Jueves, 24 de Mayo de 2018
El Tiempo

DEPORTES

Peláez se protege de acusaciones de irregularidades publicando una grabación telefónica con el CSD

El presidente de la Federación Cántabra de Fútbol (FCF), José Ángel Peláez, está dispuesto a demostrar su inocencia en el caso de la financiación del campo de fútbol de Santa Ana, en Tanos, con todos los medios a su alcance. Y uno de esos medios ha sido la publicación este domingo en redes sociales, previa autorización de sus abogados, de una conversación mantenida el 28 de diciembre de 2017 con el que era por entonces subdirector general de Control Financiero del Consejo Superior de Deportes (CSD), Fernando Puig de la Bellacasa, y que se puede escuchar íntegramente en esta misma noticia.

En dicha conversación, grabada “porque entendimos que íbamos a tener problemas con ese campo y porque no comprendíamos la actitud del CSD negándose a contestar a nuestros escritos”, Peláez trata de buscar una solución a la falta de orden para ejecutar la subvención del citado campo, que asciende a 210.000 euros. La reacción de Puig de la Bellacasa, según el propio presidente de la FCF, era la de no querer colaborar.

Cabe recordar que el Tribunal Adminsitrativo del Deporte (TAD) ha abierto un expediente administrativo contra Peláez por presuntas irregularidades en esta subvención, otorgada por el CSD y el Gobierno de Cantabria.

Según señala el CSD, el organismo había recibido, “desde hace más de un año y medio”, escritos del Ayuntamiento “pidiendo amparo” porque no recibía el pago

Dichas irregularidades, como señala Peláez en la conversación, se produjeron porque el Ayuntamiento de Torrelaevega no cumplió “con los requisitos de poner la placa, de hacer el convenio, ratificarlo en el pleno…”. Es por esto que no se pudo dar la subvención, según el presidente, durante dos años y medio. Fue entonces, cuando “ya tenía cumplidos los requisitos establecidos en el convenio regulador”, cuando se llegó al acuerdo de que “fuese el propio Consejo Superior de Deportes o la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) quienes diesen la autorización final para el pago”.

“Mandamos escritos al CSD solicitando autorización pero el CSD no contestó a nuestro escrito a pesar de tener conocimiento del mismo”, señala Peláez en redes sociales. De ahí esta conversación, en la que Puig de la Bellacasa señala que el Consejo no tiene relación con las federaciones regionales, y que todo pasa por la RFEF. “Nosotros dimos una subvención a la RFEF para pagar este campo. La RFEF es la responsable luego de trasladar dicha subvención a diferentes federaciones territoriales”, señala en la conversación con el presidente de la FCF.

La llamada de Peláez se produce a tenor, precisamente, de la falta de autorización por parte de los organismos para poder conceder la subvención. Como explica en la conversación telefónica, el campo de Tanos, “la primera y la única” obra que ha realizado bajo su mandato en la federación cántabra, cumplió todos los requisitos para el pago el 2 de marzo de 2016. Sin embargo, y según señala el subdirector general de Control Financiero del CSD, el organismo había recibido, “desde hace más de un año y medio”, escritos del Ayuntamiento “pidiendo amparo” porque no recibía el pago.

“Es que hace año y medio no habían cumplido la mitad de los requisitos”, afirma Peláez, que recuerda que en verano de 2015 hizo un informe al que fuera administrador general de la RFEF, José María Castillón, también expedientado por esta causa, sobre la situación del campo y los incumplimientos durante todo ese tiempo para “que él lo presente, y lo metió en un cajón”.

Ante esta información, Puig de la Bellacasa se limita a establecer la cadena de comunicación, asegurando que “mi único interlocutor en el tema de subvenciones es la RFEF. Lo que le pido es que todos estos problemas los someta a la RFEF”.

Peláez asegura que se puede ver “cómo la Federación quería y el CSD no le daba pie” a solucionar la situación

“Ya los he sometido, pero no me dan solución. A mí me dicen que no pague hasta que me den autorización, y no lo hago, pero así no podemos estar porque yo creo que ya han cumplido con todos los requisitos”, responde Peláez en la conversación.

DINERO PÚBLICO

Es a partir de ese momento cuando el diálogo entre Peláez y Puig de la Bellacasa se centra en la subvención propiamente dicha. El subdirector general de Control Financiero recuerda al presidente de la FCF que tiene “dinero público que ha sido trasladado por la RFEF” y concedido por el CSD desde marzo de 2014. “Llevamos dos años y medio con ese dinero que no se sabe qué ha pasado,  dónde ha estad”, asevera Puig de la Bellacasa, a lo que su interlocutor responde que “ha estado en una cuenta”.

“El destino de esa subvención era para lo que era. Nuestro único interlocutor es la RFEF, la que ha recibido esta subvención. No podemos resolver ningún problema con la federación territorial, que no es la destinataria de la subvención”, reitera el representante del Consejo.

Durante toda la conversación Peláez reconoce que su relación con Castillón es mala, hasta el punto de haberle puesto una querella criminal, y que viene de lejos. “Estaba con el anterior presidente, hay muchas denuncias y querellas interpuestas”, resume el presidente de la FCF, llegando a asegurar que Castillón ha sido declarado “persona non grata” en la federación regional.

“Cualquier documento vuestro lo filtran y se lo dan a otras personas. Es terrible. Si a mí me piden un documento, yo se lo remito y no se lo dan a ustedes, yo no puedo hacer nada”, lamenta Peláez, quien en la conversación toma la decisión de devolver el dinero a la RFEF y “que hagan lo que quieran. No puedo estar de esta manera”.

Ante esta decisión, Puig de la Bellacasa insta a Peláez a hacer “lo que usted considere oportuno”, que para el presidente de la FCF es “abonarlo al Ayuntamiento de Torrelavega, pero el miedo que tengo es que luego me digan que devuelva el dinero porque se justificó tarde y al final tenga que pagarlo dos veces”. Ante esto, el representante del CSD reitera que todo lo tiene que tratar directamente con la RFEF.

Junto a la publicación de esta conversación Peláez asegura que se puede ver “cómo la Federación quería y el CSD no le daba pie” a solucionar la situación, denunciando que “las otras partes son las que han buscado el que parezca que nosotros no quisimos colaborar”.

Asimismo, considera “surrealista que a las pocas semanas el Sr. Puig de la Bellacasa mandase un escrito diciendo que la Federación no quería colaborar. Yo creo que era justo al contrario”.

Comentarios