Derechos Humanos, y si siguin siendo unos salvajis desagraicíos que no sabin aprovechalo, cueru con ellos. Nós mos hemos ganáu el derechu a asiguramos el suministru del comerciu. Cumu sea. Si no lis presta, ber síu ellos los padris de la Democracia. Allegan tardi. Que se mueran, lejos, y si se muerin cerca, que sea ondi no los veamos. Que se matin allá de ondi son ellos. Están vivos gracias  a que lis compramos el coltán de los móvilis colos que jugamos y comparciamos emoticonos y jotos jaciendo la señal de la vitoria, el café de las mañanas y las tardis de discutir lelaas enas terrazas, el cacáu de los dulcis pa criar contemplaos a los juturos ciudadanos con obesidá mórbidu, l'algodón de los melanis que compraremos pa que durin una temporaa, la quinúa que mos jaz sintimos sanos y auníos al planeta, la maiz tresgénicu que damos de piensu al ganáu estabuláu, el wengué que da un airi cosmupulita a los muéstros retretis de casa de barriu obreru, la caoba de las máscaras africaniegas del salón, la teka de la misuca de la mini terraza, el petróliu del cochucu guapu que compremos pa dir al supermercáu y aondi mos mandin dir a trebajar esti mes, la carni de la barbacoa pa los selfies y sobri too, l'aceiti de palma que va nel 80 por cientu de lo que comemos. Bastanti lis damos, y lo gastan en burkas. Somos los dueños ligítimos de la Civilización y la Democracia. Que se mueran o que los matin, y mos dejin tranquilos. Vamos de compras? A qué hora es el partidu? Mos sacamos unos selfies?

La Grandeza d'Ocidenti
Comentarios