miércoles 18.09.2019

Primovera

Habrá que dasi gustu viendo las floris jasta el tiempu en que la primovera floreza enas cabezas.

mugu280319Pipas y cajigas subriviviendo a la jardiniría | edc

L'Hibiernu muer coronáu de floris, cumu merez.

La genti botánicu habla de las horas de fríu que li jacin falta a caa planta. Asina que lo mesmu que el calor u la rayación del Sol jacin por que abran las floris u hojezan y medrin las marahojas enas quimas, es el fríu quin inguisa a las plantas a escansar primeru y a ajorrar, marcando tamién el momentu de brotar, cumu quin pica la puerta.

El Lirón, el Ciliembru, el Mantecón, la Llavera, y dellas mas, brotan escapáu

Las floris que aguardan a surdir dendi drentu de una cebolleta son de las primeras. Muchas d'ellas remanecin nel suelu su l'arbuláu. El Lirón, el Ciliembru, el Mantecón, la Llavera, y dellas mas, brotan escapáu, supiendo que a metá de primovera las cajigas y jayas hojecerán y malaspenas podrán golver a ricibí-la luz del sol. Vivin una vida atarreñaa, escapando primeru del fríu rejeláu y aluegu del sol que atalambra.

Eso jaz la flor de la Pipa, que estaría primeru n'urillas entri arbuláu, y abora crez ondi puei. Es, junta la del Catasol, de las primeras que salin. El Catasol, tan finu, tien correa pa vivir enos lindonis mas fríos, abiseos y nurtiegos, y florez cuandu entá hiela, n´heneru y jebreru. La Pipa sal por esi mesmu tiempu, peru en sitios asolejaos, y abri la flor cuandu el sol luz y calienta. El pétalu de la Pipa es amarillonu y tien brillu cumu si bieran barnizáulo. Los sitios enos que surdin amarillean alegri, y paez que jueraparti la luz, reflejaran tamién el calor, siendo las floris sulucos cumu son, solis en miniatura surdíos de la friúra amugaa del suelu.

Nel parqui junta casa los aguardo sigún iscumienza l'añu. En cuantas que dan en salir unos días asolejaos, ispuntan las primeras y a la sigunda luga tapecin el suelu, auniéndose las margaritas al buréu de coloris.

Se conoz que la herba con diez cintímetros está demasiáu altu y daña la delicaa vista de los vicinos del Valli de Cayón

Esti añu, a la semana de prender, uí dendi la cama bien de mañana otra clas menos agradabli de buréu. Cuandu quisi salir de casa, al ratu dimpués, la estampa era otra. La brigaa l'ahuntamientu bía pasáu la esbrozaora; se conoz que la herba con diez cintímetros está demasiáu altu y daña la delicaa vista de los vicinos del Valli de Cayón, que cumu se puei suponer, vienin toos de casa grandi; si conocin el verdi es de jugar al golf y claru, si pasa de altu puein temer que se cunvierta en cubiju de ratas, culiebras, u cosa amejaa. Los ahuntamientos pricuran siempri atendé-l gustu refináu d'esa clas de genti refináu. Lo que era un prau verdi y fluríu entri las cajigas triminó siendo, a gustu del moelu de vicinu finu y relambíu, una especii de barrancal con verdi muertu resecu por cima. Eso sí, aquel día la brigaa l'ahuntamientu trebajó, y los vicinos que la vierin trebajar se sintirían agustu viendo que pagaban pa tener aquello cumu Dios manda.

La jugaa no salió bien, porque aquella semana dió el sol agustu, y pa cuandu quiso allegá-l sábadu, el verdi estaba igual de altu y las floris eran el dobli. Asina que la primovera de las plantas ganó con correndera al potrosu hibiernu de las mentis. Habrá que dasi gustu viendo las floris jasta el tiempu en que la primovera floreza enas cabezas. No está pa tan luegu.

Primovera
Comentarios