Domingo 19.05.2019

Tresmitir

Iscunfiar, la primer enseñanza. El piligru es el otru. Ser cucu, iscunfiar, el piligru en ca’l vicinu.

mugu070319Verdi mugu | edc

Por un regular, iscunfiando; de manu de cualisquier cosa que viniera de juera, u de otru. Agarrase a lo cunucíu, iscunfiar de lo que no si conoz. Si no se es listu, polo menos ser iscunfiabli.

Iscunfiar, la primer enseñanza. El piligru es el otru. Ser cucu, iscunfiar, el piligru en ca’l vicinu. Él, malu; tú, cucu. Dihí salierin dichos cumu aquél que diz que “El que a otru pueblu va a casar, u va engañáu u va engañar”.

Y a un tiempu, mijiendo eso col compleju de atrasáu. Con semejanti ceazu si cirnió la estampa de la Cantabria d’hagüañu. Dellas cosas no pasarin pol colaer, y otras, sí.

De las que sí pasarin, antiguas: Los caciquis. L’odiu al árbul. Tirá-la jatera en cualisquier ispindiaju. Iscunfiar. Escondé-la intinción. Amirar cuandu no amiran y amirar cara otru lau cuandu lu puein saludar a unu. Veé-lo que pueis sacar de tratar con quinquiera. Paecer. Los pleitos. Echá-la mierda al ríu, y a cualisquier sitiu a falta de ríu.

Llevase bien col malu con poder. La ‘canción regional’. El ‘dulce típico’. Las suvincionis.

De las que sí pasarin, moernas: Quemá-l monti. El venenu pa las ratas. El venenu pa las sarzas. El venenu pa los topos. El venenu pa los panojalis. El venenu pa los tomatis. La plaqueta de forrar casas. Los chalés con patas.  Vendé-los praos. Los contratos. Los barrios privaos. Tragar tilivisión a esgaya. Llevase bien col malu con poder. La canción regional. El dulce típico. Las suvincionis. La zuna de querer veese al treviés de los ojos del típicu turista papardu.

De las que no pasarin, antiguas: Cantar tonaa. El cántabru. Las casas cumu antañu. La vecera. Los concejos. Los trebajos a cumuña. La palabra daa. El valor del cumún. La conversación.

De las que no pasarin, moernas: La idea de sociedá. Conocer otras maneras de veé-la vida. Salir del joracu vital.

Y aluegu, cuandu los traban, llorá-las penas porque lis llevan la cabaña entera

Una campaña vitrinaria, y otra, y otra, y asina jasta que San Juan abaji el déu, tratando de escastá-l albortu. Y ellos, cucos, iscundiendo el ganáu malu, vindiéndolo al otru. No acanza la vida pa escastá-l albortu. Sigún pinta, se quedará pa siempri. Y aluegu, cuandu los traban, llorá-las penas porque lis llevan la cabaña entera. Tantu esconder pa allegar a eso. Custumbris rurales de Cantabria.

Iscunfiaban, peru a lo zurrucu aprindierin dellas palabras de aquella genti que odiaban, iscunfiablis. Aprindierin a dicir que eran los jardineros del paisaje. Que eran los guardianes de la tradición. Que eran los mayores conservadores del medio. Y a juerza de contalo los unos a los otros, paez que jasta lo criían.

Verdeguean los praos que se llevan al día, y por eso se conocin los praos pirdíos, ya no verdeguean

Una amiga mi dicía n’Escocia que los montis allí no eran verdis cumu los de Cantabria. Li diji que eran igualis, porque los montis de Cantabria no son verdis, no los que tienen la pación. Aquellos enos que crez la herba, n’un añu normal sólu verdeguean ena primovera. Verdeguean los praos que se llevan al día, y por eso se conocin los praos pirdíos, ya no verdeguean. Al turista papardu y al aututurista pruvincianucu lis puei jacer muchu el verdi de los praos, peru esi no es el verdi’l monti, y tampocu el color de Cantabria, si lo que veemos son plantíos de ucálitu tasmanu.

Y poca tradición rural tienen ya pa tresmitir. Si la tuvieran, tampocu tindrían la intinción. Si tuvieran la tradición y la intinción, tampocu tienin quin quiera heredalo. La tradición rural no interesa nel pueblu, porque tampocu interesa ena ciudá, otra cosa es que nel pueblu esté fácil vivir cumu ena capital.

Es un cuentu malu de vender, y a eso de ser iscunfiabli somos tamién los demás.

Tresmitir
Comentarios