Martes 23.10.2018

El ‘nacionalismo cántabro’

Cumu muestra de la idea identitaria del asimiláu filíz, remató con un monumentu a Agrippa.

agrippaMonumentu a unu que "nos puso en el mapa". Nel suyu

Recuerdo ber vistu jaz años la pilícula The Commitments; cuenta el procesu de nacencia y muerti trempana d’un cunjuntu de música soul surdíu nel Dublín mas acaicíu. Tien una escena ena que el mozu que tien la idea propón a un amigu jacer una banda de soul; l’otru contesta que soul a qué santu, si eso es música de negros, peru el primeru, ispiertu, lo tien claru: “Los irlandesis somos los negros d'Europa! Los dublinesis somos los negros d’Irlanda! Los de Dublín del norti somos los negros de Dublín!!”. La sentencia mi allegó al alma.

El nacionalismo cántabro daquella andaba acupáu cola mitulugía, la bandiruca polaca y Corocotta

El nacionalismo cántabro surdi cumu hiju vucinglón del regionalismo cántabro, asina que es el nietu cadíu del engendru que jezo desaparecer a Cantabria tresvistía cumu la pruvincia de Santander, drentu de la boca de Castilla la Vieja, y recortó el mapa del país cumu si li biera dau un esparabán colas estijeras ena manu. Y cumu al sú padri y al sú güelu, no li acanza el día pa estar mas al tantu de lo que pasa en Bilbáu u Barcelona –a buscu de pusiblis ofensas– que de lo que pasa ena sú casa, que se li estorrega incima. El nacionalismo cántabro es primuhermanu de los inimigos del nacionalismo cántabro, y está jechu cumu mala copia del canecu idiológicu que ellos maginan. La verdá oficial de críu dicía que yo era un sanandirinu, castellanu vieju. El nacionalismo cántabro daquella andaba acupáu cola mitulugía, la bandiruca polaca y Corocotta, cosucas de pocu espantu. Cualisquier semanuca cultural de colegiu que si jaga tocanti a Cantabria, saca al Ojáncano, bien dichu. Aluegu, cumu quin se crez, empenzó a veesi el Lábaro, en castellanu, bien dichu. Yo cricí viendo el “Kantabria atropá” y, supiendo lo que era atropar, no intindía naa. Arréu vi el “Cantabria n’abertal” y cumu enjamás vi acerráu el pasu pa entrar u salir, tampocu lo cumprindí. Esto pasaba porque la primer intinción lingüïstica del aututurista auturridimíu es “tener un idioma que lucir”. El nacionalismo cántabro ha vistu el cántabru dendi juera, y acomplejáu cola idea de idioma que conoz de manu del sú “güelastru” castellanu vieju, se li jaz poca cosa. Aprindió a ser nacionalista col manual de los sús mayoris, santos y guerreros de páramu y trigal armaos de una culturona dina de cunquistá-l mundu. El cántabru bien poca cosa li debi paecer a quin tantu lu restuerci y tan pocu lu conoz, que colo unu va lo otru.

Unu que sepa lo que es la nación en cántabru, bien luegu podrá entender que el nacionalismu cántabru chochei, con esa miraa “nacionalista”.

El nacionalismo cántabro de lábaru y Corocotta, de puru inufinsibli, acabó cumu rumiría municipal corraliega espiraa enos Moros y Cristianos, y cumu muestra de la idea identitaria del asimiláu filíz, remató con un monumentu a Agrippa, dos mil años dimpués de una guerra de escasti que ni al mesmu Agrippa li paició honorabli. El nacionalismo cántabro, pricupáu del urigin del pueblu cántabru, nel justu momentu nel que desaparez. Quiciabis a angunu li presti pagar en corocotucas, pasar una aduana cántabra, tener una pulicía autocómica. Otros quierin que Cantabria salga nel mapa. En cuál? Si unu se iscuida, drentu pocu sólu va a estar ena cartografía.

Naa me jezo tener mas concencia de cántabru que un mes sufriendo Toledo

Pola mí parti, naa me jezo tener mas concencia de cántabru que un mes sufriendo Toledo; jasta isi día yo andaba cerca de pensar aquello de que la mí tierra era el mundu, peru tuvi concencia n’aquel estanti d’una parti’l mundu que se sinti col derechu de negar a otra, y yo era de la otra. Y aluegu, en tal de andar al rabu de Corocotta, veer el ejemplu de genti que pudiendo ser un acomplejáu mas por siguir una idea ajena, quiso arreconocese eno suyu y vivilo en públicu. Malcolm X, negru probi n’América. Mohamed Alí, negru probi n’América. Franz Fanon, negru probi antillanu, Alí Farka, negru probi africanu. Se trata de ser probi, y de cunvirtise n’una raza sirvil. La Cantabria turística predestinaa a ser Camarerulandia ya ajunciona cumu una sociedá colonial. Identidá jolasteru y ricursos baratos. Y salir en el mapa. Agrippa? Sí, Bwana.

Cantaban los Baldin Bada: Ya no se puei ser negru ni n’África. Y ya es raru ser, inclusu tamién está feu paecer, cántabru en Cantabria. A última hora somos negros, cumu los dublinesis del norti. Y cumu los que se ajuegan nel Mediterrániu y se cortan y ricibin palos saltando la valla de la frontera de los no nacionalistas.

El ‘nacionalismo cántabro’
Comentarios