Martes 20.11.2018

“Ponernos en el mapa”

mugu251018Mugu dando vida a la artesanía endustrial | edc

Las hestorias que se contaban ena mí casa llevaban drentu los llamatos de dellos lugaris, y aluegu de contaas, eran los lugaris y los sús llamatos los que criarin drentu'l corazón la idea que aunía la sangri a la tierra. Acudin a la mí memoria El Castru Nial, El Cantu las Tisigorias, Los Puntunucos, El Joyucu (que pasaría a la raza cumu apillíu), Corral Redondu, El Jaru, Cutíu, El Prau Navas, Llandemozó, Sajuca, La Cabroja, Sejos, Meca... Una música de sonis que se ripitin ena mayuría de llamatos de la tierra de los míos, y que masque no biera uíu nunca en casa, cuandu los empencé a uír colos años juerin tuviendo el poder de jacer que sintiera cumu propios aquellos lugaris y a los sús paisanos.

Eran las que de cuntinu bían dáuli sintíu a aquello que unu vei cuandu viaja por Casa

Jaz veinti años tuvi la zuna y la suerti de dir por tou Cantabria pisculizando tres de los llamatos de lugar. Cunucí sitios que andaban trespintaos y esmanaos pol mapa mental que tinía n'aquel tiempu, y colos lugaris cunucí a la genti, y con caa genti sonaban palabras y dejis nuevos, que diban añidiendo són y música a un mapa paralelu que tinía la cultura cumu tarrentoriu que astrar de sinificáu. Y cumu ucurrió primeru de críu, al treviés de la vivencia, la palabra y el deji, los lugaris pasarin a tener llamatu y música prosódicu, y drentu remanicían gentis y vidas, quiciabis anónimas, peru que eran las que de cuntinu bían dáuli sintíu a aquello que unu vei cuandu viaja por Casa.

El mapa que jué asolejándose surdíu de la palabra'l pueblu, diba espejando los cendalis de inorancia niblinizu que tinía desprimeru, frutu de ber criíu que pudía sacar daqui cunucimientu de repasá-los mapas que atropaba. Las primeras vecis que amiré los mapas de detalli, sintí que estaba viendo un mijunji de llamatos de són familiar y nombres de lugar que paicían escapaos de un libru de literatura escolar, con esas palabras que unu supón familiaris pa otra genti. No era a jaceme al mapiríu oficial. Aluegu cunuciría esos sitios col nombri sellencu, y cambearía el mí sintimientu jacia ellos.

El país queda cunvirtíu n'una réplica y el paisanu que lu cunsulta n'un cunsumior de turismu cosméticu

El tiempu dejó al mapa cumu un inventu cosméticu al gustu papardu. Los mapas eran un estrumentu que sirvía pa negar los llamatos terreños, no pa jacelos presentis. Quin se guíe por ellos, creyendo conocé-l terrenu, lo que conoz es el universu inventáu del mapa, y creyendo que se muevi pola tierra vivu, se muevi pol espaciu inerti y pustizu de la cartografía. El país queda cunvirtíu n'una réplica y el paisanu que lu cunsulta n'un cunsumior de turismu cosméticu, cumu un turista jolasteru a buscu de folletu.

La cosmética es una mintira que replica el gustu que manda. Pritindiendo sacar a la luz, lo que jaz es atapar con arreglu a una estética. Atentu a la cultura que pretendi reflejar, el mapa oficial es mintira, un prudutu maquilláu. Y a juerza de veer mapas maquillaos y letreros maquillaos un día tres de otru, vivimos y mos movemos pol país de Nuncaenjamás. Sirvi pa que el jolasteru intirizu se sinta ena sú casa y el de casa se sinta jolasteru intirizu. El mapa oficial es una negación.

Una aligría pal cántabru autopapardu es tener pulíticos que “pongan a Cantabria en el mapa”.

Cantabria no está ni nel mapa de Cantabria, porque es un mapa pensáu pa otra cosa. No mos han puestu ni en el muéstru, cumu pa que mos pongan en otru. Mijor que mos ulvidin, ensin medias tintas, un pocu mas que cumu jasta abora.

“Ponernos en el mapa”
Comentarios