Domingo, 18 de Febrero de 2018
El Tiempo

ECONOMÍA

De parecer una estafa a estar de moda

El pago sin contacto surgió como una nueva forma de llevar a cabo la transacción sin tener que introducir la tarjeta en el datáfono.

La tecnología contactless  comenzó a implementarse en 2015 en las tarjetas emitidas por bancos españoles
La tecnología contactless comenzó a implementarse en 2015 en las tarjetas emitidas por bancos españoles

En 2016 por primera vez el importe de las compras abonadas con tarjeta superó al importe retirado en cajeros, una tendencia que se ha mantenido durante 2017, de acuerdo con un estudio del Banco de España. Todo parece apuntar a que esta predisposición a los plásticos seguirá creciendo. Durante el año pasado el número de terminales de puntos de venta en nuestro país creció un 4,91 %, encadenando una subida por cuarto año consecutivo. En cambio, el número de cajeros apenas creció un 0,19 %, el primer año en positivo después de siete años seguidos bajando. Esta tendencia no es al azar y la aplicación de la tecnología contactless a las tarjetas es uno de los principales motivos del cambio, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com.

El ‘contactless’ no siempre fue bienvenido

Aunque la tecnología contactless apareció en el 2005, no fue hasta diez años después (2015) cuando comenzó a implementarse en las tarjetas emitidas por bancos en España. El pago sin contacto surgió como una nueva forma de llevar a cabo la transacción sin tener que introducir la tarjeta en el datáfono. Así, simplemente acercando el plástico al terminal la transacción se llevaría a cabo de manera similar a como funciona el bluetooth. Además, si la compra es menor a 20 euros, pagando a través de la tecnología contactless no será necesario introducir el código pin para formalizar el pago.

No obstante, hace dos años las dudas sobre la fiabilidad de este método de pago eran constantes. Desde el miedo a que cualquiera pudiese robarnos la tarjeta y utilizarla a su antojo hasta el bulo de que cualquiera con un TPV pudiese acercarlo a donde tuviésemos la tarjeta y cobrarnos sin que nos diésemos cuenta. Por suerte, las medidas de seguridad adicionales que han tomado las entidades emisoras de las tarjetas contactless y la facilidad y sencillez que aporta a nuestras compras han vencido al miedo haciendo que España se sitúe como uno de los países pioneros en el pago sin contacto.

El pago ‘contactless’ en la actualidad

Hoy en día pagar con tarjetas contactless se ha convertido en un gesto habitual. De hecho, mientras que en septiembre de 2016 solamente el 17 % de los usuarios utilizaba las tarjetas contactless como método de pago un año después, en septiembre de 2017, esta cifra ha aumentado hasta el 45 %, de acuerdo con el informe de Visa The rise of contactless payments around the globe.  Por otro lado, el Barómetro de Tarjetas de Mastercard realizado por Inmark Europa afirma que el 42 % de las tarjetas en nuestro país ya cuenta con esta tecnología y el 85 % de estos usuarios afirma haber utilizado el pago sin contacto alguna vez, siendo la comodidad y la rapidez (33 %) los motivos principales de su uso.

Este crecimiento interanual, entre otras razones, también se debe a que podemos encontrar 820.000 dispositivos adaptados y se espera que en dos años todos los datáfonos en España cuenten con esta tecnología, de acuerdo con el estudio Visa Pagos Digitales 2017.

El pago sin contacto ha triunfado en las tarjetas, aunque no es el único tipo de dispositivo donde se puede aplicar. De hecho, los pagos móviles utilizan la misma tecnología y se espera que en 2020 el 93 % de los consumidores en España utilicen el dinero móvil como forma de pago habitual, de acuerdo con el estudio de Visa.

Comentarios