Viernes, 19 de Enero de 2018
El Tiempo

POLÍTICA

El policía acusado de ser jefe de campaña de Cs denuncia una “trama” de la cúpula nacional para apartar a Carrancio

Fernando Dou, que ha visto archivada la querella contra él, se considera víctima de un “teatro” para “colocar a dedo desde Madrid a las personas que a ellos les interesaban”.

Reunión de la cúpula de Ciudadanos en Cantabria antes de la salida de Juan Ramón Carrancio, David González y otros dirigentes del partido
Reunión de la cúpula de Ciudadanos en Cantabria antes de la salida de Juan Ramón Carrancio, David González y otros dirigentes del partido

El policía local de Santander Fernando Dou, que ha visto archivada la querella que le acusaba de ser el jefe de campaña de Ciudadanos Cantabria en las pasadas elecciones municipales y autonómicas de 2015, se considera víctima de un "teatro" y una "trama organizada" de la cúpula nacional del partido para "apartar" de la Dirección regional al sector de Juan Ramón Carrancio, al que él pertenecía, y "colocar a dedo desde Madrid a las personas que a ellos les interesaban".

Así lo ha afirmado este miércoles en una rueda de prensa ofrecida un día después de hacerse público el archivo de la querella interpuesta contra él por presunto delito electoral por, supuestamente, ejercer de jefe de campaña de Cs Cantabria, algo no permitido por su condición de policía local. Dou, que siempre ha asegurado no haber ejercido este cargo, ha vinculado también a esta "trama" de la cúpula nacional la denuncia que se interpuso, y también se archivó, contra los ya exmiembros del Ciudadanos Cantabria Juan Ramón Carrancio, excoordinador regional de Cs Cantabria y diputado regional; el concejal del Ayuntamiento de Santander David González; el que fuera delegado Territorial Jesús Calleja, y al letrado Roberto Morales por redactar un acta falsa de una reunión de la campaña electoral de 2015.

"La cúpula de Ciudadanos Madrid pudo haber parado esto desde el minuto uno", ha dicho Dou

Ambas denuncias fueron interpuestas por el abogado Luis Miguel Pérez Espadas, residente y con despacho en Canarias, y contra el que Dou estudia tomar medidas legales por denuncia falsa. Tampoco descarta otras acciones en los juzgados.

"La cúpula de Ciudadanos Madrid pudo haber parado esto desde el minuto uno", ha dicho Dou, que ha asegurado que toda ella, incluido el propio líder nacional, Albert Rivera, "sabía de sobra" que el jefe de Campaña del partido en Cantabria no era él sino el letrado Roberto Morales, que ha comparecido también en esta rueda de prensa y ha coincidido en que lo que "se buscaba" desde la cúpula nacional era una "efecto dominó": tirar una ficha para ver "si al final cae la que me interesa".

Dou ha explicado que fue el propio Rivera el que firmó su nombramiento en abril de 2015 como representante de campaña y, de hecho, en la rueda de prensa ha mostrado una copia ampliada de este documento supuestamente suscrito por el líder de Cs que así lo acredita.

"Esta es la firma de Albert Rivera, si alguien la quiere cotejar le podría enseñar el documento nacional. No tengo ningún problema", ha dicho Dou. "Han pretendido dejarme sin trabajo", ha dicho este policía local, que considera que se ha cometido contra él un "atentado contra su dignidad personal" y su "honor".

Y es que ha denunciado que cuando fue denunciado por ser acusado de ser el jefe de campaña de Cs, desde la cúpula del partido en Madrid no solo no fue respaldado sino que ésta dio "instrucciones" a los entonces máximos representantes del partido en Cantabria, Juan Ramón Carrancio y David González, para que desde la formación no recibiera "ningún tipo de apoyo".

Además, ha asegurado que la cúpula "nunca quiso" mostrar los documentos que probaban que él no era jefe de campaña.

Por otra parte, Dou ha explicado que las "expectativas" de Cs para Cantabria en las autonómicas de 2015 era lograr tres diputados, uno más de los que finalmente consiguieron.

Ha señalado que "nada más acabar las elecciones" vio por parte del partido un intento de "apartar a Carrancio", que junto a Rubén Gómez era el que había obtenido el escaño de diputado, para que corriera la lista y ocupara su lugar el número 3 de la candidatura, que era Esteban Martínez Poó, "mano derecha", según ha dicho, de Rivera.

"Todo estaba preparado para que esta persona ocupase esa plaza y por eso toda esta campaña de acoso y derribo contra Carrancio y contra mi persona", ha dicho Dou, que considera que ha sido víctima de esa "trama" por ser precisamente un apoyo de Carrancio.

Martínez Poó, que también fue candidato de Cs en Torrelavega, no logró entrar a ese Consistorio ya que en las municipales la formación naranja no logró representación en el Ayuntamiento.

Para Dou prueba de toda esta estrategia es que "una vez que todo el sector mayoritario" que, según ha dicho, encabezaba Carrancio se ha marchado del partido "han cesado las denuncias y todo tipo de campaña en los medios y en los juzgados".

Este policía local señala que, si no, Cs debería emprender acciones legales contra el abogado que presentó ambas denuncias y mostrar su "satisfacción" por el archivo de las mismas.