Domingo 22.07.2018
NOJA

Los alumnos de la Escuela Taller continúan con sus prácticas de mantenimiento de jardines y fruticultura

Estudiantes de la Escuela Taller de Noja
Estudiantes de la Escuela Taller de Noja

Los quince alumnos-trabajadores del módulo ‘Instalación de Jardines y zonas verdes y Fruticultura’ de la Escuela Taller de Noja continúan durante estos días con el desarrollo de las prácticas correspondientes a la segunda fase de este proyecto formativo iniciado el pasado 1 de junio.

Así, y después de finalizar los trabajos de recolección y clasificación de las frutas que llevaron a cabo en otoño en la Huerta del Marqués de Velasco, ubicada en pleno centro del municipio, los integrantes de la Escuela-Taller acometen ahora la plantación de especies en el Centro de Ocio Playa Dorada, una tarea con la que, según ha destacado el alcalde, Miguel Ángel Ruiz Lavín, “se consigue delimitar la zona, minimizar el impacto visual de los bajos del edificio e impedir que el viento arrastre residuos hacia el desnivel existente”.

Los alumnos, que están contratados por el Ayuntamiento hasta el próximo 31 de mayo, completarán en este tiempo la formación teórica con la realización de otros trabajos en varios puntos del municipio.

En concreto, los jóvenes participantes desarrollarán en estos meses tareas de mantenimiento e instalación de nuevos jardines, el inventario de los elementos vegetales de las distintas zonas verdes de Noja, así como podas, injertos, plantación de frutales e instalación de sistemas de riego.

CERTIFICADOS DE PROFESIONALIDAD

Promovido por el Ayuntamiento de Noja, la Escuela Taller es un proyecto subvencionado por el Servicio Cántabro de Empleo (Emcan) y cofinanciado por el Fondo Social Europeo (FSE), que aporta el 91,89% de la subvención recibida para su ejecución, que asciende a algo más de 162.000 euros.

Las enseñanzas que se imparten en esta Escuela Taller permitirá a sus alumnos conseguir al término de su periodo formativo, de un año de duración, un certificados de profesionalidad de nivel 2 en instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes, que les habilitará para trabajar en huertas, invernaderos, viveros y jardines en general, además de en la conservación de parques urbanos y jardines históricos y botánicos; y un segundo certificado en fruticultura, con el que podrán trabajar como empleados agrícolas de cítricos, vid, olivo, injertador, podador o viticultor, entre otros oficios.