jueves 21.11.2019

Paro, precariedad o emigración

Trabajo precario. Trabajo temporal. Trabajo mal remunerado. Estas son, muy mayoritariamente, las opciones al desempleo en Cantabria a día de hoy.

Hace unos días conocíamos los datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2017: En Cantabria, el desempleo aumentó un 8% respecto al trimestre anterior. 2.800 personas desempleadas más, que hacen un triste total de 38.500 sin trabajo en nuestra Comunidad. Las políticas de empleo fallidas del gobierno PRC-PSOE nos siguen alejando de la tendencia estatal, cuya media refleja un descenso del desempleo del 0,4% para el mismo periodo. Desgraciadamente, nuestro gobierno no tiene un proyecto para frenar el desempleo.

Añadamos otro dato importante. El desempleo femenino sigue creciendo por encima del masculino. El número de mujeres desempleadas se ha incrementado un 9,8% frente a un aumento del 6,3% de hombres sin trabajo. Y con ello seguirá aumentado el número de mujeres en situación de pobreza o exclusión. Pero el Gobierno sigue haciendo oídos sordos a esta feminización del paro y la pobreza, sin desarrollar políticas públicas que lo atiendan de manera efectiva. Necesitamos de manera urgente políticas públicas que frenen está desigualdad de género, que demasiadas veces tiene como consecuencia la imposibilidad económica de salir de situaciones de violencia. Y son demasiadas, asquerosamente demasiadas, las que terminan asesinadas.

El Gobierno sigue haciendo oídos sordos a esta feminización del paro y la pobreza, sin desarrollar políticas públicas que lo atiendan de manera efectiva

Pero tampoco es mucho más halagüeño el escenario para muchos y muchas de las que consiguen un trabajo. La precarización del empleo está generando una gran bolsa de trabajadores pobres. Cántabros y cántabras  a quienes, aun teniendo empleo, sus salarios y sus jornadas no les permiten llegar a fin de mes. Sus jornadas y sus trabajos no les permiten tener una vida digna.

Y esta situación vuelve a darse con mayor intensidad en mujeres que en hombres. Y es que nosotras acumulamos el 74% de los contratos con jornada parcial. Y los tenemos porque, muchas veces, el trabajo de los cuidados, ese que ni se nos reconoce ni se nos remunera, ese trabajo invisible no nos permite trabajar jornadas completas. No nos quedan horas en el día.

Trabajo precario. Trabajo temporal. Trabajo mal remunerado. Estas son, muy mayoritariamente, las opciones al desempleo en Cantabria a día de hoy. 

Según la última Encuesta Cuatrienal de Estructura Salarial de 2014 el salario mediano en Cantabria ronda los 14.500 euros anuales, unos 1.040 euros al mes en 14 pagas. El trabajador mediano en nuestra Comunidad es mileurista. Y, además, el 25% de los trabajadores y trabajadoras de Cantabria gana menos de 12.659 euros brutos año, y el 10% menos de 7.135. Una de cada diez cántabros y cántabras gana menos de 509 al mes. Trabajadores y trabajadoras precarias. Trabajadores y trabajadoras pobres.

Las políticas del PSOE y del PP han expulsado y siguen expulsando gente de nuestro país. Y lo peor es que todas sabemos que este dato está muy lejos de acercarse a la cifra real

Muchos y muchas, especialmente jóvenes, tratan de salir de esta situación, de este futuro incierto, emigrando. Según datos oficiales, la emigración ha aumentado un 63% en España desde 2009. Las políticas del Partido Socialista y del Partido Popular han expulsado y siguen expulsando gente de nuestro país. Y lo peor es que todas sabemos que este dato está muy lejos de acercarse a la cifra real. Muchos y muchas emigradas no se registran en los países en los que residen por lo difícil, cuando no imposible, que resulta ejercer el derecho a voto o porque pierdes tus derechos sanitarios en España. Todo esto camufla y disminuye unas cifras indignantemente altas. Y mientras, el Gobierno de Cantabria sigue sin desarrollar políticas para que ellos y ellas, los emigrados y emigradas, nuestra generación mejor preparada, vuelvan. Les necesitamos para revertir la dramática situación de nuestra Comunidad. Les debemos un futuro digno en su tierra. 

Hoy también volvemos a pedirle al Gobierno de Cantabria que aborde de una vez los problemas estructurales que tiene la economía cántabra. Necesitamos que apueste por la reindustrialización y por un cambio de modelo productivo que genere empleos de calidad en los sectores industrial y agrícola.

No estamos dispuestas a renunciar a un presente y un futuro digno. Ni paro, ni precariedad, ni emigración.

Paro, precariedad o emigración
Comentarios