Miércoles, 07 de Diciembre de 2016
El Tiempo

VIVIENDA

Stop-Desahucios elabora un protocolo antidesahucios para Santander

El colectivo ha diseñado de forma “pormenorizada” el documento y lo ha presentado a todos los grupos municipales para que pueda llegar a aprobarse.

Stop Desahucios ha propuesto al Ayuntamiento de Santander un protocolo antidesahucios
Stop Desahucios ha propuesto al Ayuntamiento de Santander un protocolo antidesahucios

La Plataforma Stop-Desahucios ha elaborado un protocolo municipal antidesahucios para Santander, un documento cuyo desarrollo se contemplaba en una moción planteada por el concejal no adscrito del Ayuntamiento, Antonio Mantecón, y aprobada por unanimidad en el pleno del mes de febrero.

Este colectivo ha indicado en un comunicado que, como el protocolo no había llegado a desarrollarse, lo ha diseñado de forma "pormenorizada" y se lo ha presentado al equipo de Gobierno municipal (PP) y al resto de los grupos municipales para que hagan sus aportaciones y el documento pueda llegar a aprobarse.

En términos generales, la propuesta de Stop-Desahucios plantea habilitar un protocolo de actuación en casos de desahucio por alquiler o de lanzamiento por procedimientos de ejecución hipotecaria que, por su carácter de urgencia y por falta de recursos económicos de los afectados, impliquen una respuesta inmediata.

Asimismo, propone proporcionar recursos profesionales, económicos y habitacionales para situaciones de extrema necesidad en los casos mencionados. También pide establecer cauces de coordinación con la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno de Cantabria.

Propone proporcionar recursos profesionales, económicos y habitacionales para situaciones de extrema necesidad y establecer cauces de coordinación con la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno de Cantabria

Además, insta a constituir un operativo de emergencia en los Servicios Sociales para poder actuar en este tipo de situaciones, emitiendo sus informes sociales de forma inmediata y urgente, y establecer un acuerdo con los Juzgados de Primera Instancia de cara a conocer de forma inmediata los desahucios y lanzamientos que vayan a ser ejecutados.

Según ha indicado Stop-Desahucios, esta propuesta de protocolo se enmarca en la colaboración que mantiene con el Ayuntamiento de Santander, a través de la Concejalía de Servicios Sociales, dirigida por María Tejerina, una colaboración que "sigue viva", según los miembros de la plataforma, a pesar de su negativa a gestionar un piso de la Red Enlace del Ayuntamiento.

Y es que, han explicado, la plataforma aprobó por unanimidad rechazar la cesión de dicho piso porque entiende que "a priori los recursos habitacionales deben ser gestionados por las instituciones públicas", pero ha agradecido la "confianza" del Consistorio en ellos, una confianza que les ha llevado a elaborar este protocolo.

La plataforma Stop-Desahucios ha indicado que el objetivo de ese protocolo es conseguir que el número de desahucios en la ciudad sea "cero". Y es que, han apuntado, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), "en Cantabria hubo 799 desahucios o lanzamientos de vivienda en 2015, de los cuales 311 fueron por ejecución hipotecaria y 462 por impago de alquiler".

Para el colectivo, "es obvio que la mayoría de estos desahucios lo son por pobreza sobrevenida, sin embargo, la mayor parte de los mismos se ejecutan sin ningún problema, entre otras circunstancias, porque las instituciones públicas no ofrecen suficiente apoyo y, desgraciadamente, porque la mayoría de las familias en riesgo de desahucio tampoco acuden a las plataformas de afectados".

"Este protocolo se enmarca en un plan más amplio que pretendemos trabajar con la Consejería de Vivienda, si hay acuerdo. El objetivo es conseguir a medio plazo que el número de desahucios o lanzamientos en la ciudad de Santander para personas sin recursos sea igual a cero", ha señalado la plataforma.

Protocolo

En el documento, de 13 páginas, se desarrollan de forma específica todos los recursos legales, económicos y organizativos para llevar a cabo todas las medidas, incluso se concretan aspectos como la situación habitacional y judicial, así como el perfil económico y condiciones de especial vulnerabilidad de los beneficiarios.

Además de los recursos habitacionales contenidos en el documento (alquiler social, ayudas al alquiler) y la garantía de los suministros básicos, se promueve la creación de la Oficina de Defensa de la Vivienda en el Ayuntamiento de Santander. Dicha oficina, integrada por dos personas que ejercerán labores de asesor jurídico y trabajador social, se ocupará de intervenir en cada caso y coordinará las actuaciones del día a día.

Y es que en el documento también se proponen órganos de coordinación más amplios, con la participación de colectivos sociales y políticos. De igual forma, se promoverán convenios con la Oficina de Emergencia Habitacional o con el decanato de los juzgados de Santander para coordinar la labor de Ayuntamiento, Gobierno de Cantabria y Juzgados de Primera Instancia.

Y, por último, se establecen los procedimientos en cada situación legal de lanzamiento o desahucio, que recuerda mucho a los protocolos de funcionamiento de las plataformas de afectados.

Comentarios