Domingo, 20 de Agosto de 2017
El Tiempo

LGTB

En busca y captura el acusado de la agresión a una pareja gay en Torrelavega

Los hechos se produjeron en octubre de 2015 y el hombre, que tenía 33 años cuando se produjeron los hechos, será procesado por un delito de odio.

Audiencia de Cantabria
Audiencia de Cantabria

El Juzgado de Instrucción nº 5 de Torrelavega ha dictado una orden de busca y captura contra el acusado de la agresión a una pareja de homosexuales en octubre de 2015 en la capital del Besaya. El joven, que será procesado por un delito de odio, se encuentra en paradero desconocido. El juez instructor ha emitido esta orden ante la imposibilidad de notificar al investigado (antes imputado) el auto de apertura de juicio oral, dictado el año pasado, según han informado a Europa Press fuentes judiciales. La Audiencia de Cantabria estimó en mayo de 2016 un recurso de la Fiscalía y decidió que el joven debe ser procesado por un presunto delito de odio, y no por lesiones leves como planteó inicialmente el juez instructor en el auto de procedimiento abreviado que puso fin a la instrucción. El conocido como delito de odio es un delito de lesiones de los previstos en el artículo 510.2 del nuevo Código Penal, que establece una pena de prisión de seis meses a dos años a quienes lesionen la dignidad de las personas mediante acciones que entrañen humillación o menosprecio por motivos racistas, ideológicos, religiosos o de orientación sexual, entre otros.

La Audiencia coincide con la Fiscalía en que de lo actuado se constata por parte del acusado una conducta de "menoscabo de la dignidad por la orientación sexual". Y ello porque el agresor, un hombre de 33 años cuando se produjeron los hechos, con iniciales J.A.D.V, "no conocía de nada" a las víctimas, dos universitarios de la Complutense de Madrid con los que "no había tenido ningún incidente previo" y a los que increpó al grito de "mariquitas" a la salida de una discoteca de Torrelavega un domingo de madrugada. Según relata el auto de la Audiencia, consultado por Europa Press, la agresión "es una respuesta al comentario jocoso" previo de la novia del acusado, que le dijo "mira cómo discuten los gay". Ante ello, "reacciona el acusado propinando un puñetazo en la boca a uno de los chicos y al otro un mordisco en la mano mientras les llama repetidamente "maricas"; de lo que se infiere que los insultos y la agresión lo fue por su orientación sexual y con la finalidad de humillarles", concluye la Audiencia.