Jueves, 22 de Junio de 2017
El Tiempo

TURISMO

Viajar en ferry: ¿Por qué? ¿Cuáles son sus ventajas?

A lo largo y ancho de España hay muchos destinos a los que viajar. Hay también muchas formas de hacerlo, pero para los destinos portuarios o de las islas existe una manera casi artística de llegar hasta allí: el ferry.

En el caso de un viaje por mar, el disfrute es el principal responsable de la travesía.
En el caso de un viaje por mar, el disfrute es el principal responsable de la travesía.

En España existen muchas empresas que prestan este tipo de servicio, y por eso no habrá problemas en encontrar uno adecuado a tus necesidades. El problema está en que muy pocas personas conocen las principales ventajas de tomar sus maletas, su mascota, un sombrero y un protector solar; y embarcarse en un ferry a disfrutar de un buen día de sol.

Por eso hemos aprovechado de conversar con los profesionales detrás de www.ok-ferry.es. A través de sus comentarios y experiencias sería mucho más fácil dilucidar las principales ventajas que esconde un viaje por mar, sin importar el destino o el punto de partida. Aunque algunos destinos en España tienen mucha demanda, como Ibiza, Mallorca o Tenerife, existen muchísimos más a los que también atañen todos los beneficios que a continuación se enlistan. Son muchos más, claro está, pero el resto corren a cuenta propia y deberán ser descubiertos por sus propios protagonistas.

Incentivan el disfrute

Para nadie es un secreto que los viajes en coche y en avión pueden llegar a convertirse en una tormenta de estrés, de prisas, de desaciertos. Al final, cuando por fin se ha llegado al destino, lo único que se quiere es tomar una siesta para recuperar. En el caso de un viaje por mar, el disfrute es el principal responsable de la travesía.

La libertad que supone tener el mar a los cuatro costados y la posibilidad de caminar libremente por cada uno de los lugares del ferry, conversando con alguien, tomando fotos, o simplemente dejándose deslumbrar por el paisaje no pareciera ser una idea que aumente el estrés, las prisas y las presiones.

Son ideales para los viajes en familia

En un viaje en familia no es necesario que todos estén sentados esperando llegar al destino. Es algo que saben los que han viajado en ferry, y pueden disfrutar de estar todos tomando el sol, sintiendo como la brisa les golpea suavemente y, además, colocarse uno al lado del otro a mirar el ancho mar y algunos peces que osan saltar al lado de la embarcación.

De si es mejor o es peor, quedará al criterio de cada cual. Pero lo que no se puede negar es que promueven, desde la libertad de acción y la posibilidad de convite a una mayor integración familiar durante la travesía. Bebidas y comidas incluidas.

Son un destino en sí mismos

Esto no debería ponerse en duda. De hecho, la finalidad de los cruceros lo comprueba. A las personas les atrae y les cautiva el mar. Incluso a los que todavía no aprenden a nadar. Por eso, aprovechar la oportunidad para viajar a cualquier lugar en un ferry puede ser una experiencia única, una oportunidad de estar en primera fila frente al azul más inmenso de nuestro planeta. Lo mejor del caso es que el viaje en ferry resulta mucho más económico que en avión o tren, por ejemplo. Además de ello, los paisajes, las vistas, las sensaciones y emociones son gratis.