Jueves, 14 de Diciembre de 2017
El Tiempo

POLÍTICA

El Gobierno y los diputados cántabros serán juzgados por los mismos jueces que el resto de los ciudadanos

El Parlamento aprueba por unanimidad la reforma del Estatuto de Autonomía para eliminar el aforamiento, que debe ser ratificada por el Congreso.

Cantabria se convierte en la segunda comunidad autónoma en promover la supresión de este “privilegio de la clase política” para que los representantes de los ciudadanos “vuelvan a ser judicialmente iguales a aquellos a los que representan”.

Unanimidad en el Parlamento para eliminar el aforamiento en Cantabria
Unanimidad en el Parlamento para eliminar el aforamiento en Cantabria

El Parlamento de Cantabria ha aprobado este lunes por unanimidad la reforma del Estatuto de Autonomía para eliminar del mismo el aforamiento, de forma que tanto los diputados como el presidente y los miembros del Gobierno sean juzgados por los mismos jueces que el resto de los cántabros.

La reforma tiene que ser ahora ratificada por el Congreso de los Diputados al ser el Estatuto una ley orgánica. Los encargados de defender la propuesta en la Cámara baja serán Pedro Hernando (PRC), Víctor Casal (PSOE) y Francisco Rodríguez.

Así se ha decidido en una votación secreta en la que Podemos ha propuesto a Alberto Bolado y el Grupo Mixto a Rubén Gómez (Ciudadanos). El exdiputado de Cs en el Grupo Mixto, Juan Ramón Carrancio, se ha abstenido.

El PRC ha defendido que reformar el Estatuto sólo para eliminar los aforamientos sí tiene sentido y sí está justificado

Cantabria se convierte de esta forma en la segunda comunidad autónoma, después de Murcia, en promover la supresión de este "privilegio de la clase política", para que los representantes de los ciudadanos "vuelvan a ser judicialmente iguales a aquellos a los que representan".

Podemos y PRC han criticado implícitamente la abstención del PP en la votación de la reforma del estatuto murciano en el Congreso, y han confiado en que la propuesta de Cantabria reciba el apoyo de todos los grupos de la Cámara baja.

El portavoz del PP, Francisco Rodríguez Argüeso, que fue ponente de la última reforma del Estatuto en 1998, hace casi 20 años, se ha comprometido a trabajar para lograr "un consenso a nivel nacional" respecto a los aforamientos, de forma que "todos los diputados seamos iguales ante la ley".

Rodríguez Argüeso ha recalcado que para unos juristas el aforamiento es un privilegio y para otros no. A su juicio, lo que sí está claro es que es "un anacronismo que no debe estar ya en el Estatuto". "Lo que necesitamos son buenos jueces y buenos políticos", ha recalcado.

A la vez, ha puntualizado que cuando se consensuó en 1998 la primera reforma del Estatuto propiamente dicha, en el Parlamento de Cantabria también había cinco grupos parlamentarios y el Gobierno estaba en minoría, como en la legislatura actual. "Fue un ejemplo de diálogo, cesión y consenso", ha dicho.

"Aún cumplen una función garantista y han de ser mantenidas", ha dicho el PSOE

JUDICIALMENTE IGUALES

Por su parte, el portavoz del PRC, Pedro Hernando, ha defendido que reformar el Estatuto sólo para eliminar los aforamientos sí tiene sentido y sí está justificado, porque supone "acabar con una prerrogativa" que permitía que los representantes de los ciudadanos fueran juzgados no por el juez natural predeterminado por la ley, sino por un tribunal especial -el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria o el Tribunal Supremo en el caso de hechos ocurridos fuera de la autonomía-.

Tanto el portavoz regionalista como su homólogo del PSOE, Víctor Casal, han defendido que las prerrogativas que siguen vigentes -la inviolabilidad y la inmunidad parlamentaria- "no son un privilegio ni lesionan el principio de igualdad". "Aún cumplen una función garantista y han de ser mantenidas", ha dicho el socialista.

Por parte de Podemos, Alberto Bolado ha dicho que Cantabria se sitúa "a la vanguardia" en la supresión de un privilegio de las "élites políticas" que espera se extienda al conjunto del Estado "más pronto que tarde". "Espero que su inmovilismo no bloquee esta reforma", ha dicho el diputado morado tras recalcar que "no sería la primera vez que se votan cosas distintas en el Parlamento y en el Congreso".

Podemos ha dicho que Cantabria se sitúa "a la vanguardia" en la supresión de un privilegio de las "élites políticas"

Bolado ha celebrado que es "una de esas raras ocasiones" en que todos los grupos de la Cámara han podido consensuar una reforma legislativa que responde a "una demanda social de regeneración democrática".

En ese sentido, ha dicho que la supresión del aforamiento es "un gesto necesario" pero "no es suficiente con que se tomen decisiones cosméticas". Así, ha confiado en que "este consenso al que nos han empujado desde las plazas" permita seguir ahondando en la "dignificación de la política y de las instituciones".

Por su parte, el portavoz de Cs, Rubén Gómez, ha señalado que "pronto el resto de autonomías se sumarán a esta senda que tiene por fin terminar con una figura que no aporta absolutamente nada más que separación entre los ciudadanos y sus representantes". Y ha recalcado que "lo importante no es ser los primeros, sino que Cantabria, a través de la unanimidad de este Parlamento, normalizará una cuestión que no tenía cabida en nuestros tiempos".

El debate sobre la politización de la Justicia ha sido un tema recurrente en las intervenciones. Varios portavoces, y también el diputado Juan Ramón Carrancio, exparlamentario de Ciudadanos que se mantiene en el Grupo Mixto, han recordado que el actual sistema de elección de los órganos de gobierno del Consejo General del Poder Judicial y de los miembros de los tribunales de más alto nivel jerárquico en España podría llevar a la paradoja de que los políticos podrían ser juzgados por jueces que ellos mismos contribuyeron a designar, "lo que rompe cualquier apariencia de justicia y de independencia judicial y separación de poderes".