Sábado, 27 de Mayo de 2017
El Tiempo

EDUCACIÓN

La comunidad educativa alcanza un acuerdo unánime de “estabilidad” que espera se convierta en un acuerdo político

Los 40 miembros del Consejo Escolar han aprobado un documento con 120 medidas que pone el “énfasis en el alumnado” e incluye “propuestas muy innovadoras” de participación, de modo que se evite “su reversión” como ocurrió en la anterior legislatura.

El Consejo Escolar ha alcanzado un Acuerdo por la Educación de forma unánime
El Consejo Escolar ha alcanzado un Acuerdo por la Educación de forma unánime

El Consejo Escolar de Cantabria ha aprobado por unanimidad un Acuerdo por la Educación que espera se convierta también en un acuerdo político de los grupos con representación en el Parlamento. A su entender, ello permitiría un "salto importante de calidad, equidad e inclusión" en la educación de Cantabria.

Así lo ha señalado el presidente del CEC, Jesús Barriuso, tras entregar al consejero de Educación, Ramón Ruiz, el documento, que recoge un total de 120 medidas y que, según han explicado, "pone el énfasis en el alumnado", apuesta por la educación "inclusiva", sitúa al centro como "el agente de cambio" e incluye "propuestas muy innovadoras" de participación del alumnado y las familias.

Barriuso ha dicho que nunca en Cantabria se había alcanzado hasta ahora un acuerdo de estas características

Barriuso y Ruiz han explicado que algunas de las medidas que recoge el acuerdo ya se están aplicando, pero se plasman en el documento precisamente para "evitar su reversión" o retrocesos en las mismas, como ocurrió en la anterior legislatura con las aulas de dos años o con el aumento de las ratios de alumnos por aula, y dar de esta forma "estabilidad" al sistema educativo.

Ambos han puesto en valor el logro que supone haber puesto de acuerdo a sectores de la comunidad educativa y organizaciones tan diversas y con intereses a veces incluso enfrentados como las que están representadas en el Consejo Escolar.

Barriuso ha dicho que nunca en Cantabria se había alcanzado hasta ahora un acuerdo de estas características, y ha añadido que en otras comunidades autónomas hay acuerdos pero ninguno con el nivel de unanimidad que el logrado por el Consejo Escolar de Cantabria. No obstante, ha reconocido que ha habido temas que no ha sido posible incorporar al acuerdo.

El Consejo Escolar está integrado por 40 miembros en representación del profesorado de los centros públicos (STEC, ANPE, CCOO y FETE-UGT) y privados (FETE-UGT, FSIE y USO); las familias (FAPA y CONCAPA); las patronales de la concertada (CECE y Educación y Gestión); la administración educativa; la Federación de Municipios (FMC); CEOE-Cepyme, CCOO y UGT; la Junta de Personal no Docente y el comité de empresa del Gobierno; la Universidad de Cantabria y tres personas de reconocido prestigio en el ámbito de la educación.

Acuerdo “político”

El acuerdo de la comunidad educativa de Cantabria se enmarca en el futuro acuerdo por la Educación en España

El Consejo Escolar presentará el documento a los grupos parlamentarios, y el consejero ha manifestado su deseo de que se forme una comisión en línea con la que hay a nivel nacional sobre el pacto por la educación.

De hecho, ha explicado que el acuerdo de la comunidad educativa de Cantabria se enmarca en el futuro acuerdo por la Educación en España y es una "contribución" del CEC que se enviará al Consejo Escolar del Estado. "Es uno de los ámbitos del pacto, ahora también hay que conseguir un acuerdo político", ha dicho el consejero, quien ha considerado factible que los partidos políticos se pongan de acuerdo tomando como "núcleo" este documento "básico".

Ruiz ha dicho que "estamos en un momento importante" no sólo para el sistema educativo sino para el conjunto de la sociedad de Cantabria; ha resaltado la importancia del acuerdo, porque "es esencial que haya un clima de confianza entre los agentes y educadores para conseguir una educación de calidad"; y ha añadido que "si había alguien capaz" de conseguir este acuerdo es Jesús Barriuso.

El presidente del Consejo ha apostillado que "no es un acuerdo contra nadie, sino que es un acuerdo a favor de la educación", algo que la sociedad "venía demandando desde hace años". Sobre aspectos concretos como los deberes, el acuerdo va en línea con las directrices de la Consejería de Educación y pide que se respete el principio de atención a la diversidad; que sea la comunidad educativa la que decida y que el profesorado se coordine bien.

Sobre las ratios, fija un número máximo de 18 alumnos en las aulas de dos años; 25 en Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria; 30 en Bachillerato; 15 en FP básica y 25 en FP de grado medio y superior. Ruiz ha explicado que en Infantil se está cumpliendo esa ratio; en Primaria también ya casi de forma mayoritaria; y está "algo más lejos" en Secundaria, donde en la anterior legislatura se aumentó a 30 y se está tratando de bajar a 25.

USO señala que el sistema educativo de Cantabria tiene que dejar ser "objeto permanente de confrontación política, con continuos vaivenes"

En el ámbito de la participación, el acuerdo propone al menos tres reuniones conjuntas con las familias al año; que se potencien las asambleas y plantea nuevas formas de elegir a los delegados.

Valoración positiva de USO

Tras conocerse el acuerdo, a Federación de Enseñanza de USO (FE-USO) ha hecho una valoración positiva del documento. Para el sindicato ha sido "un éxito" que toda la comunidad educativa "sea capaz de trabajar de manera integradora en busca de un consenso, algo que no siempre es fácil".

FE-USO señala en un comunicado de prensa que viene reivindicando "con persistencia" la necesidad de llegar a un acuerdo básico de todos los sectores sociales implicados respecto a la educación en Cantabria.

El sindicato añade que en la elaboración del documento se ha trabajado de manera exhaustiva, con los diversos actores, sobre el modelo educativo que se pretende para Cantabria, en propuestas concretas que afectan a los centros educativos, el profesorado, las familias, el personal de administración y servicios, el currículo y los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Todo ello, agrega, "buscando un acuerdo realista capaz de contener las diferentes sensibilidades e intereses y a la vez que sea ambicioso tanto en el contenido como en su perdurabilidad".

USO cree que el documento que se ha suscrito por la comunidad educativa y en el que se ha trabajado durante 18 meses, es el resultado de la puesta en común de la experiencia y el análisis de todos los sectores, por ello, debe ser puesto en valor por los partidos políticos y ser asumido y aprobado por el Parlamento de Cantabria.

Por último, el sindicato señala que el sistema educativo de Cantabria tiene que dejar ser "objeto permanente de confrontación política, con continuos vaivenes, y convertirse, con sentido de responsabilidad, en herramienta al servicio de la sociedad".

"La educación tiene que ser el motor del avance y desarrollo de Cantabria, por ello, FE-USO apoya este documento de consenso y permanecerá atento al desarrollo de este acuerdo para el bien del alumnado de esta comunidad", anuncia el sindicato.