Miércoles 14.11.2018

Sin nosotras ni se produce ni se reproduce

Si paramos nosotras se para el mundo. Pararemos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce y sin nosotras no se reproduce.

Sobran motivos para la huelga de este 8 de Marzo. Sobran en la misma medida en que sobra discriminación y violencia sobre la mitad de la población de nuestra tierra.

Sobran porque nos faltan todas las asesinadas por el simple hecho de ser mujeres, por ese feminicidio que nos arranca a nuestras hermanas, a nuestras madres, a nuestras amigas, a nuestras iguales. Y sobran también porque somos la mitad de la población de nuestra tierra las que seguimos sufriendo violencias machistas por parte de un sistema patriarcal con hombres que siguen creyendo ser nuestros dueños o superiores.

Sobran porque nos violan. Porque nos anulan. Porque nos quieren con miedo, sumisas. Y sobran porque cuando lo contamos la respuesta vuelve a ser violencia: se nos cuestiona, se nos juzga, se hace recaer la responsabilidad en nosotras y no en quienes nos agreden. Sobran porque la violencia institucional es nuestro pan de cada día. Y sobran también por el amarillismo con el que los medios de comunicación relatan las violencias que sufrimos.

Las mujeres cántabras tenemos menos trabajo, más precario y con peores condiciones por el simple hecho de ser mujeres

Sobran porque somos dueñas de nuestros cuerpos y queremos decidir sobre ellos. Porque nuestros derechos sexuales y reproductivos o no están reconocidos, o no están garantizados o están limitados. E incluso porque muchos de ellos no están ni siquiera reconocidos para todas las mujeres. Sobran porque el aborto sigue en el Código Penal. Y sobran de la misma forma en que sobran todos los estereotipos y cánones estéticos con los que muchas ni siquiera nos identificamos, pero que se usan para oprimirnos y condicionarnos.

Y sobran también por nuestra situación en relación al trabajo. Sobran porque existe la brecha salarial y porque nuestros salarios son mas bajos, revelando de manera clara la discriminación que sufrimos en nuestro día a día y que condiciona de manera clara nuestras vidas.

Sobran porque son 106 los días de más que tiene que trabajar una mujer cántabra para cobrar lo mismo que un cántabro y porque esto se traduce en unos ingresos anuales de 7.300 euros menos. Y sobra porque lideramos el bochornoso ranking de la brecha salarial en España, situándose la brecha salarial en Cantabria en el 28,92%.

Sobran porque las mujeres cántabras tenemos menos trabajo, más precario y con peores condiciones por el simple hecho de ser mujeres. Sobran porque los sectores laborales feminizados son los que tienen los salarios más bajos y porque la conciliación es un reto imposible que nos lleva a que el 90% de las excedencias las soliciten mujeres y a que el grueso de los contratos parciales sean también para nosotras. Y sobran porque todo esto nos lleva a una brecha de las pensiones que hace que las jubiladas de Cantabria afronten el final de sus vidas con una media de 500 euros menos de pensión que los hombres. 500 euros menos a pesar de los millones de horas trabajadas no remuneradas y no consideradas empleo que hacemos las mujeres: todo el trabajo invisible, ese trabajo reproductivo que, según estudios, supone el 53% del PIB de nuestro Estado y que supone, nada más y nada menos, que las mujeres dediquemos 76 días a estas tareas que sostienen la vida, pero que precarizan las nuestras propias en la medida en que no se tienen en cuenta ni se monetarizan. Sobran porque es necesario distribuir el trabajo y la riqueza de manera equitativa e igualitaria en la sociedad. Porque queremos una Cantabria feminista en vez de una que siga discriminando.

Sobra discriminación y violencia sobre la mitad de la población de nuestra tierra

Este jueves 8 marzo las mujeres paramos para poner la vida, nuestras vidas, en el centro de la acción política, demostrando, una vez más, que si paramos nosotras se para el mundo. Pararemos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce y sin nosotras no se reproduce.

Somos muchas las dispuestas a seguir trabajando y sumando hasta que el feminismo sea la columna vertebral de una Cantabria mas justa. Y lo será, seguro que lo será, porque el movimiento feminista es un movimiento imparable y ganador.

Este 8 de Marzo va a ser histórico y que va a constituir, sin duda, un gran hito en esta revolución que ya está en marcha: la revolución feminista.

Sin nosotras ni se produce ni se reproduce
Comentarios