Domingo 17.02.2019

La pulítica del discurriatu

Cumu un regalu allegó el dineru de Europa, dineru pa tener un proyeutu enforma. Aquel tiempu de dineru placenteru y falta de ideas pa lo gastar alcontró el tipu de personaji públicu adecuáu. El Momentu Hestóricu, el Lugar, el Hombri.

mugu290318Mugu n'un cochi abandonáu nel aparcaeru del PCTCAN | edc

Un turista cántabru –que ya merecin el llamatu lo mesmu que si vinieran de Honolulu– allega a Resconoriu y dabli él, se pon a hablar con un nativu. El turistuca, que no se comporta cumu paisanu, prigunta al nativu pola dureza de la vida de nativu, cumu quin vivi en Maliañu, Torlavega u Sanander y si piensa que eso es cosa ajayaíza. El paisanu nativu no turistuca arrispuendi que mucha genti abandonó el pueblu ya. El turista jaz veer al nativu que por fín allega el progresu al pueblu, ya que tienin una carretera moerna y con ella, el progresu –pa muestra, él mesmu, que se acaba de apear del cochi–; el paisanu, nativu, que lleva una trisca d'años viendo tul procesu, remata: "Sí, por ahí se marchan. Pola carretera nueva."

La pulítica moernu en Cantabria tien cuatru patas: los promotoris –quin paga, manda–, el comerciu del votu –el votanti-cunsumior iscueji entri lo que el mercadéu pulíticu pon de moda–, el cuentu, y atiesando too ello, el discurriatu. Cumu la pulítica cunsisti en que el pueblu li dé al promotor lo que pidi al treviés de los pulíticos, y no al revés, jaz falta echar manu d'un universu paralelu cutianu que se arma a juerza de cuentu y discurriatu.

Ya que no pudían aparar un carru que diba mas rápidu que ellos, se apuntarin a subise n'él

Cuandu allegarin la Autunumía y el votu, los pulíticos recunvirtíos se vierin en vergüenza pa trazar una idea de lo que tinía de ser una Cantabria autónoma. Acetarin malagustu tener una Autunumía porque los demás diban a tené-la suya, y ya que no pudían aparar un carru que diba mas rápidu que ellos, se apuntarin a subise n'él, aprovechando la inercia del tirón ajenu y de pasu añidiendo pesu ena carga al que tira. Cantabria es autónomu pol artículu de "(artí)culu veo, (artí)culu quiero".

Los pulíticos de vocación genialógicu estaban agustu aministrando el país cumu la plantilla laboral d'un virreinatu, cuandu allegó el cambéu de régimin y se vierin de súpitu ena ubligación de dar arti de gobernar. Tuviendo delanti la pusibilidá de ercelu, tirarin polo cómodu, masque se jundiera aluegu. Si se jundi, ya contaremos lo bien que abuza. Hui mesmu: qué bien abuza.

Cumu un regalu allegó el dineru de Europa, dineru pa tener un proyeutu enforma. Aquel tiempu de dineru placenteru y falta de ideas pa lo gastar alcontró el tipu de personaji públicu adecuáu. El Momentu Hestóricu, el Lugar, el Hombri. Ena pinínsula de La Madalena acerró un cachucu garmizu de costa y jezo un zoológicu de andar por casa. Estaba contentu cumu un críu chicu, y a la genti paez que li gustó el discurriatu. Si puein ganar votos con discurriatos, asina que ondi va l'asa, que vaiga el calderu. Qué cosa mijor que tuviendo Cantabria pa lo que unu quiera, jacer otru zoo mayor. Gran discurriatu, a por ello. Con Cabárcinu se consagró el Poder Asulutu del Discurriatu.

El progresu cántabru se varcia en calienti y se cuenta en unidais cúbicas, por vulumin

Paréis, cementu, esfaltu. Europa paga carreteras, ahí está el negociu, ahí tien de estar el pulíticu. Jaremos carreteras y li llamaremos "progresu". Las carreteras son el progresu. El progresu de Cantabria viajaba en camionis de grija de la cantera a la mulienda, en cistiernas lo mitían mijíu con alquitrán, y dilliá cualisquier sitiu ondi la genti siguía peleando por vivir igual que siempri. El progresu cántabru se varcia en calienti y se cuenta en unidais cúbicas, por vulumin. Es un progresu del que se puei echar cuenta pricisa. El progresu allegó a los pueblos más altos, esos abora cuasi disiertos.

Cuandu allegó el Momentu Históricu, aquí mucha genti vivía de la ganairía. El Hombri tuvo un discurriatu: traer un toru semental bien caru. Las vacas pasarin de paisanas de prau a obreras de estabulación, y la mayuría de ganaéros cayó pol caminu. Abora, que había progresu pa que el camión de la lechi subiera placenteru, la fábrica dijo que no gastara gasulina, que bien cerca tinía tola lechi que quisiera. Disiertas las cabeceras, con tantísimu cumu se pruducía -y se pruduz-, jue la fábrica la que puso el preciu de la lechi, no el amu, que entá se crei un emprendedor, y no un empleáu de empresti.

Ensin ganaéros, los praos se gulvierin baratos pa caciquear y los amigos del ladrillu jacierin el agostu. Si el pueblu es de costa, toos quierin un paséu marítimu, el rei de los discurriatos costeros. Abora está de moda el puertu dipurtivu, no vos durmais.

Cualisquier rincón con encantu nicisita ser puesto en valor con una mejora medioambiental: esfaltu, bancos, mesas, barbacoas, papeleras que naidi atiendi y muchas lucis.

Tolos ahuntamientos de Cantabria tienin un pulíticu brillanti que si propón jacer un campu de golf.

Ondi haiga una peña u cantil, hai un puliticucu que pensó en jacer una Vía Ferrata. Otru discurriatu urgenti son los teleféricos: hai que buscar un sitiu pindiu pa poder poner angunu. Si el ahuntamientu tien una cueva, hai que poneli lucis, pasarelas, y cobrar entraa.

Dimpués de rechazar el Guggenheim y que Bilbáu lu llevara, se prupuso jacer un muséu d'hestoria natural rivistíu de placas de titaniu, cumu el Guggenheim. Cuandu se prupuso jacé-l nuevu idificiu del Gubiernucu, pricurarin el diseñu mas amejáu al Kursaal vascu.

En Comillas queremos la Universidá del Castellanu. Un esvarciaéru pa cobrar a Guipúzcua pola basura. Un arupuertu ena Lora. Una escollera en cualisquier ríu. Tapar un regatu. Telas de gallineru en daqui tarreru con piedra. Un tren de alta velocidá.

Caa pulíticu va a buscu del sú nuevu Cabárcinu. Cualisquier cosa. Otru discurriatu más. Unu pa anunciar ena prensa, cojechar votu, salvar otros cuatru años y el que venga detrás que arrei.

La pulítica del discurriatu
Comentarios