miércoles 18.09.2019

Ser, Estar

Entonz la idea que mi veno a la cabeza jue que nunca mas gulviría a ser un turista, pudiendo ser un viajeru.

mugu310119Mugu fruntirizu ca la raya escocesa | edc

Jaz al pie de veinti años, istuvi pol Pirinéu Navarru y Aragonés, cumu juera otras vecis; el día de golvese pensé que lo mijor siría ispidí-la luz del día ena joz d’Arbayún, y aluegu tirar en cincu minutos dilliá la carretera, derechu jasta casa. Los butris diban allegando a durmir a las pareis derechas de los abizos millizos de la joz, que culiebrea n’un canalizu estrechu al treviés del páramu calear. El sol jué caendo en silenciu, y el silenciu jue caendo con él, esmuciando la luz mansu de la tarduca.

Me ví entrando pol gris de la mí calli de Torlavega cumu ratu entrando ena cantarilla

Pocu mas allá de tres horas, me ví entrando pol gris de la mí calli de Torlavega cumu ratu entrando ena cantarilla, la estampa de la joz asolejaa y los butris entá ena ritina. Tuvi la idea de que la velocidá cola que viajamos haguañu españa la sensación y jasta el mesmu sintíu de viajar. Allegamos tan luegu que el viaji ya es otra cosa ensin la gracia que dibía tener. Si biera marcháu de casa a pie jasta Arbayún, biera notáu cúmu van cambeando los contornos, las casas, el deji y el habla de la genti. Biera marcháu a la marcha que si jezo la parti del paisaji que mi llamaba la atención. Cumu turista, andaba en velocidá y cunucimientu a metá caminu entri el viajeru y el fax.

Muchos años dimpués, anduvi por sigunda vez entri las callis asolejaas que sulcan el urbanismu esqueléticu mejicanu, que dendi que si istruyó lo que se jezo ena época precolombina custruyi too n’un istilu de mediu jacer. A otra güelta bía estáu cumu un turista, cunuciendo a la genti cumu l’amu conoz al servicio. Peru a esta güelta mi tocó andar polas callejas anchas y esgalichaas de Valle de Chalco, nondi los culibríis runflaban alredior de las floris de bardalis clandistinos y los zopilotis pasaban altos y espitaos por cima’l canalizu nondi el Narcu dejaba los sús muertos tres belos disparáu ena cabeza. En tal de comer de restauranti, cumimos tortu verdi amasáu en balducos de prásticu, apastrajáu también nel prásticu sacáu de cortar bolsas de la compra, enas casas; y si no cumíamos ena calli, enos puestos de las prazas que jacían undiquiera y a diariu. En tal de tocar nel Teatru Principal, tocábamos n’andarivelis entarajilaos de empresti, colo que la genti jue atropando. Viajábamos en cochis astraos de genti que diba con nós a vemos, u n’autubusis de línia que isviaban el giru cutianu pa llevamos undiquiera por dellos pesos. Entonz la idea que mi veno a la cabeza jue que nunca mas gulviría a ser un turista, pudiendo ser un viajeru. El viajeru es unu entri los demás, y el turista es un cunsumior que va con inflas pol mundu, y de puru cunsumir trimina siendo él mismu puru prudutu.

La nuticia está ena idea de estar juera, porque estranjeru veno siéndolo ena mí tierra

Llevo cuasi una semana siendo estranjeru juera. La nuticia está ena idea de estar juera, porque estranjeru veno siéndolo ena mí tierra; si quieris saber cúmo es eso, preba a hablar cántabru y serás unu menos en tal de unu mas entri la tú genti.

Cuandu pisé el suelu escocés ya era un ratu grandi la nochi, los cochis criaban hielu brancu enos capós y el suelu chispeaba luzucas rejelaas, refleju de la luz murtizu de farolas ralas.

A otru día, cumu de primeras caí en que nu bía traíumi las pastillas que tomo, dibía mirar de cunsiguilas acá, n’Idimburgu. Y entonz, mi ví cumu viajeru, entri la demás genti, lo unu de casta terreñu y lo otru viníu de caulisquier parti´l mundu. Rellenando una tarja, asistencia sanitariu de baldi. Escocia trata bien al viajeru y a quin vien a buscá-la vida. Escocia, gobernáu por nacionalistas. Ya pudía arrijundí-l ejemplu entri tantu nonacionalista celtibéricu. Asina que nativu desóticu en Cantabria, viajeru n’Escocia, agraezo que n’Idimburgu no maneji la lei dingún partíu facista/facistuca/cuasifacista/antipáticusocial que dijendo “los escocesis primeru” jaga perdé-la humanidá a la genti, y perder genti a la Humanidá.

Ser, Estar
Comentarios