Martes 17.07.2018
EMPLEO

Cantabria lidera el descenso del paro, que los sindicatos atribuyen a la estacionalidad

Oficina del Emcan
Oficina del Emcan

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 2.521 personas en junio, lo que supone un 6,79% menos que en mayo –la mayor caída por comunidades autónomas, en las que el desempleo bajó una media del 2,7%–. Además, Cantabria fue la segunda comunidad donde más descendió el paro en términos interanuales, un 10,75%, con 4.171 parados menos que en junio de 2017, solo por detrás de Navarra y a muy poca distancia (10,8%), algo que los sindicatos CCOO, UGT y USO han atribuido a la estacionalidad del empleo y a los bajos salarios en la comunidad autónoma.

En el conjunto del Estado el paro se redujo un 5,9%

En el conjunto del Estado el paro se redujo un 5,9%. De este modo, Cantabria ha registrado 34.620 desempleados en el ecuador del año, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en funciones consultados por Europa Press. En España, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en junio en 89.968 desempleados respecto al mes anterior (-2,8%), su menor descenso en este mes desde 2011. El volumen total de parados alcanzó a finales de junio la cifra de 3.162.162 desempleados, su nivel más bajo desde diciembre de 2008, ha informado este martes el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Desde los máximos alcanzados en febrero de 2013, el paro se ha reducido en más de 1,9 millones de personas.

En Cantabria, el paro descendió en junio en todos los sectores, sobre todo en servicios (-2.024), seguido por la construcción (-240), industria (-130) y agricultura (-29), además de reducirse en 98 personas el colectivo sin empleo anterior. Con todo, el sector servicios sigue aglutinando a 25.197 desempleados, seguido del colectivo sin empleo anterior (3.130), la construcción (con 3.005 parados), la industria (2.709) y la agricultura (579). Más de la mitad de las personas apuntadas al paro en Cantabria en el sexto mes del año eran mujeres, 19.181, frente a 15.439 hombres; y 2.319 son menores de 25 años, frente a 32.301 mayores de dicha edad. Entre los mayores de 25 años, son más numerosas las mujeres (18.123 frente a 14.178 hombres), mientras que entre los menores de 25, hay más hombres (1.261 frente a 1.058). Del total de parados apuntados a las oficinas del antiguo Inem en junio en Cantabria 3.190 son extranjeros, 262 menos que en mayo, lo que supone una reducción del 7,59%, la tercera mayor por comunidades y superior a la media estatal del 2,2%. En comparación con igual mes de 2017, el desempleo entre este colectivo se recortó en 240 personas, un 7%, también por encima del conjunto del Estado, donde el descenso fue del 3,6%. La mayor parte de los extranjeros que buscan trabajo en Cantabria son de países extracomunitarios, 2.191 frente a 999 que proceden de la Unión Europea. Y el grueso de todos ellos quiere encontrar empleo en el sector servicios (1.999), seguido de la construcción (315), la industria (131), y la agricultura (113). Además, 632 de los inmigrantes parados en la región no han tenido trabajo con anterioridad.

De los 27.523 contratos firmados en junio, solo 1.651 fueron indefinidos

En junio se rubricaron en Cantabria 27.523 contratos, 2.250 más que en mayo, lo que se traduce en un crecimiento del 8,9%, el tercero mayor por comunidades autónomas y frente al descenso medio del 0,13%. Sin embargo, se firmaron 731 contratos menos que en junio del año pasado, lo que supone un retroceso del 2,6%, un punto superior al del conjunto del Estado (1,6%). De los 27.523 contratos firmados en junio, solo 1.651 fueron indefinidos, 65 más que en mayo (+4,1%) y 125 más que en junio de 2017 (+8,2%). En España los contratos indefinidos se contrajeron un 2,5% en términos mensuales, pero se dispararon un 15,9% en el interanual. Mientras tanto, la contratación temporal aumentó en Cantabria un 9,2% (0,2% de media), con 2.185 contratos más que en mayo, hasta situarse en un total de 25.872. Sin embargo, se firmaron 856 contratos menos que en junio del año pasado, lo que se traduce en un descenso del -3,2%, en línea con la media (-3,1%).

