miércoles 18.09.2019

Tantu por cientu

Y cumu el colegui aquél del baruciu de la callucia de Torlavega, reaiciona la genti ripitiendo la cunsina y pensando que es cosa que li sal de drentu.

mugu180719Jardiniría municipal | edc

Arrecordaba jaz pocu que siendo mozu, n'aquel baruciu d'aquella callucia de Torlavega estaba unu d'esos típicos cunvicinos jóvinis, agarraos de cuntinu a un porru y un botellu de cerveza, y aquel día andaba dijendo que votó a Herri Batasuna "para joder a la policía". Cualisquiera biera pensáu que daquella la genti jovin aquello era mui antisistimísima, peru al pocu tiempu el mesmu sujetu hablaba de la Guerra d'Irak, y la justificaba dijendo "Cómo?? Que me suben la gasolina?? Muerte al moro, tío, muerte al moro!!".

Los orangutanis abora muerin masacraos por una endustria alimentaria que mos cunsidera monos de supermercáu

L'aceiti de palma empenzó cola bulliría endustrial. Derréu acanzó a las marcas de galletas de la antígua merindá campurriana. A última hora ya se vei jasta en prudutu de panairía caseru. La selva d'Insulindia muer pa que el aselariáu ocidental coma lambiqui de güena vista. Los orangutanis, cuyu nombri sinifica "genti de la selva", y que vivían jasta jaz naa ajenos al muéstru mundu de ricos de baju prisupuestu, abora muerin masacraos por una endustria alimentaria que mos cunsidera monos de supermercáu. Abora magino una justificación cumu aquella otra: "Cómo?? Que me suben la palmera de chocolate?? Muerte al mono, tío, muerte al mono!!".

Enas clasis d'Hestoria que ricibimos ena iscuela mos enseñaban que los europeos y ocidentalis juimos la vanguardia del pensamientu y que civilicémos al mundu sacándolu del atrasu. Y esa enseñanza no valió sólu pa justificá-l pasáu vergonzosu de guerra y saquéu que Ocidenti tien col mundu, sino que ena menti astraa de inflas del ocidental, justifica el presenti y es pa justificar un juturu nel mesmu plan.

Hagüañu cunsumir tien mas que veer con una zuna, y el comprar antiguu con una necesidá

Los aselariaos d'esto que llaman Primer Mundu y mas los del Cuartu Mundu, los mas probis del Primeru, compramos ropa baratu y cumida baratu del Terceru. Tamién dejemos desprimeru pol caminu las cundicionis laboralis que cumu quin diz, cunsiguierin con sangri –muchu propiu y pocu ajenu– los muéstros güelos. Bien poca dura tuvo la cunquista. Cunsumimos baratu comprando baratijas y melanis, trapandelis sintéticos con palabras inglesas, y pagamos lo baratu con pocu dineru y muchos derechos. Hagüañu cunsumir tien mas que veer con una zuna, y el comprar antiguu con una necesidá. El baratu mos está matando, y al mundu con nós. Cuesta allegar a últimos indo a la última, porque comprando baratu la plusvalía el Capital lo saca de la manu baratu d'obra, y lo mas baratu anda pol momentu ena otra isquina'l mundu. Ya estamos mitíos nel procesu de cumpitir dendi aquí con eso. No faltan pulíticos, analistas y piriudistas pa convencemos de que ési es el caminu.

Y cumu el colegui aquél del baruciu de la callucia de Torlavega, reaiciona la genti ripitiendo la cunsina y pensando que es cosa que li sal de drentu. A escalas distintas, un presidenti despóticu cumu los que veemos triunfar abora y un vicinu con vocación de uveja dóberman cumu el que tenemos vistu vivir fracasáu tola vida están manejaos polos mismos jilos. Primeru l'unu diz la razón de la sinrazón y arréu l'otru, multiplicáu, lo corea. Matar a quin sea, porque somos nós y podemos.

Estamos viviendo un momentu potrosu de la Hestoria nel que las aligrías mas jondas están ya en comprar misiriucas

Estamos viviendo un momentu potrosu de la Hestoria nel que las aligrías mas jondas están ya en comprar misiriucas. Y la parti que falta ena etiqueta de caa cusucia que compramos no es el tantu por cientu de nailon, poliéster, azúcar u aceiti de palma, y no digamos ya de petróliu quemáu, sino el tantu por cientu de dañu y enjusticia. Y no es pocu lo que lleva caa cosa.

N'un mundu globalizáu, globalizáu a lo capitalista, la miseria y la plusvalía viajan enjuntu. Y la miseria mental, eso crez cumu ujanos enos calabris, calabris andantis que pueblan esti mundu con una cartera llena de caldirilla y un deséu infirmizu de comprar cualisquier cusucia. Vivimos una pilícula de zombis ena que cualquiera se puei cunvirtir n'un muertu andanti de Torlavega, indo entriquidenti por una calli cuasi disierta, llenu de razonis pa matalo too en cualisquier parti'l mundu a cundición de que no li suban el preciu del melán que llama ropa, el cumistraju que llama dulci, u la gasulina que gasta pa ajuír de eso que llama vida propiu.

Tantu por cientu