Sábado 15.12.2018

El problema vascu partacá de la raya

Los unos quirían tener mas competencias y los otros negásilas, peru si no, tené-las mesmas.

mugu200918El letreru de Vizcaya, acribilláu a tiros de bala | edc

Los unos quirían quedase ena sú tierra, y los otros quirían buscá-la vida undiquiera. Por eso los unos se quedaban u tres marchar gulvían y los otros emigraban pa siempri. Los unos quirían guardá-lo suyu y tené-los medios legalis y estucionalis pa jacelo, y los otros quirían guardalo si daba dineru, y los medios legalis y estitucionalis de los unos, no pa jacer muchu con ello, sino pa no ser menos. Los unos pruducían muchu y quirían aministralo, los otros prudicían muchu menos y desigían un repartu solidariu que lis salía a cuenta. Los unos eran millonis, tinían muchu desarrollu en cumunicacionis y los otros desigían tené-l mesmu desarrollu viariu siendo mediu millón de presonas, pa que vinieran los unos a tener sigundas residencias. Los unos quirían tener mas competencias y los otros negásilas, peru si no, tené-las mesmas. Los unos pricurarin tener endustria y prudución primariu, los otros se mitierin de cabeza a ser un distinu turísticu. Los unos cunsiguierin estatutos de autunumía que sirvierin a los otros pa pretender limitásila. Los unos tinían iniciativa y los otros amiraban de reguilón, iscunfiablis. Mientras los unos tomaban la delantera, los otros les acusaban de vivir nel atrasu. Los unos cultivaban lo suyu y los otros iscuidaban lo propiu en nombri de la modernidá y el cosmupulitismu. Los unos tinían hijos y los otros espoblación rural. Los unos andaban a lo suyu, y los otros andaban pindientis d'ellos. Paicía que el mayor problema de los otros jueran los unos.

Los unos compraban col sú dineru las casas que por sú probeza los otros vindían, y eran acusaos por éstos de estar envadiéndolos. Las autuvías, las carreteras, la hustiliría, las urbanizacionis, los chalés, y el ordenamientu u desordin urbanísticu estaban organizaos ena tierra de los otros pa faciltar la entraa de los unos.

Y por eso podemos dir a cualisquier agencia y veer anuncios enos que vendemos chalés con pinta de casiríu vascu artificiosu, n'una urbanización privaa astraa de ellos, de las muchas que hai polos pueblos de la metá oriental, ufricíos con “choco” y “lonja”, y mos quejamos de que los comprin y vengan, mientras li ponemos a los críos nombris cumu Iker y Arantxa.

Y por eso, a juerza de dicimos un día tres otru que nós no somos ni un pocu cumu los vascos, a estas alturas ya no somos ni un pocu... cumu los cántabros.

El problema vascu partacá de la raya
Comentarios