Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
El Tiempo

Maíllo ha pronosticado importantes cambios y renovación en algunos congresos que este mes refrescan sus direcciones regionales.

Las primarias del PP cántabro han acabado en empate técnico. Buruaga gana en las grandes ciudades y Diego se agarra a municipios más pequeños pero en mayor número para mantener una exigua delantera. La supremacía de la secretaria general en Santander, Torrelavega, Camargo, Laredo, Santoña, Bezana o Piélagos puede darle la victoria por compromisarios el día 25. La carrera por el liderazgo, en cualquier caso, será a brazo partido hasta el final. Los últimos análisis atestiguan que 68 compromisarios pueden tener la llave para inclinar la balanza de un lado u otro.

Diego, que lleva camino de perder la mitad de los apoyos que le encumbraron en la última cita congresual, no ha tirado sin embargo la toalla. Su significativo silencio nada más acabar las primarias quizá preludie una nueva estrategia o algún terremoto de ésos que le gusta agitar. Queda por saber si seguirá permitiendo o auspiciando la loca competición de declaraciones y desatinos de algunos de sus más leales colaboradores (él llama con insistencia  a la calma, pero todo el mundo sabe que ni uno solo de los miembros de su guardia pretoriana se mueve si el aún líder no lo permite).

Es evidente el gran malestar de Génova por la huida hacia adelante de algunos de los ‘dieguistas’ más destacados

Desconozco si esta estrategia le dará a Diego algún rendimiento (quizá piense que sí, porque de lo contrario la habría detenido en el primer momento), pero es evidente el gran malestar de Génova por la huida hacia adelante de algunos de los ‘dieguistas’ más destacados. Ni Maíllo ni Cospedal tiran cohetes por ello, mientras Diego, sagaz, llama con una boca a la calma y con otra parece cobijar las declaraciones más estrambóticas y de calibre grueso contra la candidatura de Buruaga.

Maíllo ha pronosticado importantes cambios y renovación en algunos congresos que este mes refrescan sus direcciones regionales. Cantabria puede estar entre ellos o no. Si lo está, el PP tendrá más cerca gobernar con algún tipo de acuerdo con otro u otros partidos en 2019. Si no lo está (si continúa Diego) es muy posible que la gaviota vuelva a perder ganando. Una derrota victoriosa con secuelas hasta 2023 y nuevos capítulos de la serie más vista en Joaquín Costa: ‘Los populares que no amaban a los populares’.