Martes 17.07.2018
SUCESOS

El mal estado de la caldera, causa de la intoxicación en el hotel Campomar por la que murió una persona

El informe pericial señala que el incidente se produjo porque “los baños no disponen de conexiones a los conductos verticales de ventilación” y por “la rotura de la chimenea de la caldera”.

Hotel Campomar de Isla
Hotel Campomar de Isla

El informe pericial solicitado por el juez que investiga las causas del escape de gas registrado el pasado mes de septiembre en el hotel Campomar de Isla, en el que 49 personas resultaron intoxicadas y una de ellas falleció, señala que la caldera del establecimiento presenta un funcionamiento "claramente de riesgo, un grado de deterioro importante" y un estado de mantenimiento "deficiente".

Y añade que "el suceso se genera por la confluencia de dos circunstancias: que los baños no disponen de conexiones a los conductos verticales de ventilación; y la rotura de la chimenea de la caldera, que ha originado la filtración de monóxido de carbono en el espacio existente entre escayola y forjado de la segunda planta y el techo de la planta baja" del hotel.

El informe puntualiza que la primera circunstancia es de carácter constructivo y "puede provenir de hace mucho tiempo, incluso de origen"; pero en el caso de la segunda, "resulta impensable pensar que la rotura del conducto de la chimenea se haya producido hace algún tiempo", ya que los valores medidos en las pruebas son "similares" a los que se pudieron producir el 21 de septiembre.

"Resulta imposible soportar los grados de intoxicación evaluados sin evidenciar manifestaciones claras de intoxicación en los residentes", concluye el informe, que la Consejería de Industria ha remitido al Juzgado nº1 de Santoña con fecha 17 de noviembre.

El documento, de cuatro páginas, explica que la chimenea de las calderas presenta "huecos y obstrucciones" que dificultan el buen funcionamiento de la misma, especialmente en el forjado del suelo de la tercera planta, afectando sobre todo al falso techo de la planta segunda.

Añade que la sala de calderas "no dispone de mantenimiento reglamentario y evidencia una falta de mantenimiento adecuado". Asimismo, señala que los acumuladores de agua caliente, instalados hace "tres o cuatro años", no han sido regularizados administrativamente, ya que dicha modificación-ampliación de la instalación no se ha presentado ante la Administración".

El informe, emitido por el jefe de Energía de la Dirección General de Industria, Comercio y Consumo, ha requerido la contratación de una empresa para realizar la evaluación de las instalaciones y las pruebas necesarias para al comprobación de los conductos y equipos.

En la revisión del conducto de humos de las calderas, se observan tres conductos, uno de mayor sección que llega hasta la caldera menor situada en la misma vertical; y dos conductos menores que conducen en paralelo hasta la sala de calderas, aunque uno de ellos queda "ciego" a la altura del primer forjado.

"A cuatro metros de la boca de la chimenea, correspondiendo con lo que podría ser el forjado del suelo de la tercera planta y techo de la segunda, se aprecia un trozo de cascote que tapona más del 50% de la sección de conducto de evacuación de gases. La forma de la sección visible de dicho cascote, permite considerar que pueda tratarse de un trozo de uno de los discos de hormigón que conforman el sombrerete de la chimenea", relata el informe.

COMBUSTIÓN “DEFICIENTE E INCOMPLETA”

Además, señala una combustión "deficiente e incompleta", con tres quemadores de los que resulta imposible encender uno, y generación de humo y llamas que salen del lecho del hogar de la caldera. A los diez minutos del encendido, en la proximidad de la caldera se registran valores de monóxido de carbono en ambiente que les obligan a "salir de la sala", relata.

A la vez, se comprueba que existen valores de riesgo en los baños de dos habitaciones de la segunda planta, en la que se alojaban las personas que mayor afección por inhalación de CO tuvieron el día de la intoxicación.

El abogado de dos de los afectados malagueños ha señalado tras conocer el informe, que sus representados "presentan claras secuelas físicas y psicológicas provocadas por este suceso, cuya máxima responsabilidad radica en la mala gestión en la conservación y mantenimiento del hotel".