Martes, 19 de Junio de 2018
El Tiempo

POLÍTICA

El "ministro de Cantabria" retrasa el tren de altas prestaciones pero lleva el AVE a Asturias en 2020

Fomento ha presentado el proyecto días después de que su departamento se opusiera al tren entre Santander y Bilbao propuesto por el PRC, calificándolo de “disparate”.

Los regionalistas consideran que el problema del ferrocarril en la comunidad no es la catenaria, sino el exalcalde de la capital cántabra, y consideran que no será posible que el tren de altas prestaciones llegue a la comunidad en 2023.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto al presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto al presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla

Mientras que Cantabria va a tener que sustituir su proyecto de alta velocidad por vías de altas prestaciones, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander, ya ha puesto fecha límite al AVE que conectará León y Asturias. Será el verano de 2020, y para esa fecha la conexión entre Madrid y Oviedo será inferior a las tres horas. A comienzos de este año era el propio De la Serna el que presentaba el corredor Santander-Palencia, pero a diferencia de este martes en aquel momento no se dio fechas de ningún tipo, aunque según los plazos señalados por el ministro podría ser esa misma fecha de 2020. Finalmente se apuntó a 2023.

El anuncio en la comunidad autónoma vecina se ha realizado durante la explicación del plan de la alta velocidad en la Delegación del Gobierno de la capital asturiana. El principal problema de este recorrido radicaba en la estación de León, donde los trenes debían de dar un rodeo para poder marchar en sentido contrario al que hasta ese momento llevaban.

El anuncio también se produce unos días después de que fuera el propio departamento de Fomento el que calificara de “disparate” la propuesta del PRC de conectar por tren Santander y Bilbao con una línea de nuevo trazado entre Treto y la capital vizcaína cuyo coste estaría próximo a los 1.000 millones de euros.

Según explicó el consejero de Industria, Francisco Martín, en dirección a estos lugares circulan diariamente más de 50.000 vehículos, frente a los 9.000 que se dirigen hacia Castilla y León, la Meseta y el centro del país, o los cerca de 5.000 que van a Asturias y el Oeste de la Península. De ahí la necesidad de establecer una conexión por tren entre las dos capitales autonómicas, a pesar de la negativa del Gobierno del PP y del ministro De la Serna.

El proyecto de Fomento en Asturias no se limita únicamente a esta alta velocidad. Según publica El Comercio, el departamento de De la Serna mantiene el proyecto de casi 150 millones de euros para adecuar la vieja rampa de Pajares, pues se busca mantener los servicios de cercanías y ofrecer a los operadores ferroviarios varias alternativas para el tránsito de sus trenes.

La situación de Cantabria parece bien distinta. El PRC, partido que dirige el presidente autonómico Miguel Ángel Revilla, ha reivindicado de forma reiterada la necesidad de que el Ministerio de Fomento intervenga y actúe en la red ferroviaria de la comunidad. El hecho de que De la Serna fuera alcalde de Santander y, por tanto, conociera las necesidades tanto de la ciudad como del resto de la región no ha situado a Cantabria en una posición preferente. De hecho, según se desprende de las palabras de los regionalistas, habría sido más bien al contrario.

El portavoz del PRC en el Parlamento de Cantabria, Pedro Hernando, criticaba en noviembre que “el problema” de la región “no se llama catenaria, se llama De la Serna”, valorando que el “ministro de Cantabria” no está haciendo nada por la región. En este sentido, señalaba que el plazo estimado de la llegada del tren de altas prestaciones en 2023 “es mentira, como las inversiones”, como a su juicio demuestra el hecho de que el soterramiento de las vías en Torrelavega tenga un plazo de ejecución de 16 meses.