A la vista de estos datos, el sindicato Comisiones Obreras ha manifestado que Cantabria "no muestra signos de estar haciendo las cosas bien" porque, en su opinión, la estacionalidad y los bajos salarios están detrás del descenso del paro registrado el pasado mes de junio en la comunidad autónoma. Según ha sostenido el sindicato en un comunicado, el retroceso del número de desempleados en un 6,8% (2.521) respecto al mes de mayo "es casi un calco" de lo ocurrido hace un año y es parte de una "enfermedad muy diagnosticada".

"No es lo mismo tener empleo que tener empleo digno"

El inicio de la temporada de verano y el bajo costo de la contratación en el sector servicios en la comunidad autónoma animan la bajada del paro, "pero no es una buena noticia", ha señalado al respeto la secretaria de Empleo en CCOO Cantabria, Laura Lombilla. El 80,28% del descenso (2.024 personas) pertenece al sector servicios, lo que demuestra cómo "sólo la precariedad tira del empleo" y el 94% corresponde a contratos temporales, "lo que habla de la estacionalidad". En Cantabria crece el número de contratos indefinidos en cómputo global (+5,9%) respecto al mes anterior, pero el 42,39% de estas cifras se debe a las transformaciones de contratos temporales. De hecho, en junio se hicieron 65 contratos indefinidos de inicio menos que en mayo. En algún sector, la caída de la contratación comunicada es significativa, como en industria, ha apostillado. Además, ha recordado que en estas cifras "que algunos celebrarán a bombo y platillo" también influyen las contrataciones subvencionadas de Corporaciones Locales, por lo que, aunque desciende el paro en todos los sectores, "no significa que se cree empleo en todos ellos", ha matizado. La gran lección de las cifras que se repiten mes a mes en Cantabria es que "no es lo mismo tener empleo que tener empleo digno", ha sentenciado la sindicalista, para quien las cifras del paro "se han convertido en una montaña rusa nada emocionante, muy previsible y que debería empujar a los actores políticos a pactar con los agentes sociales un pacto serio por el cambio del modelo productivo". Mientras eso no ocurra, descenderá el paro pero el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de Cantabria seguirá creciendo a un ritmo menor al de la media española porque "tiene que ver con un tejido productivo pobre que se traduce en un mercado laboral precarizado", ha advertido.

En la misma línea UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha reiterado que que las estadísticas de desempleo del mes de junio facilitadas hoy por el SEPE confirman que el paro disminuye "como otros años en esta época pero a costa de un empleo cada vez más temporal y precario", con un 94% de contratos temporales el mes pasado.

"El mercado laboral de Cantabria tiene un serio problema estructural"

En un comunicado, el secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha recordado que en mayo, cuando comenzó la temporada veraniega en el mercado laboral, también se registraron en Cantabria un 94% de contratos temporales y más de la mitad de ellos, un 53% (12.504 de 23.687), fueron de menos de siete días de duración, lo que en su opinión es un "signo evidente" de que el paro de la comunidad autónoma se rebaja en su gran mayoría con un empleo de muy escasa duración "que terminará aumentando de nuevo las cifras de desempleo en poco tiempo". El sindicalista también ha advertido de las contrataciones temporales subvencionadas en las corporaciones locales en esta época del año, que influyen igualmente en la disminución del paro. Para Ibáñez, no se trata de reducir provisionalmente las cifras de desempleo sino de afrontar "el serio problema estructural que tiene el mercado laboral de Cantabria", donde este año (hasta el mes de mayo) un 44% de los contratos de trabajo no supera la semana de duración (en España un 26%) "y hay más contratos temporales que nunca". Además, ha alertado de que este empleo "tan precario" tiene efectos directos a medio y largo plazo en los salarios o en el hecho de que Cantabria tenga una de la tasas de cobertura por desempleo más bajas del Estado "porque se hace cada vez más difícil cotizar lo suficiente como para acceder a una prestación por desempleo contributiva". En este sentido, Ibáñez ha precisado que la tasa de cobertura por desempleo de Cantabria el mes pasado, 50,5%, está casi seis puntos de la media estatal (56,03%) y eso que ésta es de las más bajas de los últimos años. Más de la mitad de los desempleados (20.000 ó 54%) no tiene ningún tipo de prestación.

