Jueves, 23 de Noviembre de 2017
El Tiempo

TRÁFICO

Conductores reincidentes por alcohol y drogas perderán el carné y un médico decidirá su incapacidad

La “restricción y eliminación del permiso de conducir” será para aquellos que hayan delinquido al menos dos veces en dos años.

Tráfico aumentará los controles de alcohol y drogas
Tráfico aumentará los controles de alcohol y drogas

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha anunciado que la Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá como medida la "restricción y eliminación del permiso de conducir" a aquellos conductores que hayan cometido delitos por alcohol y drogas de manera reincidente, es decir, que hayan delinquido, al menos, dos veces en dos años.

Así lo ha asegurado durante la Comisión de la DGT, convocada este martes 16 de mayo, y en la que se han aprobado una serie de medidas "urgentes" con motivo de las muertes en carretera de ciclistas.

Al inicio del Comité, el ministro ha avanzado, con respecto a esta medida, que serán las Jefaturas Provinciales las que aplicarán la pérdida de vigencia del permiso de conducir, alegando falta de "aptitudes psicofísicas". Estos conductores serán remitidos a las autoridades sanitarias correspondientes para que estos certifiquen si finalmente han perdido estas "aptitudes psicofísicas" para conducir un vehículo motorizado.

Este procedimiento, que está recogido en el artículo 36 del Reglamento General de conductores, es el mismo que se aplica a personas de avanzada edad o a personas con determinadas enfermedades que les incapaciten para conducir.

Se reforzará la vigilancia de carreteras donde hay una mayor presencia de ciclistas, en las que se incrementarán el número de controles por alcohol y drogas

La DGT entiende como reincidencia aquellos conductores que tengan dos o más sanciones por delitos de alcohol y/o drogas en un periodo inferior a dos años. De este modo, se estima que pueden tener un problema de abuso o dependencia a estas sustancias y por ello deben ser evaluados y tratados en la forma prevista en el reglamento general de conductores.

Asimismo, otra de las medidas que se han aprobado en el Comité, es iniciar sanciones administrativas en aquellos casos en los que el juez considere que la infracción no es constitutiva de delito, según ha explicado Zoido. "La DGT pretende que los conductores vean y comprueben que la administración funciona", ha indicado durante su intervención.

Otra medida aprobada en el Comité es la elaboración de un Plan Especial para la vigilancia de las "conductas peligrosas", según ha comentado Zoido, que cometan los conductores con respecto a los ciclistas, que se llevará a cabo con medios aéreos y terrestres.

Así, se reforzará la vigilancia de carreteras donde hay una mayor presencia de ciclistas, en las que se incrementarán el número de controles por alcohol y drogas, que la DGT prevé que aumenten en 100.000 en el caso de los controles de alcohol, y en 30.000 de drogas. Estos controles se reforzarán especialmente durante el fin de semana.

Igualmente, se llevará a cabo la planificación de vuelos de vigilancia con las aeronaves de las que dispone la DGT en coordinación con la ATGC para la notificación 'in situ' de las infracciones detectadas en la carretera. Para que esta medida tenga mayor efecto se va a mejorar el conocimiento de la movilidad ciclista, mediante la identificación de las vías interurbanas frecuentadas por ciclistas, la integración de estas vías en el mapa de movilidad y el fomento de uso de la app Comobity, que avisa con antelación al resto de usuarios de la vía de la presencia de ciclistas en su recorrido.

Campañas de comunicación

Por otro lado, se van poner en marcha campañas de comunicación para dar a conocer la normativa relativa a la circulación de los ciclistas. De hecho, ha indicado que ya se está trabajando en una campaña en la que se podrán escuchar los testimonios reales, tanto de personas que han sufrido accidentes de bicicleta, como los propios familiares de las víctimas. La campaña se emitirá antes del verano en medios tradicionales como radio y televisión.

El ministro ha recordado la campaña 'Almas ciclistas', puesta en marcha el pasado mes de abril, en el que se reproducen las últimas rutas realizadas por varios ciclistas fallecidos. La campaña busca dar voz a las víctimas para que puedan transmitir su experiencia y ayudar a salvar a otras personas.

Otra de las medidas que se han tratado en la reunión, es el fomento del uso de paneles de mensajes variables, donde se recordarán las principales normas en relación a la convivencia en carretera entre vehículos a motor y bicicletas, con el fin de "alcanzar una mayor concienciación en los conductores de vehículos, sobre todo los sábados y domingos por la mañana", al ser estos los días más habituales para la práctica del ciclismo, según ha afirmado el ministro.

Asimismo, en el Comité se ha debatido la propuesta y evaluación de intervenciones en la infraestructura, en concreto de experiencias piloto -como la del Cabildo de Lanzarote para el establecimiento de carriles con prioridad ciclista y control de la velocidad para su mayor seguridad- para la puesta en práctica y evaluación de nuevas medidas para la mejora de la seguridad de los ciclistas.

Medidas ya tomadas

Algunas de las medidas "urgentes", anunciadas por el ministro del Interior a principios de año, ya se han aplicado. Una de ellas es la señalización de rutas en las que es frecuente el tránsito de ciclistas. Por el momento, hay un total de 56 rutas señalizadas, a las que se añadirán otras 49.

El objetivo de dicha señalización es facilitar y proteger el tránsito de ciclistas por las carreteras convencionales y reducir la accidentalidad de este colectivo que, a juicio del ministro, es "vulnerable". Para ello, se instalará una señalización de advertencia a todos los usuarios de la vía de periodos, tramos y rutas con elevada intensidad circulatoria de ciclistas.

Esta señalización incluirá limitaciones de velocidad durante días y periodos horarios concretos, de carácter temporal en los tramos de vías interurbanas definidos.

En 2016, los usuarios de bicicleta se vieron implicados en 7.186 accidentes, en los que fallecieron un total de 58 ciclistas y hubo más de 650 heridos. El 72% de los accidentes se produjeron en vías urbanas, aunque los accidentes de mayor gravedad se producen en las interurbanas. De hecho, el año pasado, 48 de los 58 ciclistas que perdieron la vida en carretera fallecieron en este tipo de vías.

Asimismo, en 2015 fallecieron 17 ciclistas menos que en 2014, pero en lo que va de 2017, según datos provisionales, han muerto tres ciclistas más que en 2016.