Martes 23.10.2018

Tránsitu

Jaz un tiempu empenzó a leesi la espresión “el raca-raca nacionalista”, cumu risumin de unas desigencias impusiblis de satisfacer.

mugu020818Estampa del país de Dinguna Parti; regatu Brazumar, Castru | edc

Cuandu jaz mas de veinti años istudié nel bachiller d’aquél tiempu las “Lenguas y dialectos de España”, los libros de testu vinían iscritos por Fernando Lázaro Carreter, académicu de la RALE. A los años, y pa esi día ya bía lluvíu bien agustu, lií un libru del mesmu autor, “El dardo en la palabra”. N’aquel libru, l’académicu contaba los estrobos que viía jacer col castellanu, la mayuría d’ellos por mor d’un isnubismu y una cursiliría de aquél cosmupulita. Arricuerdo dellos casos que punía, y veo cúmu hui están acetaos pola academia, casu de “mentalizarse”, un verbu sacáu de la manga jaz cuatru días que abora tien tul derechu’l mundu.

N’aquel libru de primeru de bachiller lií el que aluegu supi famosu “Nire aitaren etxea”, de Gabriel Aresti, cumu ejemplu del vascuenci, y mi susprindió leer un iscritu n’estremeñu que jasta que no treminé y ví firmáu por Gabriel y Galán, pensé que juera de Manuel Llano u otru escritor ya del país. N’aquel testu se trataba too ello con naturalidá.

Unu de los desapartaos del capítulu hablaba del Leonés, y cumu una parti d'él, lo que llamaban d’aquella el 'Montañés'

Unu de los desapartaos del capítulu hablaba del Leonés, y cumu una parti d'él, lo que llamaban d’aquella el Montañés. Punían cumu caratirísticu l’usu del diminutivu -uco, y masque tuviera daquella bien poca concencia lingüística, pensé que estaba mal puestu por angún siñuritu capitalinu, ya que tinía de ber puéstulu tremináu en U, -ucu, que era cumu lo bieran dichu ligítimu los de casa.

Dilliá acá, juimos a pior. La genti del -ucu jué muriendo, cuandu no lis murió la palabra en vida. Inclusu la genti del -uco está muriendo abora, junta lo del -ucu. Quin naza abora va a vivir entri -ito, -aco y pocu mas. Cuasi tul mundu quier ser u paecer siñuritu de curtiju latifundista, tipu cañí tilivisivu, u cosmupulita del mileniu, peru empleando muchas menos palabras y dijendo muchas mas tochaas.

Cambeá-l -ucu pol -uco, entá mos paició pocu y juimos a pol -ito. El cántabru era cosa pa dejar atrás, el castellanu con deji de la tierra acabó siendo igual de pocu respetabli, y cumu pueblu cunvirtíu en públicu tilivisivu, el propiu castellanu lo estamos dejando atrás cuandu entá ni bía cuajáu de too, y vamos cara el cheli, que es el moelu de lo sellencu, y lo abrazamos cumu propiu de la mesma manera que abracémos desprimeru el flamencu.

No es que jagamos lo que mos mandin, sino que damos un pasu mas allá y obedecemos cumu una ordin lo que si mos sugiera.

La enseñanza del castellanu se incimentó nel despreciu al cántabru y adunició a costa del acaicimientu del cántabru

Lo ciertu es que no hai progresu, sino retrocesu. Cambeá-l cántabru pol castellanu no erció el livel cultural de la genti. Mos jezo mas naidi. Mos dejó mas ajenos a la casa. No somos un ejemplu de pueblu con una cultura general grandi, y eso siendo unu de los pueblos del estáu a la cabeza de la alfabetización dendi’l principiu. La enseñanza del castellanu se incimentó nel despreciu al cántabru y adunició a costa del acaicimientu del cántabru. El moelu castellanu que enseñaban era clasista, y entá está mui viva ena genti la idea que aúni el cántabru y el olor a muñiga. Y cumu es un moelu identitariu y nacional, jasta el castellanu que mos enseñan y enseñarin iscumienza a quedase atrás, y abora es cuandu cualisquier paisanu u paisana puei empenzar a sincerase con un “ej que”, cumu si li saliera del alma esi rigistru, y cumu cosa sellenca, jonda y natural que toos comparciamos. La cosa es paecese mas a lo que la tilivisión pon, que se tien pol espeju de lo muéstru, de quínis somos. El castellanu, tamién, va caratrás, lo mesmu en Cantabria que juera, porque no va desaparáu de la suerti de la clas social a la que si lu enseñarin, y ésta se emprobez en tolos sintíos. Escastaa, la genti aselariáu está nel tránsitu del país al arrabal, col escasti necesariu pa que el sistema disponga agustu tantu del país cumu del paisanaji que no sinti dinguna liga con él.

Biendo allegáu a esti puntu nondi lo nativu es lo mas desóticu, salta la nuticia: arrisulta que n’una asinatura que ya desistía, la de Patrimonio de Cantabria, se va a istudiá’l cántabru, namás que cunuciendo un pocu dellas caratirísticas. Saltan los fabricantis de upinión públicu, u los que desean selo, a cunvirtilo n’un escándalu. Una cosa que ya se istudiaba jaz cosa de veinti años.

Jaz un tiempu empenzó a leesi la espresión “el raca-raca nacionalista”, cumu risumin de unas desigencias impusiblis de satisfacer. En rialidá, aquí el raca-raca es otru; no basta que el cántabru se acabi, tampocu hai que istudiá-lo pocu que se istudiaba jaz dos décadas, porque se vei cumu un piligru pa la democracia y la cunvivencia. Estos nacionalistas que se dicin “nonacionalistas nunca tienin bastanti. Están col raca-raca, el suyu, porque se conoz que el suyu es el que val.

Tránsitu
Comentarios