Sábado 25.05.2019

Voz y Bótox

Paicía que La Bota bía ordenáu ser libris, y hebo que jacese a ello.

mugu030118Al mugu dingunu lu cunvidó | edc

Cumu güenos Hijos de La Bota, los sús padris, cumu los sús güelos y los demás antíguos, juerin criaos siendo apriviníos de la libertá, pa tener una autoridá por riba, pa obedecer y asperar una recompensa n'otra vida nel cielu.

Los tiempos cambeaban y cuandu la autoridá no estaba asechando, empleaban los ratucos de libertá clandistinu en saltasi un pocu las leis. Eso tamién cumu los sús antepasaos, cumu se aspera de los Hijos de La Bota cuandu ella no asecha. La Moral la respetaremos cuandu corramos piligru de que mos trabi, sino, jaremos cumu probis lo que li vimos siempri jacer a los que mandan: saltasi la lei sigún lis pinti. Ensin que ellos se enterin. Callanducu.

Los padris del naciatu ciudadanu tinían de manejase con una libertá de cuartel vacíu

Allegó un tiempu nel que paicía que too bía cambeause; daquella veno esti ciudadanu al mundu. Paicía que La Bota bía ordenáu ser libris, y hebo que jacese a ello. Los Hijos de La Bota estaban pocu práticos, y tres levantase la suela que atapaba la visión del mundu, la luz que lis entró pola vista jue mas cegaora que cualisquier ciscu que biera traíu una ventolaa nel disiertu. Los padris del naciatu ciudadanu tinían de manejase con una libertá de cuartel vacíu, de súpitu, cumu ciegos con una vara d'avillanu en metá d'un avillanal astráu de ciegos viéndose nel mesmu apuru.

Isnugos de órdenis que obedecer, duendos a golpis de regla y castigu, los padris del ciudadanucu de cría lu criarin dándoli libertá cumu quin biera puéstuli sólu bolsas de lambiquis de supermercáu nel pratu cutianu, porque los Hijos de La Bota no son a cuncibí-l ordin ensin autoritarismu. El padri, mui jaqui, derrochando libertá: A mi hijo no le dice nadie nada; ya, ni tú tampocu si lo dicis nunca, majusaláu.

Por aquella pantalla salían a acompañalu por espáciu de dellas horas al día drentu de casa unos presonajis con trazas entri empingorotaas y raqueras

Los que juerin criaos pol Palu, criarin a los suyos col Regalu. Los que tuvierin pocu y caltinían el sinciu de tené-lo que juera, li dierin a los hijos tolo que las sús pamplinas pidieran. Colos ojos atestaos de coloris y las manos ensin saber entri mil cosas cuál atentujar, aprindierin que la gracia era cunsiguir trastis de los sús padris, jatera que tener, en tal de espáciu pa estar y atinción. La tilivisión era la voz que uían, y no la de los sús mayoris, críos grandis tamién pindientis de tener y prisumir de cosas. Por aquella pantalla salían a acompañalu por espáciu de dellas horas al día drentu de casa unos presonajis con trazas entri empingorotaas y raqueras, que se enciscaban en zaragatas eternas, iscundiendo los vicios de la sú comenencia y estapando los del de aláu, dijendo raqueraas al treviés de morros cebaos de bótox. Un día trés de otru. Esas juerin, ena prática, las clasis de ética, moral y ciudadanía del ciudadanucu. El provechu imediatu, sacá-la tajaa costanti, jacé-lo que sea pa cunsiguilo, atapalo cuandu pinti, iscubrir al otru cuandu lo jaz. La misma cosa está bien si la jago yo y mal si la jaz otru. Yo, lo míu. El mí derechu no tien un fundamentu que me ubligui a cunsiderar que tamién es de otra genti; es míu porque ero yo. Nací con él puestu, cumu los reis; a la final yo ero el Rey de la Casa.

Las sús upinionis eran de impulsu iguísta y pocu calu. La estética suterró a la ética. Enas nochiviejas, el ciudadanu ya mozu vistía de traji ubligatoriu, cumu el burgués que no era, siguiendo un protocolu refináu que era lo mas contrariu a la sú custumbri de criuciu contempláu, y diba dejando por ondi pasaba too cumu un esvarciaéru de churras y basura. Ijircía el derechu natural que pertenez a los bien vistíos.

Un día, el Rey de la Casa jezo los deciochu años, y pasó a ser Ciudadano.

Tien derechu de votu, y too...

...y naa.

Voz y Bótox
Comentarios