Viernes 19.04.2019

La saña

El parti a miudía es una idición televisaa del dijuntu piriódicu El Caso, dándoli la ceba al mostru que caa unu puea llevar drentu. No ulvidemos llevalo bien al día.

mugu150318La guerra del esfaltu contra lo verdi: mugu ena linia del frenti | edc

Jaz ya mediu siglu, tres cisnis allegarin a la marisma de Culindres ajuyendo dendi'l norti pola mar de una de las envernaas mas crudas del siglu, agotaos al treviés de la cillisca. La nuticia allegó al pueblu el tiempu justu pa que angunu se allegara jasta ellos y los matara a los tres a remazos. Los probis u no cunucían al hombri, u no cunucían al hombri ibéricu. Lo cunucierin de golpi, ensin manera de escapar.

Es difícil dar con una imagin mas clara de la saña: acercase al simbolu vivu de la belleza pa matalu a palos por tres vecis, arronti. Era fácil: estaban arrangaos, y eran sólu animalis, no genti, y no eran de dingún vicinu, asina que pudiendo, ¿por qué no matalos? Con llevar un remu valía.

Muchu tiempu dimpués, un hombri mató a palos al sú perru. Un vicinu agrabó en vidiu el casu. El perru era un pastor alemán, con juerza suficienti pa ber matáu al amu si quisiera. Sujetu al estintu lubiegu, el perru sólu se quejaba agullando, pensando que esa demostración de dolor ensin rispuesta sirviría pa que el amu aparara. Peru el amu nu aparó jasta matalu. Aluegu nel juiciu, el hombri amostraba un gestu temerosu y esorientáu, propiu de quin entá no comprendi cúmu es que pudían estar julgándolu por aquello, si el perru era suyu, y no era naa mas que un perru.

Y el pristigiu de la saña allegó al cumbri cuandu el Gubiernu español pasó a cunsiderar la tauromaquia cumu asuntu cultural de primer clas

Son muchas, y por pocas que jueran ya sirían pordemás, las fiestas enas que la divirsión cunsisti en ensañase con un animal jasta que muer. Y el pristigiu de la saña allegó al cumbri cuandu el Gubiernu español pasó a cunsiderar la tauromaquia cumu asuntu cultural de primer clas. Las prazas de toros son un sitiu al que está bien vistu dir. La Feria de Santiagu jué resucitaa mitiendo dineru a esgaya, puesta cumu centru de las fiestas de la capital. En tilivisión sal genti entrevistáu, y la mayuría d'ello diz que sabi pocu de toros. Asina que van a veé-l supliciu jasta la muerti de cincu animalis porque es un sitiu al que hai que dir a estar entri la gentona del momentu. El ensañamientu es la escusa pa dir de jorra, cumu lo siría la música u una mirienda.

Tenemos la saña cumu una pantasma manducona, meticona y eterna, entri nós. Y la tilivisión mos enguz a tener siempri a la manu una dosis nueva. El parti a miudía es una idición televisaa del dijuntu piriódicu El Caso, dándoli la ceba al mostru que caa unu puea llevar drentu. No ulvidemos llevalo bien al día.

La saña se lleva bien con un pueblu bien adomáu. Es una várvula de escapi pa poder escargar tanta barriúra mental cumu tenemos, n'una sociedá cobardi ena que por no poner en el sú sitiu a quin manda y mos jaz ramalear, jacemos que lo pagui el débil. Mediu telediariu es un mijunji de críminis horrorosos y ésitos de la pulicía atrapando criminalis.

Ellos lo que jacían era poner a ajuncionar tolas máquinas a un tiempu, pa no uír los tiros

En casa mi contarin que enos años de la pena de muerti, en Torlavega a la genti lo ajusilaban contra la paré del ciminteriu de Jeloria, incima de la praza de La Llama. Daquella, los de casa tinían el taller ena Llama, y viían a la genti de Torlavega subir pola varga de Jeloria pa no perdesi l'ajusilamientu. Ellos lo que jacían era poner a ajuncionar tolas máquinas a un tiempu, pa no uír los tiros.

Otra que mi contarin en casa es que a la mujer del famosu crimin de Silió la juerin a meter en el julgáu de Torlavega y la genti se echaba incima de ella pa intentar clavali las puntas de los parauguas.

Anthier cumu quin diz, la tilivisión sirvió en bandeja de oru la cumida del mostru: los agentis del ordin sosprendin a la asisina col calabri'l críu nel maleteru. Y la genti que lo vió avisó a lo que no lo estaba viendo, y reaicionarin enjuntu cumu si ubidicieran una ordin atávica; caúnu se comparició de la criatura lo mas humanu que pudo, pa poer arréu sacá-lo pior de drentu: “se la tenían que poner a la madre, para que la despellejara viva”; “yo soy la policía y le digo te dejamos esposada con los padres y nos vamos media hora a tomar el café; “yo la torturaba y la revivía cuarenta veces, para que viera lo que es sufrir”; “ahora la llevan a la cárcel y tiene allí comida, cama, televisión, y hay que mantenerla”. Ajuí del bar por no aguantar tantísima clas de Derechu Penal. No pudía poner en marcha las máquinas de dingún taller. La saña hablaba al treviés de ellos. La saña, esi gran valor humanu.

Abora cuandu si pidi “justicia” hai que entender “ensañamientu”. La brutalidá que cunvierti en cruel al reu, al ciudadanu de bien lu jaz un santu. Un santu de cruz y espada, un templariu de mui pocu templi.

La saña.

La saña
Comentarios