Lunes 27.05.2019

Senado jaja, Senado jiji

Las elecciones del 28 de abril podían haber sido la oportunidad de cambiar esa tendencia de hacer del Senado un desguace, inútil y caro. Pero los partidos siguen teniendo sus tendencias, que no pasan precisamente por prestigiarlo, por mucho que digan otra cosa.

Hace años, cuando el sistema se estaba asentando, pasadas las turbulencias de la Transición, en el Senado acababan su carrera las viejas glorias de los partidos. Allí las ponían los suyos a decorar, a juego con la arquitectura antigua y el mobiliario de época. Bien es verdad que en aquellos tiempos, los viejos políticos solían ser los sabios, mientras que los jóvenes que les pasaban por encima iban camino de serlo. A salvo de alguna excepción, claro, que ser tonto y empeñarse en demostrarlo es un mal muy de los españoles. El caso es que el Senado se convirtió en el museo de la política nacional, entre arqueológico y de cera. Y así lleva lustros y lustros, acogiendo jubilados y perdedores de batallas partidistas internas. La sobada cantinela de darle utilidad, que esconde en sí misma el silogismo de que en realidad no vale para nada, nunca ha terminado de concretarse.

A los partidos se la chufla que en el Senado haya calidad y categoría, y por eso hacen las listas que hacen, y mandan allí a dormitar a las momias a las que mandan

Las elecciones del 28 de abril podían haber sido la oportunidad de cambiar esa tendencia de hacer del Senado un desguace, inútil y caro. Pero los partidos siguen teniendo sus tendencias, que no pasan precisamente por prestigiarlo, por mucho que digan otra cosa. En las listas siguen yendo sobrantes de tapicería, enemigos internos a los que sacar del foco, y amiguetes sin suficiente textura como para hacer otra cosa. La clase política, ese club de cínicos que siempre procura tener el culo bien posado en buena silla por si acaso, ha encontrado en el Senado el lugar perfecto para que paguemos el retiro a los que les sobra y que no tienen donde caerse muertos. O si, pero que molestan en otro sitio. A razón de casi 5.000 euros mensuales por cabeza colocada, la Cámara Alta es el trastero de lujo de los partidos y sus miserias.

Y todo cuando la última legislatura, tan convulsa e inmoderada, ha sido para cosas importantes la del Senado. Allí se cocinó a fuego lento la aplicación del artículo 155 de la Constitución a Cataluña. Allí se cerró la puerta a la aprobación del techo de gasto, que fue el principio del fin de los presupuestos de Pedro Sánchez. Y también allí se atrincheró el PP para desgastar al gobierno socialista después de que Rajoy saliera dando tumbos del restaurante donde hizo la sobremesa de la moción de censura. Eso a pesar de portavoces de outlet, rellenos de cojines y recibís de facturas orgánicas. La Cámara ha tenido su trascendencia, pero como pasa desde que dejó de haber senadores reales, no ha estado alineada con la de sus miembros y miembras. A los partidos se la chufla que en el Senado haya calidad y categoría, y por eso hacen las listas que hacen, y mandan allí a dormitar a las momias a las que mandan. No es de extrañar que lo más interesante que puede dar esa institución sean las visitas guiadas de los fines de semana...

Senado jaja, Senado jiji
Comentarios