Domingo 22.07.2018

Los derechos humanos contra la violencia de género y el abuso de poder

Algunos se creen que pueden hacer y coger todo lo que está a su alcance, y que sus actos no tienen consecuencias

El abuso de poder, de la fuerza física, es preocupante en nuestra sociedad, con una larga tradición histórica donde cuando algo se puede imponer no se negocia. Algunos se creen que pueden hacer y coger todo lo que está a su alcance, y que sus actos no tienen consecuencias. La falta de respeto, de saber convivir, que para divertirse haya que invadir y agredir el espacio ajeno o amedrentar al que tenemos al lado para disimular posibles complejos e inflar egos malentendidos. 

La violencia contra la mujer es uno de lo mayores problemas de nuestra sociedad, que está vinculada a la desigual distribución del poder, a las relaciones desproporcionadas entre los hombres y las mujeres en nuestra sociedad, produciendo una subordinación de lo femenino a lo masculino. La violencia de género puede adoptar tantas formas, así muchas veces incluso pasan desapercibidas ante nuestros ojos.

La presunción de inocencia es un derecho constitucional y forma parte de los derechos humanos​

Hablar de casos "sub judice" siempre se debe hacerlo con moderación,  la presunción de inocencia es un derecho constitucional y forma parte de los derechos humanos. Ahora bien, supuestos derechos no pueden servir para maltratar a la víctima mediante una supuesta justicia social juzgando a la mujer incluso por cómo se viste, con quién va, por lo qué sube a sus redes sociales. Durante el acto delictivo con toda la carga emocional y lo duro que es el ser sometido a la voluntad de otros, ante una situación de total indefensión, y lo desesperante del procedimiento para hacer justicia, pasa muchas veces por volver a abrir heridas tan recientes, con una carga psicológica difícil de soportar.

Los Derechos de la mujer siguen siendo los más vulnerados. Leía hace unos días sobre el "caso Nevenka", el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León condenó en 2003 al entonces alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, por un delito de acoso sexual. Fue la primera sentencia condenando a un cargo político por este delito, tipificado pocos años antes en el Código Penal.  La Justicia le condenó a pagar una multa de 6.480 euros y a indemnizar a Nevenka con 12.000 euros. El condenado por acosador siguió allí haciendo política, ella sin embargo tuvo que irse de nuestro país para rehacer su vida. Como contaba el escritor Juan José Millás "No produjo escándalo que la víctima hubiera tenido que exiliarse mientras el verdugo leía el pregón de las fiestas de su pueblo". Ismael Álvarez formó un nuevo partido, logrando 5 concejales en 2011. Todavía se recuerda como Carme Chacón tuvo que manifestar su indignación ante la posibilidad de que los socialistas gobernasen en Ponferrada gracias a "un acosador".  

¿Quién no recuerda a Dominique Strauss-Kahn? En 2011 el entonces flamante Presidente del Fondo Monetario Internacional, y probable Presidente de la República Francesa, fue acusado de violación por una limpiadora de un hotel. El asunto se tapó con un acuerdo económico y pasó al olvido. ¿Con qué ojos volveríamos a juzgar las vejaciones sufridas por Mónica Lewinsky? Aquel mal llamado "escándalo Lewinsky", donde el Presidente del Estado más poderoso del Mundo, Bill Clinton, admitió haber tenido una "relación inapropiada" con la becaria mientras trabajaba como no remunerada en la Casa Blanca en 1995, a la edad de 22 años. Ahora cuando salen a luz tantos casos que han dormido el sueño de las injusticias... Aquí sucede aquello que por cada situación denunciada son tantas los que quedan ocultas por el miedo, tapadas en la intimidad de un círculo reducido, e incluso sólo las conocen quienes las han sufrido. 

Necesitamos que no haya lugares opacos, ocultos a la verdad, donde cuanto más indefensa es la persona, más posibilidades de producirse abusos sobre la misma. La mejor defensa, el mejor escudo contra estas actitudes, sin duda, es la educación, una legislación adecuada y una sociedad como marco seguro del desarrollo de las libertades. Algunas encuestas entre nuestros jóvenes siguen siendo preocupantes, nos indican la necesidad seguir trabajando en este terreno, si bien con todos los defectos y con todas las cautelas también es positivo manifestar los avances logrados. Basta solo con mirar a nuestro pasado, pero todavía queda mucho por recorrer, sin olvidar que en este camino todas y todos somos necesarios. 

El maltrato contra las mujeres es una flagrante violación de los Derechos Humanos

Ahora, cuando celebramos el 69 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, es necesario seguir manifestando que el maltrato contra las mujeres es una flagrante violación de los Derechos Humanos, en su artículo 3, "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona". Recordar que en este año son ya más de 50 mujeres asesinadas nos da la dimensión del grave problema que tenemos en nuestra sociedad, no se puede mirar hacia otro lado o intentar minimizarlo diciendo que otros están peor.

Por ello, el domingo 10 de diciembre realizamos la 69 Marcha Solidaria del 0,77%, con salida a las 9 de mañana desde Ayuntamiento de Bareyo-Ajo, para ayudar a aquellos que más lo necesitan.

El siguiente domingo 17 de diciembre, en un pequeño pueblo de Cantabria, en el Ayuntamiento de Argoños a las 12 del mediodía, bajo el lema: "La violencia de género es una violación de los derechos fundamentales"Te invitamos a leer los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, base de la convivencia, del respeto a todas las personas, donde seguir sembrando la semilla de un mundo mejor y más justo.

Los derechos humanos contra la violencia de género y el abuso de poder
Comentarios