miércoles 18.09.2019

Vida, piligru, venenu y duda

Tengo por ciertu que no debi ser naa sanu vivir empar de un tresformaor de los grandis, y tampocu debi ser mui derechu que tenga por techu un estanqui con mas de una tonelaa de augua y balsa tósicu. Asina vivíamos ena manu guapa de Torlavega.

Implu fluricíu Implu fluricíu

La cumida da duda comelo. Da duda respirar. Da duda el olor drentu d'un cochi nuevu. Da duda pasá-la desistencia su los jilos de la alta tinsión. Esta vida muéstra da duda. 

1.- La tercer casa ena que vivimos, y daquella era eno mijor de Torlavega, estaba n'una manzana d'idificios viejos y otros que de puru moernos avejentaban entá primeru. Nós vivíamos nel soberáu d'unu de aquellos pisonis moernos; partatrás, daba a un patiu istirior grandón al que daban tamién las detraseras de tolos idificios de las cuatru callis que arrodeaban la manzana. El fondu d'aquél patión era un desordin de terrazucas ralas, tejaos d'uralita a difirientis alturas, y un estanqui cuasi en metá que tinía un fondu averdáu de balsa con pejis de coloris allá, los unos naranja, los otros negru, y dellos mistos, pinturrastiaos. Andando polos tejaos d'uralita vivían gatos que ripitían el culuríu de los pejis. Los críos echábamos ratu amirando polas ventanas a los pejis, y dellos vicinos lis echaban pan pa que cumieran. Cuandu los pejis notaban que cualisquier cosa champujaba nel augua, siguiendo un estintu que era estadística puru acudían barruntando un mindrugu que roer. Tamién a los gatos lis caía cumida  de las ventanas, que siría pollu lo mas d'ello. L'ultimu detalli culuríu eran las pinzas de prásticu que caían de los tendalis, de culurinis de manu, y que treminaban cugiendo el agrisáu suciu d'aquel patiu, d'aquel pueblu y d'aquellas vidas, entri gatos, pejis y genti.

La manzana ena que vivíamos estaba custruía en tornu a un tresformaorón elétricu que tinía un estanqui por techu

L'estanqui tindría, li carculo, una cuarta de calu. Estaba, a la contra de cualisquier estanqui, no partabaju del patiu, sino eno altu del únicu idificiu que tinía drentu, un bloqui iscuru que pintaba un cuadru esigualáu y ganaba n'altura a los tejaos y terrazas que lu arrodeaban. La manzana ena que vivíamos estaba custruía en tornu a un tresformaorón elétricu que tinía un estanqui por techu. La lluvia del país garantizaba que siempri tuviera augua n'abondu. Eran otros años y lluvía distintu. Yo no echaba sólu el ratu amirando a los pejis; al bordi del estanqui acudían los gurrionis -pos daquella entá era normal veelos- a beber, y las pisonderas jurricando la cola a comer musquitos. Tamién acudían los volancejos y las gulundrinas a beber volando, ensin aposase tan disiquiera, y pola nochi los sapulatos bibían del mesmu arti. Col tiempu, viías a los pejis escarajiteando pol fondu, y dejando estelas turbias de balsa que magino ricu en plomu; cuantu mas tiempu pasaba, mas adunicía el fondu de balsa y menos espaciu quedaba d'augua. Las pisonderas empenzarin a poder andar en daqui isquina por cima la balsa. Gurrionis, volancejos, gulundrinas y genti dierin en enralecese y allegarin las gaviotas. Entraban al estanqui y al champujar acudían los pejis; los cumían. Tamién cumían lo que li echaban a los gatos, y al tiempu, las lechugaas de los gatos si no andaban al cuidu.

Tengo por ciertu que no debi ser naa sanu vivir empar de un tresformaor de los grandis, y tampocu debi ser mui derechu que tenga por techu un estanqui con mas de una tonelaa de augua y balsa tósicu. Asina vivíamos ena manu guapa de Torlavega.

Cuandu diba a comprar planta a la tienda, lo que mas vindían era venenu

2.- De caminu a Sanander paso junta dos redondas y por dos túnilis. La una estaba de verdi jasta que li pusierin las plantucas de culurinis esas colas que la genti avirigua y anuncia cuándu una tierra es prau y cuándu pasa a ser prupiedá. Pocu mas allá, junta'l primer túnil, hai un prau que pica en pindiu y suel estar de maiz. Esti añu ya lu envenenarin y remanició amarillu. Abora está rotabateáu, asperando cogecha pal veranu. La redonda, el día que empenzarin a acaldala pa la plantar, la envenenarin tamién, ensembli colas márginis de la carretera y de l'autuvía. A otru día acancé a pasar nel momentu que un paisanu estaba jaciendo bolas de silu con aquel verdi que ya era rubiu venenosu. Aluegu, el silu aquello lo cumiría un ganáu de carni u de lechi, lo mesmu que la maiz vicinu.

3.- Allá tras yo tamién jui agricultor n'ecológicu, y l'aministración curiaba que tul procesu que acompañaba la prudución juera libri de químicu, lo que se llama la trazabilidá. Peru cuandu diba a comprar planta a la tienda, lo que mas vindían era venenu, juera pa las sarzas, pa la herba, pa los topos, pa los aronis, pa las ratas u pa los lumiagos y caracolis. Tenemos l'agricultura'l venenu.

4.- Y tamién juí canteru. En tal de jacer cantiría sellencu, jacíamos morios por juera de los chalés, pa dali un aquél rústico a la genti que, moernu, mudaba a vivir al campo. L'amu la obra, que era quin apulizaba aquel decoráu de teatru rústico, mandaba a los arbañilis d'aquellos chalés sosos que se pritindían casonas que ataparan bien con ispuma de poliuretanu los espacios su la teja, pa aprivinise de que los gurrionis jacieran los nialis. Los gurrionis se conoz que no son rústicos.

Vivimos su'l piligru de la rayación y el venenu, aselaos

5.- Los gurrionis, volancejos, gulundrinas y sapulatos, los unos mas que los otros, están a cáa güelta mas ausentis de los pueblos y ciudais d'Europa. Paez que los cambeos ena manera de llevá-la agricultura son la principal razón del descensu de muchos d'ellos.

Desisti una trazabilidá pal prudutu ecológicu, que dibiera ser el prudutu normal. Peru no desisti una trazabilidá del venenu ena agricultura, que dibía ser una esceición, l'últimu ricursu si escasu y no la regla. Mos acustumbran a vivir tranquilos junta un tresformaor col techu d'augua y balsa, y no mos quejamos. Vivimos su'l piligru de la rayación y el venenu, aselaos.

Cain los pájaros primeru, cumu alvirtíu, y caemos nós arréu porque vivimos una vida canciríginu. Eso sí, vida canciríginu que da empléu y reitu.

Vida, piligru, venenu y duda
Comentarios