Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TRIBUNALES

Piden libertad provisional para el condenado por dejar parapléjica a su mujer

El hombre ha ejercido su derecho a la última palabra para manifestar que “no tengo ningún riesgo de fuga”.

El hombre condenado por dejar parapléjica a su mujer asegura que no existe riesgo de fuga
El hombre condenado por dejar parapléjica a su mujer asegura que no existe riesgo de fuga

La defensa del hombre condenado por violencia de género a más de 19 años de prisión por maltratar a su mujer, que quedó parapléjica tras saltar por la ventana de casa para evitar una nueva paliza, ha solicitado la libertad provisional o cualquier otra medida "menos gravosa" que la cárcel para su patrocinado, que ha recurrido la sentencia de la Audiencia de Cantabria ante el Tribunal Supremo.

Su abogado entiende que no existe riesgo de abstraerse de la justicia, de reiteración delictiva o de fuga, extremo este último que ha corroborado el propio procesado en la vistilla celebrada este miércoles para decidir si se prorroga o no su actual situación de prisión provisional.

En el acto, y a diferencia del juicio desarrollado a finales de marzo contra él, el condenado ha ejercicio su derecho a la última palabra para manifestar que no tiene "ningún riesgo de fuga". "Yo no me voy a ir a ningún sitio", ha asegurado.

Mientras, las dos acusaciones, la pública y la particular, han solicitado que se prorrogue la prisión provisional al entender que el riesgo de fuga "sigue existiendo", según ha advertido la fiscal; y por la gravedad del delito cometido, la "especial peligrosidad" del condenado y, también, la necesaria protección a la víctima, tal y como ha expuesto el letrado de la mujer.

Las tres partes han intervenido en la vistilla celebrada en la Sección Tercera de la Audiencia provincial para decidir si prorroga o no la actual situación del condenado, que ha presentado recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Esto hace que continúe en prisión provisional, situación en la que, si no se acuerda la prórroga, el tiempo máximo que puede estar son dos años. Este plazo concluye en los próximos días, pues el acusado ingresó en la cárcel tras los hechos por los que la mujer quedó parapléjica, que tuvieron lugar a finales de mayo de 2015.

Riesgo de fuga

El nuevo abogado del condenado, -cambio que el interesado ha ratificado ante la sala a petición del presidente de la misma-, se ha opuesto a la prórroga de la prisión provisional y ha solicitado la libertad provisional para su representado o cualquier otra medida menos gravosa, ya que a juicio de este letrado no se da "ningún requisito" para mantener una medida "tan gravosa" como la cárcel.

Considera en este sentido que no existe riesgo de abstracción de la justicia, de reiteración delictiva o de fuga por parte del procesado, que tiene un "absoluto arraigo" a su localidad (Polanco) y a esta región y país, así como también a su familia (padres, hermanos, primos, etc.) e incluso de carácter laboral.

Tampoco cree su abogado que haya "ningún tipo" de riesgo de abstracción de la justicia, pues su representando ya fue enjuiciado y condenado, y en la vista oral reconoció "alguna parte" del delito "ya consumado", según ha subrayado este letrado.

Asimismo, la Defensa no ve riesgo de reiteración delictiva, y ha apuntado en este sentido que el hombre, antes de los hechos enjuiciados, solo tenía un antecedente no computable en la causa, por un delito contra la seguridad vial.

Por todo ello, y en especial por considerar que no existe riesgo de fuga, esta parte pide que no se prorrogue la situación de prisión provisional hasta que se resuelva el recurso ante el Supremo y se apliquen mientras tanto otras medidas menos gravosas que la cárcel, como la imposición de una fianza, la retirada del pasaporte, la obligación de acudir diariamente a los juzgados a firmar o la prohibición de salir del país durante el tiempo que el condenado esté en la libertad provisional solicitada.

Además, en relación a la especial protección para la víctima, el letrado ha aludido a medidas alternativas, como la imposición de una orden de alejamiento o ampliación -en el tiempo y espacio- de la contemplada en la propia condena.

Sin embargo, la fiscal ha interesado la prórroga de la prisión provisional porque en su opinión el riesgo de fuga "sigue existiendo", ya que el condenado no tiene "ningún tipo de arraigo" que haga que "no pueda desaparecer".

En este sentido, la representante del Ministerio Público ha señalado que las personas con las que "más arraigo" tenía que tener el condenado eran su mujer y su hijo, "y no lo tuvo", ha apostillado.

Basa además su petición de prórroga la Fiscalía en la pena "tan elevada" (más de 19 años de cárcel) a la que ha sido condenado este hombre por unos hechos de los que tiene "nula conciencia". También cree la fiscal que existen posibilidades de que el procesado se abstraiga de la Justicia.

Finalmente, la Acusación Particular, ejercida por la víctima, ha pedido igualmente la prórroga de la prisión provisional por la gravedad del delito, la especial "peligrosidad" del condenado y la necesaria protección de la mujer, que quedó parapléjica tras la última paliza.