Martes, 22 de Agosto de 2017
El Tiempo
Opinión

Miguel del Río

Momento para ponerse de acuerdo

Todo atentado terrorista da paso a declaraciones, intenciones y también expresar barbaridades. Lo que hay de cierto es que esta vez le ha tocado a Barcelona, nuevamente en Europa, como antes ha sido Londres, Paris o Bruselas. No podemos conformarnos con decir que no hay seguridad total, porque es como renunciar al valor esencial que es vivir en paz y convivencia. En España, pero esencialmente en todo el territorio europeo, es ya momento de ponerse de acuerdo en lo que podemos aún hacer.

Antonio Vilela

Barcelona, Barcelona

Otra vez un ataque terrorista, otra vez la muerte de inocentes, otra vez personas que paseaban por la ciudad son asesinadas.

Patricianuro

La amistad

Amistad preciosa de pandilla la de Felipe VI y Letizia con López Madrid, por ejemplo.

Rafael Torres

Fronteras S.A. y Franco S.L.

Resulta imposible establecer qué es más disparatado, si dejar una parte del control de las fronteras nacionales aeorportuarias en manos de una empresa privada o la conversión del Pazo de Meirás en un monumento.

Miguel del Río

Turismo que estresa

La gallina de los huevos de oro que es el turismo para España atraviesa un momento de shock traumático debido a la avaricia. Ser potencia mundial en un sector que genera tantos ingresos requiere cuidarlo, y ahora se hace mal. No son tan solo esas campañas que invitan a los visitantes a irse. También está alquilarlo todo en lo que supone una proliferación desmesurada de los pisos turísticos, sin respetar la normal y tranquila convivencia entre vecinos que termina por crear estrés.

Antonio Vilela

El lado oscuro de la valla

La valla de la vergüenza, aquella que separa a las personas simplemente por la situación geográfica, por el lugar de su nacimiento, ningún otro mérito especial. 

José Ángel San Martín

Seve: ¿inmortalizado o mortificado?

El resultado artístico de la estatua del gran Seve Ballesteros no parece excelente. Quiso el destino cruel que su protagonista, un artista del golf, no pudiese mirarse en el espejo valleinclanesco diseñado por otro artista, cuyo nombre no pasará a la historia.

Miguel del Río

222 millones por Neymar y la indecencia

En ligas galácticas del fútbol se acometen con total naturalidad fichajes de cifras astronómicas. Acaba de pasar con Neymar, jugador por el que se han pagado 222 millones. Ya sabemos que manda don dinero, pero resulta indecente dar apariencia de normalidad a números tan desorbitados, que ahondan en la promesa reiteradamente incumplida de exigir nuevos códigos de conducta financiera que eviten los vicios y desmanes que llevan a las crisis. ​

Antonio Vilela

Dos legitimidades y una Constitución

En la situación que se vive actualmente en Cataluña algo se ha roto, esa noción de pertenencia, de arraigo se ha diluido, el enfrentamiento y los agravios han creado o aumentado el sentimiento de rechazo hacia el otro.