domingo 15.09.2019

El mostru y l'ejemplu social

Nel Brasil surdi ena presidencia otru mostru que pretendi sacali jasta l'últimu cuartu a la selva, dejando un barrancal pa herencia.

mugu170119Mugu simbióticu nel caballón d'un moriu | edc

N'utubri de 2017 juimos de viaji jasta´l norti d'Auvernia, a conocé-la Forêt de Tronçais, de la que la publicidá dicía que era "el cajigal mas jermosu de Francia". No era un cajigal natural, cumu los de aquí, sino la preba viva d'un plantíu grandísimu que jezo la marina francesa, nel tiempu que la corona española, con miras de poca dura, arramplaba colos cajigalis cántabros dejando el disiertu de árbulis que mos dejó.

El negociu de la maéra andaba picando a la puerta del cajigal auvernés dendi la otra punta'l mundu, y picaba con una juerza cumu pa echala abaju

Aquél cajigal era llanu, y estaba desapartáu en lotis que cortaban deajechu. L'unu d'ellos, la Futaie Colbert, tinía las cajigas mas altas que ví ena mí vida. Dellos lotis tinían tamién unas cajigas del tamañu. Por embargu, angunas cajigonas estaban en pie islaas, entri los restos de ber tiráu las otras. Hablando colos amos de la casa ondi mos quedábamos, mos dijerin que aquél cajigal bía subrivivíu a muchos siglos y de unos pocos años acá bían empenzausi a veer camiononis con letra chinu llevándosi jechas tueros las cajigas mas grandonas. El negociu de la maéra andaba picando a la puerta del cajigal auvernés dendi la otra punta'l mundu, y picaba con una juerza cumu pa echala abaju.

Cuandu'l planeta se asombraba entá de que un mostru biera allegáu a la Casa Blanca pidiendo cumu cosa suya libertá de mercáu total pa arramplar colo que sea, nel Brasil surdi ena presidencia otru mostru que pretendi sacali jasta l'últimu cuartu a la selva, dejando un barrancal pa herencia. Cumu'l cajigal auvernés, la selva brasileñu tien una sentencia que atiesa nel airi, y el nombri del mostru culpabli apaez por lanti nós. Amiramos al mostru, criticamos al mostru, y muchos crein que votan al mostru.

En Cantabria no jaz falta echar manu de dingún mostru, hubiendo genti trajeáu de templi moderáu pa aministrá-l tarrentoriu

Los mostros pasan a la Hestoria, y si vein enos piriódicos, acupando portaas, peru sólu remanecin cuandu son necesarios. En Cantabria no jaz falta mostru dingunu pa regalali los cumbris a la cubicia de la endustria eólicu. Genti bien vistíu, de visaji prudenti, jaz el trebaju que n'otra manu del planeta jaría un mostru agrisivu. En Cantabria no jaz falta echar manu de dingún mostru, hubiendo genti trajeáu de templi moderáu pa aministrá-l tarrentoriu. Ponin mas interés en llenar de mulinos los cordalis que las mesmas empresas eólicas, y li llaman desarrollo sostenible.

Los mostros no son naidi ensin una genti por tras con gana de negociu. Éstos son un ejemplu social, y cumu ya criarin mala fama llamándosi empresarios, y cumu pa incima tienin mala concencia, abora quierin llamase emprendedores, que antis paez una virtú que l'uficiu del arrampli.

El virdugu moernu es eleganti y de palabra prudenti. Es un 'emprendedor'

Lo mesmu que los mostros pasan a los libros d'Hestoria, los virdugos son genti de traza respetabli que sal cumu ejemplu social enas rivistas y suplementos de prensa.  Son genti de traji y corbata, que es el unijormi del virdugu moernu. El virdugu moernu es eleganti y de palabra prudenti. Es un emprendedor. Cuandu sea pricisu pal negociu li jará falta echar manu de un mostru; peru si no tien de matar tampocu moscas a cañonazos ajorrará invirtiendo en un mandáu, un virdugucu pulíticu de diseñu. Corbatas y corvatos. Los pulíticos de corazón virdugu son de dellos colloris, cumu los billetis que van y vienin beldaos pol vientu que menean las arpas de los mulinos, peru el color del dineru es unu solu, y el de los virdugucos mandaos es el mesmu.

Los culpablis de los malis d'esta Tierra, ricos, prudentis, elegantis, bien vistíos, razonablis, cubiciosos, hui arrisulta que son un ejemplu social. No tienin la traza ensañaa de los mostros. Los nuevos virdugos van de traji, y sunríin, siguros.

El mostru y l'ejemplu social
Comentarios