Finalmente, el sindicato USO ha afirmado que los datos del paro, con una reducción del desempleo a comienzo del verano, muestran que Cantabria es una comunidad autónoma "eminentemente turística". Y aunque la creación de empleo "es siempre bienvenida" y USO se felicita por ello, advierte de que "no todo vale" en este objetivo. Para USO, es necesario dar estabilidad a la economía autonómica. En Cantabria, en junio, sólo cuatro de cada 100 nuevos contratos fueron indefinidos. La calidad del empleo del sector servicios, abrumador en la contratación estival, es "extremadamente deficitaria, tanto en su aspecto retributivo, en su durabilidad y en sus condiciones laborales", ha advertido. "La viga maestra que sostiene el empleo en la región, en cuanto a cantidad, sigue siendo la hostelería y eso no nos aporta estabilidad. El empleo de calidad que aporta la industria sigue sujeto a una alta temporalidad fruto de la poca confianza que el empresariado tiene en el futuro económico regional. Todo ello sin contar el efecto salida en busca de oportunidades que afecta a la juventud, y que al fin y al cabo, sirve de maquillaje de las cifras de parados", ha resumido USO.

El Gobierno dice que "no cejará en su empeño de hacer todo lo que esté en su mano para impulsar la creación de empleo digno y de calidad"

Por su parte, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Cantabria, Juan José Sota, ha destacado que la comunidad autónoma ha reducido el paro de "manera sustancial" en junio, con un descenso mensual del 6,79% e interanual del 10,75%, pero ha asegurado que "no es suficiente" para el Ejecutivo autonómico, que "no cejará en su empeño de hacer todo lo que esté en su mano para impulsar la creación de empleo digno y de calidad". Así lo ha señalado este martes en una rueda de prensa en la que, acompañado del director del Servicio Cántabro de Empleo (Emcan), José Manuel Callejo, ha valorado los datos del paro de junio publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que indican que el paro ha bajado en Cantabria en 2.521 personas, un 6,79%, siendo "el mayor descenso mensual del conjunto de las comunidades autónomas" y el cuarto mes consecutivo de descenso.

Sobre los datos de junio, ha detallado que el mayor descenso por zonas geográficas se ha producido en la oficina de empleo de San Vicente de la Barquera, con un -19,42%, seguida de Reinosa (-10,37%), mientras que en términos interanuales esas dos oficinas también son las que han acumulado una mayor bajada del desempleo, con un -26,79 y un -24,68%, respectivamente. En este punto, Sota también ha dado datos del descenso del paro en diferentes municipios en los tres últimos años (desde 2015 cuando PRC y PSOE accedieron al Gobierno autonómico) para mostrar la importancia de las medidas impulsadas en la comarca del Besaya. Así, en tres años el paro ha bajado en Santander un 18,78%, en Camargo un 23,19% y en Castro Urdiales un 24,20% mientras que en Torrelavega ha descendido un 24,20%, en Reocín un 23%, en San Felices de Buelna un 24%, en Suances un 20,9%, en Cartes un 26% y en los Corrales de Buelna un 24%.

"Queda mucho trabajo por hacer"

Por otro lado, el titular de Economía ha hecho hincapié en la evolución de la contratación indefinida en Cantabria, que entre 2015 y 2018 ha aumentado en los primeros seis meses un 44,86%, un dato "muy importante" pero "insuficiente", según Sota. En este sentido, ha recordado que este año el Gobierno autonómico destina más de cuatro millones de euros para la conversión de contratos "precarios en fijos" y, aunque los datos indican que "vamos en la buena dirección", ha considerado que "hay que seguir trabajando". "Queda mucho trabajo por hacer", ha dicho y, aunque una parte de ese trabajo le corresponda al Ejecutivo, ha hecho un llamamiento a los empresarios de Cantabria para que, una vez que se ha aprobado el acuerdo laboral, "apliquen sus directrices, con un incremento salarial fijo del 2% hasta 2020 y un 1% adicional en función de la productividad", para que los trabajadores vayan "recuperando el poder adquisitivo perdido".

Comentarios